Viviendo Los Santos en taxi

Daniel Ureña

Daniel Ureña

Fundador y sufridor de Invisible Movement.

La Los Santos de Grand Theft Auto V da para mucho. Una de las muchas virtudes del último juego de Rockstar es el gran número de actividades que podemos llevar a cabo por su ciudad y cercanías: desde hacer yoga, saltar en paracaídas o el ya más clásico volverse loco y empezar a atropellar todo lo que se nos pase por delante. De las mil y una cosas por hacer, es curioso que me quedo de lejos con una de ellas: ser taxista.

Pese a ser una de las actividades más típicas de la saga y haber hecho mis pinitos con los cabs en casi todas las entregas, no había disfrutado tanto como lo estoy haciendo con Michael por las calles y cercanías de Los Santos. Las razones pueden ser muchas y variadas, pero lo que es cierto es que estoy “perdiendo” el tiempo más de lo que debería, cuando podría estar aprovechándolo de manera más óptima, o sea, haciendo más intercambios prodigiosos en el último Pokémon.

Algo similar me ocurría por las autopistas de Hong Kong en Sleeping Dogs o con Link y el Mascarón Rojo en The Windwaker; cualquier excusa era buena para deambular por la ciudad (o el mar) y descubrir nuevas localizaciones que el modo Historia no nos había mostrado. En muchos casos, la búsquedas no eran para nada fructuosas, pero lo importante, más que el resultado, era el viaje en sí.

Es de agradecer cuando el escenario tiene un papel importante en el desarrollo de nuestra aventura, que incluso llegamos a sentirlo como un protagonista más, y Los Santos, sin duda, tiene tanta fuerza como Trevor, Michael o Franklin y es por ello que vagabundear por sus calles es una auténtica delicia. Me viene a la mente Skyrim como juego más parecido en el sentido de tener la impresión de estar dentro de un mundo en constante movimiento, en el cual nosotros somos simplemente un peón más, y nuestras acciones no difieren demasiado del herrero que está trabajando en el yunque o la vendedora  que está aburrida en una tienda ZIP.

Volviendo al taxi, no sé por qué motivo empecé a hacerlo, ya que según había leído, en GTA V no había un modo taxi como tal, pero el caso es que acabé subido a un taxi por la típica necesidad urgente de un medio de transporte. Con el conductor del taxi amenazado, por los suelos y con algún que otro disparo en la rodilla, me subí al coche y ahí empezó todo. A los pocos segundos de arrancar, recibí un mensaje por radio ofreciéndome la posibilidad de recoger a un cliente cercano. Con un poco de pereza, acepté y ahí empezó mi vida como taxista sin licencia por el condado de San Andreas.

Por mis viajes por el condado he ido ya por casi todas partes y he visto un sinfín de situaciones y localizaciones que sin mi taxi, posiblemente, nunca hubiera presenciado. Desde ataques entre bandas y la policía en mitad de la calle, granjas perdidas por las montañas, peleas en mitad de la nada previsiblemente por una bicicleta, accidentes de coche que han requerido la ayuda de una ambulancia y los bomberos; todo ello sin que Michael haya tenido que interactuar, salvo alguna que otra intervención policial debido a una paliza de un taxista a un cliente que no quiso dejar propina.

Ir en taxi en GTA V es la excusa perfecta para disfrutar al máximo el mundo que ha creado Rockstar. El detalle y el cariño que emanan los diferentes capítulos de la historia se hacen todavía más intensos cuando rascamos un poco por Los Santos y vemos todo lo que los desarrolladores nos han dejado preparado. Sin duda, tener esta experiencia en consolas de nueva generación es todavía más enriquecedora dada la superioridad gráfica del nuevo hardware, pero hacerlo en Playstation 3 o Xbox 360 es también una magnífica oportunidad para catar el gran trabajo que hay detrás de Los Santos.

2 respuestas

  1. La verdad es que nunca me he planteado la opción del taxi, simplemente agarro el coche y tiro millas en dirección a ningún sitio. La verdad es que es espectacular la cantidad de pequeños detalles que se han puesto en este juego y la de localizaciones que te pierdes si simplemente sigues el curso del modo historia.

  2. Pues te recomiendo que, cuando puedas, te hagas con uno ya que además de vivir historias raras, estarás ayudando a la comunidad con un buen servicio público :P:P

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar