Sobre Stadia, Gylt y… ¿el futuro?

Hace ya algunos meses que Google dio vida a Stadia, y ya que a estas alturas explicar qué es Stadia no sería descubrir nada nuevo, pasaremos rápidamente por encima. 

Stadia, como he dicho antes, es la plataforma de videojuegos de Google, la principal característica que la define, es que prescinde de hardware doméstico, es decir, no necesitas ninguna consola, solo necesitas un Chromecast Ultra, un Pc/Mac o un móvil compatible (Samsung, Pixel…) y dependiendo de dónde juegues podrás usar diferentes mandos, siendo el más recomendable el propio mando de Stadia. Podría ser más preciso y dar mil detalles más, pero para eso tenemos la web de Stadia donde podréis saciar vuestra curiosidad si no lo habéis hecho ya. Así que voy a centrarme en mi experiencia con el servicio y voy a hablaros de su primer exclusivo, Gylt.

¿Qué os parece el mando de Stadia?

La aventura de Stadia no ha empezado precisamente con buen pie, y no es por culpa del servicio en sí, sino de su escaso y caro catálogo. Para empezar, desde su web podremos hacer un test de velocidad de nuestra conexión a internet para saber si cumplimos con los requisitos para obtener una experiencia óptima. Siendo así no debe haber problema para usar la plataforma con comodidad, en mi caso, hablamos de una conexión de fibra óptica de 500mb, simétrica, por lo tanto cumplo con creces, teniendo como resultado una experiencia en Tv de 4k, 60fps, en juegos como Destiny 2. Si desde su test de velocidad, te avisan de que no cumples con los requisitos, y no te aseguran una experiencia optima, creo que deberías pasar de Stadia de momento, ya que en la actualidad, el único modo de utilizar el servicio, es en su versión PRO, la cual requiere un pago de 10€ mensuales a cambio del 4K, de títulos gratuitos tipo PlayStation Plus y de algunas “míseras ofertas”, por lo tanto si tu conexión no te permite alcanzar el 4k… mejor espera a la versión gratis para testearlo.

Decía que Stadia ha empezado con mal pie y precisamente no es por culpa del servicio. En mi experiencia con diversos juegos no he encontrado mayor problema que algún tirón ocasional en largas sesiones de juego, he completado Gylt, jugando en Tv y móvil, y en sus 7h de duración solo he tenido dos de estos tirones. Pero entonces ¿dónde está el problema de Stadia? Pues bien, el problema está en que esto, amigos, no es una plataforma terminada y lista para el mercado, esto no deja de ser una Beta, que nos han vendido como producto final, y claro, nos encontramos con mil promesas incumplidas, empezando por botones en el mando que aún no tienen uso (como el asistente de voz). El problema que hay aquí es el de la comunicación, si todo esto se hubiera vendido como una fase de pruebas, hablaríamos de otra cosa, pero un producto final, que quiera competir en el mercado actual, no puede llegar con un catálogo pobre (31 juegos a día de hoy) y altamente sobrevalorado, es poco comprensible que nos encontremos títulos como Assassin’s Creed Odyssey a 70 eurazos, y que pasen las semanas y veamos que apenas introducen novedades… recuerda, en cierta medida, al lanzamiento de PlayStation 4, en el cual pasaron meses hasta que empezamos a ver lanzamientos moderadamente interesantes.

La tienda es muy pobre y los precios son absurdos.

Pero si dejamos esto a un lado, y encontramos algún título que realmente nos interese, tenemos una opción muy buena para disfrutar de un juego haciendo el menor esfuerzo económico posible, por ejemplo, hablaba el otro día con un colega, el cual está ansioso por jugar a Red Dead Redemption 2, pero no puede adquirir una consola, y su PC esta algo desfasado, entonces le comenté que hiciera el test de rendimiento del que os hablaba antes, y le salió bien, así que una vez esté disponible la versión gratuita, podrá jugar con tan solo comprar el juego. 

Donde realmente quiero ver como se desenvuelve Stadia es a finales de año, cuando tengamos (espero) la versión final, y además lleguen las nuevas consolas, en las cuales espero un streaming sólido, parecido al que disponemos ahora con Playstation y su uso a distancia, pero mucho más optimizado, o por parte de Xbox con su laureado xCloud, y en mi opinión, si Stadia no se orienta a las suscripciones y catalogo previo pago… puede que no tenga nada que hacer frente al gigante de Microsoft, en el cual tenemos la golosa oferta del GamePass. Pero esto, claro está, es hablar por hablar, lo único que está claro es que se viene un año muy interesante para el futuro de los videojuegos, el cual parece que poco a poco se va enfoncado al juego en la nube, y que pese a que a los más nostálgicos, entre los cuales me incluyo, prefiramos ser conscientes de la existencia del producto que compramos, de una forma sensible, pudiendo tocarlo y verlo, ya sea nuestro hardware o la caja de nuestro último título, es bien cierto que la comodidad que da Stadia la convierte en una opción muy a tener en cuenta en nuestra ajetreada vida.

Jugaremos directamente en el móvil o mediante Chromecast Ultra.

Entre los juegos de Stadia, mayoritariamente viejos, no de hace veinte años, pero si algo pasados teniendo en cuenta la vertiginosa velocidad que lleva la industria y lo rápido que envejecen los juegos, nos encontramos con Gylt, su primer exclusivo, un juego que trae Tequila Works, estudio español que nos ha dado más de una alegría, y alimento de curiosos para llegar a Stadia. En mi caso lo adquirí como título gratuito para suscriptores PRO de febrero, lo cual fue quizás la primera alegría de Stadia, ya que pensaba pasar por caja, y me arrastraron a renovar la suscripción. Volvería a hacerlo.

En Gylt nos encontramos con un survival horror” cargado de guiños y con sabor a nostalgia. En general, un título sencillo, que nos invita a ser completistas, cosa que debemos hacer si queremos disfrutar del final bueno. La aventura se desarrolla en el colegio de un mundo paralelo, primer guiño, Stranger Things, en el cual ha quedado atrapada nuestra pequeña prima… y eso nos lleva al segundo punto fuerte, el bullying, el eje central del título se centra en ello y en sus consecuencias. Todo el juego está cargado de metáforas y de símbolos que nos harán reflexionar sobre esta despreciable práctica, ya que no solo influye en la crueldad escolar de quienes la llevan a cabo sino también aquellos que callan las atrocidades que ven, como los propios profesores o compañeros. Una vez tenemos clara la temática, toca hablar de las mecánicas. Tomaremos el control de Sally, una niña que, como ya he dicho, anda buscando a su prima desaparecida. El juego nos pondrá en mil aprietos donde los recursos tienden a escasear, pero tampoco demasiado, es más menos fácil andar siempre con recursos suficientes para avanzar, estos recursos son dos, pilas para nuestra linterna y aerosoles, los primeros serian munición y los segundos curativos; las típicas plantas verdes de Resident Evil, y cito al juego de Capcom porque son evidentes las referencias al mismo que encontraremos en nuestra aventura. Por lo demás, el título transcurre sin mucho problema, iremos investigando las diferentes aulas del colegio resolviendo múltiples puzles, tanto explícitos (haz rebotar luces para conectar todos los elementos) como implícitos (mueve objetos para avanzar en el nivel) y esquivando a tantos enemigos como podamos, los cuales parecen recién salidos de la película Pesadilla antes de la Navidad. Aunque debo decir que en la parte final aparecerá un nuevo tipo de enemigo que sí que resulta algo espeluznante.

Gylt, el juego de Tequila Works, hace un muy buen uso de la iluminación.

El rendimiento, como he comentado hablando de Stadia en general, ha resultado muy satisfactorio, el juego va fluido tanto en Tv como en móvil, y las sensaciones que transmiten son las mismas que cuando jugamos a un juego bien optimizado de cualquier consola, con el añadido de que si tu hija de 5 años quiere ver LadyBug en Tv puedes seguir jugando en tu móvil o Pc sin sacrificar nada en la fluidez. Para terminar, solo decir que el principal atractivo del juego es su historia, y la necesidad de encontrar a tu prima para traerla de vuelta a la ciudad, es uno de estos juegos que sin ser brillante, ha conseguido atraparme y me ha hecho jugar largas sesiones solo para saber qué cojones pasa, aunque debo decir que si optamos por completarlo rápidamente sin pararnos demasiado, es posible que no reúnas los requisitos mínimos y te encuentres con un final bastante mierder. En resumen, me ha parecido un buen juego y Stadia un buen lugar para jugarlo.

Leave a Comment

Required fields are marked *.