Odisea Pikmin – Parte III (End)

Montse MSillero

Montse MSillero

De cazadora de Pokemons a alma que vaga por el castillo de Drangleic, no hay experiencia a la que no se apunte.
Y aquí tenemos la tercera y última entrega de nuestro diario de a bordo. Nuestra aventura llega a su fin…

Día 12 de la expedición…

¡Oh no! Olimar se ha escapado y además lo ha hecho con toda nuestra comida. ¡Hay que encontrarlo! Esto no va a quedar así…

Lo único positivo de tener que ir en búsqueda de ese ladronzuelo es que, por el camino, nos hemos encontrado con nuevos pikmin. Esta vez son de color azul y parece que son resistentes al agua. Seguro que nos son muy útiles.

Después de abrirnos camino por estas tierras hemos acabado topando con un enemigo. No es el primero al que nos enfrentamos pero este da más miedo que los anteriores. De hecho, parece un enorme bosque andante y nosotros somos tan pequeños…

La lucha está siendo muy dura y empieza a oscurecer. Creo que mejor será volver a las naves y mañana volver a intentarlo.

Buenas noches…

Pikmin Enemigo Bosque
Día 13 de la expedición…

Jamás perdonaré a ese hocotatiano. Por su culpa apenas tenemos comida para sobrevivir y por ir en su búsqueda hemos perdido algunos de nuestros amigos en esa terrible lucha. Tenemos que priorizar nuestra supervivencia y encontrar los víveres que nos ha robado. Así que tenemos que acabar con este nuevo enemigo cueste lo que cueste.

Venga, un poco más y… ¡¡¡Sí!!! Lo hemos vencido. ¿Y qué sale de dentro? Pero si es Olimar. ¿Estará bien? Y eso que vemos al fondo… ¿Será su nave rota? Mejor lo llevamos primero a la nave (esta vez bien controlad) y veamos que esté bien. Aunque esta vez me va a dar igual que esté hibernando, le haremos hablar.

Pero miremos la parte positiva de todo: ahora tenemos mucha fruta porque hemos recuperado toda las raciones de comida que nos había robado. Eso y el patito del goma del capitán. 

Toca hacerle hablar… ¿Cómo? No es Olimar sino Luis, el compañero de viaje de Olimar.

Comida Comida
Día 14 de la expedición…

Pues como seguimos sin saber donde está Olimar, tendremos que rastrear nuevas zonas. Probemos suerte en la Torre de la Soledad, la señal nos envía ahí. Y necesitamos nuestra llave si queremos volver…

A ver, otra nota que parece ser de Olimar que dice que va a la torre porque hay algo dorado.  ¿Qué querrá decir? Subamos a ver.

Sí, ese tiene que ser él. Pero… ¿Qué le hace ese ser dorado? Tenemos que rescatarlo pero no sabemos cómo. Parece que solo se puede atacar a este nuevo enemigo cuando es dorado. Mientras es transparente es imposible. 

Aish, abrirse camino así es muy complicado. Creo que tendremos que seguir mañana… Al menos ya sabemos donde está.

Enemigo Dorado
Día 15 de la expedición…

Los pikmin están cayendo… Espero que esto valga la pena porque se están sacrificando por nosotros. Pero gracias a que rompen muros podemos avanzar y nos dan luz en esta cueva oscura que parece no tener fin.

Este nuevo enemigo es muy difícil de vencer, nos acaba atrapando..

Hoy ha sido un día agotador y aunque no hemos tenido progresos positivos, sí hemos avanzado un montón. Pero no podemos más, será mejor seguir mañana. 

Buenas noches…

Día 16 de la expedición…

Esta vez vamos preparados así que vamos a utilizar todo lo que hemos aprendido con nuestros compañeros para acabar con ese ser que tiene al capitán Olimar. Solo así lograremos vencer y recuperar nuestra llave para poder volver a nuestra tierra.

Por fin, sí! Hemos liberado al capitán Olimar. ¿Estás bien? Creo que será mejor que les llevemos a casa. Aunque Luis no se ha portado muy bien, no vamos a dejarlo abandonado a su suerte…

Y al final hemos logrado tener muchas reservas. Con lo que tenemos es posible que podamos sobrevivir y abastecer a toda la población en Koppai.

Es el momento de despegar, como cada noche, pero esta vez para siempre. ¿Sabrán nuestros amiguitos que esta vez nos vamos pero no vamos a volver? Siento un vacío en mi corazón que nada podrá llenar. Nos llevamos unos grandes compañeros que nos han enseñado el verdadero significado de la amistad, lo han dado todo por nosotros, sin conocernos, sin hablarnos… Espero que alguna vez nuestros caminos vuelvan a cruzarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar