Battlefield V, la Guerra entre los fans y DICE

La saga Battlefield ha sido siempre la franquicia que abandera la recreación de batallas reales cuando se coloca desde el punto de vista histórico, pero jamás ha buscado ser un simulador como Operation Flashpoint o ArmA. Con el reciente anuncio de Battlefield V se ha creado un nubarrón de controversia que está atizando toda la red, medios y a la propia EA/DICE. Con la mayoría de anuncios importantes ya realizados tras el E3 (¿otro Battle Royale más?), es el momento de colocarnos como abogados del diablo y comprender cuáles son las críticas a esta nueva entrega que parece prometer un lanzamiento tan accidentado como el de Battlefront II.

EL PRIMER REVEAL

A través de un evento de una media hora retransmitido a través de streaming, DICE mostró al mundo Battlefield V. Las primeras imágenes y explicaciones sobre los nuevos añadidos parecían contentar a todos, como la construcción de fortificaciones, nuevas animaciones al disparar, la posibilidad de poder curar seas la clase que seas, o el retorno del magnífico modo Operaciones que fue introducido en la magnífica entrega anterior, Battlefield 1, esta vez mucho más grande. A medida que avanzó la presentación, los fans más acérrimos de la saga comenzaron a arquear sus cejas y a oler a podrido con las nuevas opciones de customización que, con su implementación, rompen bastante con la fidelidad histórica de muchas formas, como hacer que un soldado británico lleve una cazadora de las fuerzas aéreas americanas, o que las pinturas, cascos y peinados formen más bien parte de la guerra del golfo que de la segunda guerra mundial.

EL colofón final se lo llevó el primer tráiler de Battlefield V, el cuál parecía parte de una campaña de cualquier Call of Duty, con acción “over the top” como se suele decir en las redes y un frenetismo que era cualquier cosa menos Battlefield. Lejos quedaba el ritmo de juegos como Battlefield Bad Company o Battlefield 1942. Las alarmas saltaron, todo el mundo se puso en alerta: mientras unos defenestraban ya al juego sin ver una pizca de gameplay, otros esperaban cautelosos a ver el juego en movimiento. El E3 sería clave para determinar el futuro de la imagen de Battlefield V cara a su público.

E3 2018: ABUCHEOS Y CONFRONTACIONES

Llegó la conferencia de EA de esta pasada edición del E3, y la expectación con Battlefield V era máxima. Lástima que en la peor conferencia de este año se le dedicase 5 minutos justos sin mostrar gameplay, pero que sirvieron para que DICE dejase claras sus intenciones con esta nueva entrega. “Nuestra visión de la segunda guerra mundial”, dando a entender de que hay más de una visión para lo ocurrido en los distintos frentes del conflicto. El público reaccionó con decepción y abucheos cuando se dio a conocer que Battlefield V iba a incluir también un modo Battle Royale en su juego. El último clavo del ataúd estaba colocado y ya no podía haber nadie que lo evitara, ni siquiera con el gran número de gameplays que aparecían directos del E3. DICE había cavado su propia tumba, y los seguidores de la saga estaban (y siguen estando) furiosos.

LOS DOS FRENTES: LOS FANS CONTRA DICE

Una vez conocemos todos los factores que nos han llevado hasta aquí, es el momento de analizar el debate. ¿Son justificadas las duras críticas de los jugadores de la saga a esta nueva entrega? ¿Se lo toman demasiado en serio? ¿Está adquiriendo DICE una actitud soberbia en sus respuestas a la comunidad?

Desde el punto de vista de los fans, Battlefield V destruye cualquier sentido de fidelidad histórica que pudiesen tener los anteriores juegos, alegando que estas opciones de customización tan diversas y extremadamente personalizables hace desaparecer cualquier atisbo de inmersión que pueda tener el juego, a diferencia de, por ejemplo, Battlefield 1, donde las opciones de personalización se limitan a las armas. Dentro de las opciones de personalización, un sector de fans también tiene quejas para la presencia femenina en, por ejemplo, el ejército británico, ya que jamás hubo mujeres en primera línea del ejército, a diferencia de las mujeres que estaban siempre presentes formando parte del ejército soviético.

No solamente se habla de un problema de inmersión histórica, sino también de la rapidez que parece tener el gameplay a diferencia de los ritmos un poco más pausados en entregas anteriores, y podemos sumarle a todo esto la inclusión de Battle Royale a la saga, un añadido que se aprovecha de la moda actual en los videojuegos, algunos calificándola incluso de destructiva. Para ellos, la inclusión de un modo Royale significa la prostitución de la saga, una señal de casualización de Battlefield para llegar al público objetivo que pueda tener Fortnite o PUBG, al igual que ha hecho Call of Duty Black Ops IV.

Al otro lado de las líneas enemigas están los miembros de DICE o algún sector del público, esta vez sin tener una conexión prácticamente emocional con la saga. Desde el otro lado se defienden las opciones de personalización de soldados, incitando a la creación de tu propio ser en el campo de batalla, poder ser reconocido y distinto a cualquier otro soldado de asalto de tu equipo, el poder ser fiel a tu imagen y semejanza, sin importar otros factores, haciendo de Battlefield V una experiencia mucho más personal. Para ellos, esto no significa pérdida de inmersión, ya que el apartado técnico se encarga de ello, pues Battlefield jamás ha sido una saga de simuladores de guerra, al contrario, siempre se ha tomado bastantes licencias a la hora de reflejar batallas reales. Si alguien quiere fidelidad histórica pueden ir a muchos de los simuladores de guerra que hay en Steam. Es más, no tienes por qué jugar al modo Royale si no quieres, pues Battlefield V seguirá teniendo los mismos modos de siempre, e incluso mucho más ampliados, así que ¿para qué quejarse? Las respuestas de DICE a esa parte de la comunidad tan agresiva han estado al mismo nivel, llegando a acusar de sexistas y racistas a aquéllos que no están de acuerdo con “su visión” de la segunda guerra mundial.

EL TERCER FRENTE: LOS NEUTRALES

Entre tanto fuego cruzado, explosiones y conflictos, existe un tercer grupo que mantiene una opinión mixta, como nosotros. Es cierto que hay hechos de la segunda guerra mundial que no puedes obviar y cambiar a tu antojo para adaptarte a las corrientes de hoy en día. Por supuesto que no hubo mujeres en primera línea del ejército británico, pero sí que las hubo en el ejército soviético, ¿por qué no usar una imagen de una militar soviética? (todos sabemos por qué), al igual que la personalización de uniformes debería ser más adecuada al contexto histórico para adecuarte más a él y que no parezca más bien un Battlefield Vietnam (ojalá lo hubiese sido).

Por otro lado, estamos hablando de Battlefield, una saga que siempre ha jugado con la historia a su placer, algunas veces más y otras menos. Podemos ver acontecimientos tan singulares como gente con lanzallamas subida a un caballo por el desierto, y no por ello vamos a despreciar un videojuego que tiene un gran nivel. Alguien que busca fidelidad histórica en el sentido más extremo de la palabra no debería jugar a Battlefield directamente, pues nunca ha sido su juego.

Al fin y al cabo, jamás se puede juzgar un juego por lo que parezca ser sino por lo que es. Esperemos a tenerlo en nuestras manos, a jugar a su Alpha o Beta, y comprobemos por nosotros mismos si todos estos problemas que parecen haberse hecho tan grandes son realmente perjudiciales para Battlefield V, o si realmente los problemas que pueda tener la jugabilidad vienen de otro lado que sí sea mucho más preocupante que no la fidelidad histórica, como la mayor rapidez que se aprecia en los gameplays (seguramente incrementada precisamente para su modo Battle Royale) o la peligrosa implementación de la construcción de fortificaciones.

Leave a Comment

Required fields are marked *.