Análisis Yoshi’s Crafted World

¿Quién no ha crecido haciendo manualidades con arcilla? Todos hemos curioseando con cartón y cartulinas, hemos disfrutado siguiendo Art Attack, hemos cogido los lápices y hemos coloreado el mundo. Ahora, Nintendo nos trae ese mundo de la infancia a un videojuego de la saga del dinosaurio más querido: Yoshi’s Crafted World.

En un mundo de materiales reutilizados sabiamente por sus creadores, viven los yoshis en paz y armonía junto al sol de los deseos. Pero un día, el pequeño bebé Bowser y el malvado mago Kamek deciden robar el sol y usar sus poderes. Pese a todos sus esfuerzos, el intento de robo sale mal y las cinco piedras del sol salen por los aires quedando esparcidas por el mundo. Será entonces cuando Yoshi decida ir en busca de esas piedras para devolver a los suyos a su lugar de origen y también devolver al sol su brillo característico.

Esta es la sencilla y bonita historia de Yoshi’s Crafted World. Así comienza un videojuego en el que te sumergirás en las atrevidas propuestas de un diseño creativo y dinámico, unos personajes entrañables y unos niveles desafiantes pero divertidos a más no poder. 

Al entrañable Yoshi’s Crafted World no le faltan referencias a películas archiconocidas como Mi Vecino Totoro o Star Wars.

El dinosaurio verde viene acompañado una vez más de sus ya conocidas habilidades. Puede, por ejemplo, usar su lengua (botón B) para tragarse a sus enemigos (los más comunes serán los shy guys pero también encontraremos fantasmas, tortugas o murciélagos entre muchos otros) y convertirlos en huevos. Una vez tenemos estos huevos, podemos usar el botón X o R de la consola para apuntar y disparar (pulsando una vez se apunta y haciéndolo una segunda vez, se dispara) a los enemigos o a las nubes flotantes que nos abrirán nuevos caminos, nos darán monedas o corazones o nos desplegarán retos temporales para conseguir flores. 

Esta sencilla mecánica es un eje central en la saga de Yoshi, pero también lo son los saltos (salto normal y salto bomba). A través de los ingeniosos diseños de niveles, estás mecánicas se transforman, ya que cada nivel nos propone nuevos desafíos. Además, habrá niveles especiales que nos pondrán en las más disparatadas situaciones, desde pilotar un robot de Yoshi gigante que da puñetazos por doquier hasta pilotar un avión haciendo que suba y baje según esté colocado nuestro personaje. Pero tampoco podemos olvidar esos niveles en los que encontraremos mini jefes o directamente, esos niveles de bosses espectaculares que nos harán pensar un poco a la hora de derrotarlos.

Podremos pilotar este robot gigante de Yoshi en uno de los niveles, en el que tendremos que destrozar con nuestros puños todo lo que encontremos a nuestro paso.

Esta variedad de niveles y situaciones se complementa con la variedad de diseños. El mapa se divide en regiones temáticas plagadas de referencias culturales, como la región arenosa (un mundo desértico en el que encontraremos un nivel contrarreloj que se basa en huir de un esqueleto de dinosaurio gigante) o la región espacial (niveles en el espacio en los que podremos dar saltos sin gravedad en la luna o luchar contra shy guys con espadas láser inspirados en alguna película de ciencia ficción de cuyo nombre no puedo acordarme), entre otras.

Esta es solo una parte del mapa de Yoshi’s Crafted World. Tened en cuenta que cada región tiene de 2 a 3 niveles de media, así que habrá diversión para rato.

Por si este nivel de dedicación en el diseño fuera poco, cada región tiene una máquina de bolas en las que, con monedas, podremos desbloquear atuendos hechos con más materiales reutilizables para vestir a Yoshi. Además, estos atuendos brindan de una protección contra los golpes a nuestro dinosaurio ya que cada uno tiene una durabilidad determinada por su tipo: los normales duran tres golpes, los especiales cuatro y los superespeciales cinco. 

La banda sonora complementa esta obra que se hace desde el cariño, ya que utiliza instrumentos tan reconocibles como la flauta dulce o el xilófono que casi nos transportan automáticamente a un aula del colegio. Estos elementos hacen de Yoshi’s Crafted World videojuego ideal para los más pequeños, por su sensibilidad y su enseñanza sobre las tres erres (reciclar, reusar y reutilizar).

Cada nivel está impregnado de una esencia especial. Aquí vemos como un terrorífico esqueleto de dinosaurio persigue a un dinosaurio bien vivo, pero muy asustado.

Pero los más mayores también podrán disfrutar de un videojuego desafiante. Conseguir superar el videojuego no es difícil, a pesar de que antes de desbloquear cada región, tendremos que dar una cantidad de flores determinadas. Estas flores aparecen en los mapas y completando desafíos (como conseguir encontrar las decoraciones que algunos personajes nos piden o pasarnos algunos niveles anversos en los que tendremos que buscar a los simpáticos pochys). Además, nos darán una flor adicional por casa uno de los tres retos planteados en cada nivel: pasar el nivel con 100 monedas, los 20  corazones o las 20 monedas rojas. Las flores necesarias para no estancarnos en el juego son fáciles de encontrar, pero si queremos completar al 100% esta entrega de la saga, deberemos ser unos auténticos exploradores. 

El margen de rejugabilidad de cada nivel es, por tanto, muy amplio. Pero no hay tedio en ello, ya que descubrir partes secretas en los mapas o conseguir superar ese desafío temporal que tanto nos costó la primera vez, son unas recompensas personales muy satisfactorias.

En cada nivel podremos encontrar flores escondidas y conseguir 3 flores adicionales completando los desafíos de monedas doradas y rojas y de corazones.

Y es que Yoshi’s Crafted World es, en general, un videojuego satisfactorio, además de un auténtico placer visual y auditivo. Nos encontramos ante un videojuego muy pulido en el que los controles responden a la perfección y dejan paso a una variedad de niveles y situaciones que difícilmente se puede expresar. Todo rebosa cariño y ternura, valores esenciales para los niños y que no podemos olvidar los adultos. Así que si buscáis darle vida a vuestra infancia o iniciar a vuestros hijos en el mundo de los videojuegos, habéis venido al título perfecto.

Sin duda, se agradece que Nintendo apueste cada vez más por estos títulos trabajados hasta el mínimo detalle y que no se olvide de sus personajes y sagas esenciales. Y esperamos que siga siendo así y nos sigan regalando estas bellas experiencias año tras año.

Leave a Comment

Required fields are marked *.