Análisis Untitled Goose Game

La distribuidora que nos trajo Firewatch, Panic, nos traen un nuevo videojuego, esta vez de la mano de House House, que poco tiene que ver con el citado anteriormente, pero a su vez comparten la fórmula de éxito, un juego divertido, bonito y único. Untitled Goose Game ha sido una de las sorpresas del año en lo que a títulos indie se refiere, ya que parte de una premisa poco llamativa, que es la de un juego en el que manejamos a un ganso, pero nada más lejos de la realidad, puede ser uno de los juegos más desternillantes de los últimos años.

Este simpático Ganso le hará la vida imposible a los vecinos del pueblo

Gráficamente nos encontramos con un juego minimalista muy pulido, con personalidad propia, donde todos los tonos están muy bien integrados, dándole al título una unidad que gusta a la vista y que te hace sentir cómodo. La banda sonora es muy especial, ya que en la mayor parte del juego no habrá música alguna (solo efectos de sonido), ésta hace su aparición en determinados momentos (por ejemplo cuando alguien te detecta o accedes a una nueva zona) y lo hace de una forma muy sutil, con pinceladas sonoras que te avisan de algo, una vez más, en armonía con el resto del título. Cabe destacar que las animaciones son estupendas tanto la de nuestro Ganso como las de los ciudadanos. Como he dicho antes, el juego es minimalista, los aldeanos no tienen boca ni ojos, pero aun así expresan mejor sus emociones que en muchos juegos triple A, basta con ver sus aspavientos para saber que le has tocado bien los coj….

Algunas situaciones son memorables, sobre todo al principio

En cuanto al juego, se podría decir que eres un ganso travieso que tiene una lista de tareas y para resolverlas dispones de unas acciones bien simples, que son: coger objetos, agacharte, abrir las alas y graznar. Con esa simpleza de botones tienes que molestar al máximo a los vecinos de la zona, los cuales indicaran sus pensamientos con un icono, en un bocadillo, que saldrá sobre su cabeza. Cada tarea es un puzle, las hay más fáciles (lleva un sándwich al picnic) y más difíciles, (haz que alguien compre su propio objeto) para avanzar y completar la lista, tendrás que hacer uso del sigilo y la lógica, observando bien tú entorno así como el comportamiento de los vecinos. Se podría estructurar de la siguiente manera: llegas a una nueva zona, aparecen las tareas, comienzas a explorar y vas moviendo objetos hasta que las piezas empiezan a encajar y así vas completando tareas hasta que aparece una nueva que te abrirá el siguiente escenario. El juego puede pecar de repetitivo si tenemos en cuenta su estructura y es cierto que puede ir perdiendo la gracia poco a poco, pero lo soluciona haciendo las tareas cada vez más complejas y divertidas. Cuando completas la lista se abre una nueva zona y vuelta a empezar, en total hay seis o siete zonas conectadas entre sí (algunas más completas que otras), cada una con su respectiva lista de trastadas. Se podría decir que el juego es cortito, ya que si eres habilidoso puedes completarlo en dos o tres horas sin problema, pero esas horas serán geniales y si te quedan ganas de más (que ya te digo yo que sí) después de completar el juego por primera vez, aparecerán unas nuevas tareas más complejas.

Todo gira en torno al ganso y en cómo avanzar a la siguiente zona, tendrás que hacer trastadas de todo tipo, pero siempre serán eso, simples gamberradas en un tono muy cómico, que hace que el juego sea apto para todos los públicos, de hecho recomiendo jugarlo en familia por el tema de la risa contagiosa y si tenéis algún niño en casa lo pasaréis en grande, ya que no hay nada mejor que ver un ganso con una bota en la boca y a un pobre señor descalzo persiguiéndolo. Al final todo tiene su significado y es que el ganso tiene un ambicioso plan. El final es genial.

La paleta de color está muy bien estudiada

En resumen, aunque peca de ser algo corto es un fantástico juego de puzles que seguro conseguirá sacaros alguna que otra carcajada, ver a los ciudadanos desquiciados por las trastadas del ganso es maravilloso y no hay más que echar un vistazo por la red, para darse cuenta de que este ganso ha sabido cómo llegar a los jugadores, con una dirección de arte que invita a pasártelo de un tirón.

Leave a Comment

Required fields are marked *.