Animal Crossing: New Leaf. Cazando vieiras.

Los juegos de Animal Crossing me parecen de lo más absurdos e irritantes. Absurdos, porque no son más que un “simulador social”, en el que regamos flores, amueblamos nuestra casa y cazamos bichos. Irritantes, porque no puedo dejar de jugar a ellos.

Nunca tengo un objetivo fijado durante demasiado tiempo en mi vida. En la de Animal Crossing: New Leaf, tampoco. Ahora intento pescar todos los peces habidos y por haber, ahora intento tener la casa más grande de todos mis vecinos. No me considero un esclavo de la moda, así que tanto me da decorar mi casa con papel de pared de huellas caninas y suelo moderno, que montar una estantería en forma de calabazas al lado de un módulo espacial.

Sin embargo, en mi última incursión a los fríos mares (se nota que ha llegado el invierno… no será que no nos han estado avisando…) que rodean mi pueblo, conocí a un grumetillo un tanto particular. Pascal, la nutria. O el nutrio. Como sea: Pascal, el devorador de vieiras. Resulta que, habiendo cazado, en mi bañadorcito negro y amarillo, por primera vez, el mencionado molusco bivalvo, apareció a mi lado Pascal, pidiéndome que le diera la vieira.

Servidor es un coleccionista compulsivo, tanto en la vida real como en la digital. Así que me costó horrores desprenderme de un objeto que aún no constaba en mi museo particular. Pero, por otra parte, la curiosidad de ver qué hacía una nutria con una vieira me pudo. ¿Queréis saber lo que ocurrió? Pues que se la llevó, en resumidas cuentas. 

Pero resultó que Pascal, en el fondo, era una nutria agradecida y, a cambio, me dejó un barril pirata. ¿Que en qué se diferencia un barril normal de uno pirata? El pirata es mucho más molón, por supuesto. Investigando un poco por aquí y por allí, descubrí que hay 6 objetos que conforman un set pirata para decorar la casa.

Quedó claro, en ese momento, cuál iba a ser mi misión en Animal Crossing: New Leaf. Intercambiar vieiras por mobiliario pirata molón.

El único problema es que, por lo que he podido comprobar, Pascal, el muy nutrio, sólo se pasa una vez por semana (en mi pueblo, los domingos); así que toca armarse de paciencia y una buena botella de ron.

2 Comments Write a comment

  1. Animal Crossing es pura droga. Yo llevo enganchado a los viajes a la isla y a intentar comprarle obras de arte a Ladino varios meses 🙂

    Reply

  2. ¿Soy el único al que Ladino le cuela obras de arte falsas? >_

    Reply

Leave a Comment

Required fields are marked *.