La preservación de los videojuegos está de luto

Montse MSillero

Montse MSillero

De cazadora de Pokemons a alma que vaga por el castillo de Drangleic, no hay experiencia a la que no se apunte.

Hoy nos levantábamos con una muy triste noticia general y en especial en el medio de los videojuegos: Higan Near, anteriormente conocido como Byuu, se ha suicidado. Unas líneas que de por sí hielan la sangre pero lo hacen aún más al descubrir el motivo. 

Brillante, respetado, legendario son algunos de los adjetivos que se leen cuando se busca información de Near. Y es que el mundo de los videojuegos le debe mucho. Definido como el responsable de la preservación e investigación de videojuegos por ser el desarrollador del emulador BSNES en 2004, el emulador más preciso de Super Nintendo y gracias al cual sentó las bases de la preservación futura. Aunque también fue conocido por adquirir una colección entera de juegos de SNES tanto de Norteamérica como de Japón (Super Famicom) para dumpear cada título. 

Pero la industria no ha logrado salvarlo del maldito ciberacoso, especialmente tras definirse como una persona de género no binario. Porque esa ha sido la causa de este fatal desenlace y que, por desgracia, no es un caso aislado. 

Ya ayer publicó un hilo en Twitter que sonaba a carta de despedida y en la que nombraba como gran culpable Kiwi Farms por empeorar la magnitud del acoso (que ya había tenido por 4chan). Una situación que le llevó no solo a sufrir él directamente el acoso sino a que doxearan (publicar documentos con información privada de carácter personal con el objetivo de humillar) también a sus amigos. Incluso tratando de provocar el suicido de ellos para buscar más reacciones por su parte. 

“Internet no es un juego. Es la vida real. Soy una persona real. Esto duele mucho. Dediqué toda mi vida a esto. No tengo amigos en la vida real, no tengo otra razón para serlo. Solo esto. Y ahora no tengo nada.

Es demasiado tarde para mí, pero rezo para que alguien, en algún momento, haga algo con este sitio web. Hay demasiada gente sufriendo, y a nadie parece importarle porque somos relativamente desconocidos en línea, y ellos lo saben. El mal triunfa cuando los hombres buenos no hacen nada.”

Tristemente reconocía que toda su vida había sido ridiculizado y humillado a pesar de haber intentado ser amable con todo el mundo. 

Terminaba pidiendo que no se le recordase por esto sino por lo que había hecho. Por su trabajo y dedicación. 

Pero lo cierto es que en algún momento una de estas muertes debe marcar un antes y un después. Debe haber consecuencias. Dejemos de llamar suicidio a algo que es forzado. Hay responsables detrás de esta muerte como los hay detrás de tantas otras que esconden su culpabilidad bajo el anonimato de internet. 

La OMS calcula que por cada suicidio consumado hay veinte intentos. Si ya en 2019 en España creció un 3,7% (3671 personas fallecieron por el suicidio), durante la pandemia el incremento ha sido mayor. De hecho el INE arroja una media de más de 10 fallecimientos al día por esta causa. 

Parece que hablar del suicidio es un tema tabú, quizá por ese miedo al efecto Werther o imitación. Pero la realidad es que silenciarlo y taparlo es peor. Hablamos de muertes por accidente de tráfico, enfermedades… pongamos de manifiesto y normalicemos que existen enfermedades mentales que requieren de apoyo así como nombrar la realidad que existe en cuanto al suicidio para lograr cambiar tanto la educación de la sociedad como las políticas que se aplican. 

El suicidio y sus causas es un tema preocupante y del que se requieren medidas urgentes, especialmente por la difícil detección y abordaje. El bullying se cobra cientos de víctimas todos los años. La orientación afectivo-sexual forma parte de las causas por las que los jóvenes son víctimas de ciberbullying. Según una encuesta de COGAM (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid) titulado “Ciberbullying LGTB fónico”, uno de cada cien alumnos declara haber sido víctima de ciberacoso. Y por desgracia, algunas acaban de manera trágica tras un largo sufrimiento que nadie merece. 

Kiwi Farms, como otros foros, son conocidos por organizarse de manera grupal para acosar y ciberacosar, incluso llegando al acoso físico. Pero ¿hasta cuándo va a seguir esto así? Queda mucho por hacer y la solución debe darse como resultado de todo un cambio que para lograrse debe comenzar con el trabajo individual de cada uno de nosotros. Debemos empezar a no “dejarlo estar”, a no mirar a otra parte. Enfrentarnos a una situación aunque no nos afecte directamente y solo así lograremos empezar el cambio.

En España disponemos de diferentes teléfonos para la prevención del suicidio y ayuda para la salud mental que os dejamos a continuación:

  • Teléfono de Atención Gratuito para prevenir el suicido del Ajuntament de Barcelona: 900 925 555
  • Asociación Barandilla: 911 385 385
  • Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza: 717 003 717
  • Aplicación móvil Más Caminos: Android / iOS
  • Apoyo FemDevs: femdevs@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar