Análisis World Soccer Strikers’91

Juan Cash

Juan Cash

Si algo me gusta, a parte de los videojuegos, es el fútbol. Un género que aunque vive un buen momento en la industria (véase FIFA y sus alocados ingresos) a la vez me provoca cierta pereza. Es por ello que cuando nos llega una propuesta fresca y diferente, la recibo con los brazos abiertos. Es el caso de este singular World Soccer Strikers’91, que además tiene sello español. De Asturias concretamente, del estudio Bipolar Dawn. Empieza el partido.

World Soccer Strikers’91 es un videojuego que no debes tomarte en serio. Para bien quiero decir.  Lo primero que me ha conquistado es su enorme sentido del humor a la hora de crear los equipos, así como los entrenadores. Por ejemplo tenemos el “Gijon rojiblanco”, en cuyo escudo luce un dibujín de Manolo Preciado (que nos ha tocado la patata), o “Deportivo a Ratos” también el ya mítico “Chamartín” y mi favorito, el “Real Not Fake” que se parece sospechosamente al Betis y que tras ganar un partido con el mismo, nos desbloquea un trofeo que reza algo así: “Onde ta er Betis?” Lo mismo pasa con los técnicos. Los monigotes pixel art están muy bien caricaturizados, pero por si acaso andamos cortos ese día, también llevan nombres que nos ayudarán a ubicarlos. Como Zizou, Pep, Manolo, The One o Pelusa. GOTY

De equipos vamos sobrados, hay una barbaridad. Y además tendremos que cumplir ciertos requisitos para desbloquear a la mayoría. En plan “remonta un partido” o “gana 30 veces” lo cual se ha convertido en una adicción para mí. Y eso que realmente poco varía de un equipo a otro. Algunos son mejores en ataque, otros en defensa, otros lucen mejor físico. Pero son bastante parecidos en líneas generales.

Quizá podamos decir que anda un poco corto en sus modos de juego: partido, liga, torneo y gol de oro. Pero… tampoco es que haga falta más. Al final este título es lo que es, una mirada al pasado de los videojuegos de fútbol. Pero eso sí, no os dejéis llevar por su aspecto retro, con ese cuidado pixel art. El juego es bastante cabrón y os costará bastante eso de “pillarle el tranquillo” y os digo por qué.

Los equipos serán de cinco contra cinco, pudiendo cambiar formación (2-0-2, 1-1-2…) Nosotros controlaremos a los cuatro futbolistas y el portero va por libre. Solo podremos hacer cuatro acciones. Chutar, pasar, robar, aturdir/regatear. Fin. Claro es como en los juegos clásicos, como en ese mítico Super Sidekicks que destrozamos en la recreativa (más tarde en emulador). Pues no, el juego tiene una mecánica que lo vuelve infernal. Como sabréis, en los juegos de fútbol, o al menos en su mayoría, el balón esta, digamos, imantado al futbolista que lo lleva. De forma que al movernos en cualquier trayectoria, el balón seguirá la misma. Aquí no. El balón va a su rollo. Con una físicas bien trabajadas. Recordándonos más a un futbolín incluso, que a juegos retro de fútbol. Al principio fue un shock. No entendía nada y por supuesto perdía todos los partidos… hasta que algo en mi cabeza hizo clic.

Llegado ese momento de comprender el juego, me volví loco. Me encantó. Tened en cuenta que estos juegos son mi “mierda” pero no sabéis las ganas que tenia de una apuesta así de loca para el deporte rey. Si bien hay por ahí otros títulos del estilo (véase Active Soccer, Legendary Eleven) este World Soccer Strikers’91 se me antoja especialmente simpático. Gran parte del motivo puede ser su cuidadísimo pixel art que contrasta con unas ilustraciones menos cuidadas (incluso feas) pero su pixel y su sentido del humor me llamaron cual canto de sirena, y su desafiante pero simple gameplay me atrapó.

World Soccer Strikers’91 me ha recordado a esos buenos juegos de móvil (sí os juro que existieron) al estilo de Angry Birds o Plants vs Zombies. Un juego perfecto para dedicarle algún ratín y sobre todo ideal si jugáis con familia o amigos (que digo yo alguno tendréis) esto se debe a que es un juego donde la suerte es un factor importante. Lejos queda el FIFA o PES donde la técnica y el número de horas son vitales. Aquí manda chutar el balón cada vez que haya opción, stunear a tus rivales y que cualquier cosa haga que el esférico termine en la portería contraria.

Si os gusta el fútbol y tenéis recuerdos de jugar en la recreativa de los noventa, aquí tenéis una apuesta segura. Siempre y cuando sepáis no esperar demasiado ni pedirle peras al olmo. Os garantizo que os reiréis descubriendo equipos y que si os hace el “clic” y rompéis con todo lo establecido, para disfrutar por esta apuesta totalmente innovadora, pasareis un puñado de horas de fantasía. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar