Análisis Tiny Tina’s Wonderlands

Antonio Morales

Antonio Morales

Hoy os traemos el análisis de Tiny Tina’s Wonderlands, el spin-off de una de las sagas más icónicas de 2K, Borderlands. 

Tina será nuestra protagonista y uno de sus personajes más queridos en esta aventura que, sin duda, hará felices a los fans de la saga con una entrega loca llena de humor, tiros y una jugabilidad muy, muy divertida, donde se mezclan muy bien el género first person shooter (FPS) y el role playing game (RPG).

Bienvenidos a Mundoasombro


Nuestra aventura se desarrolla en Mundoasombro, un lugar de fantasía donde encontraremos todo tipo de personajes: dragones, trasgos, esqueletos, humanos, entre otros, y donde nos podremos mover con total libertad por los distintos lugares que nos propone Gearbox, estudio encargado del título y de la saga de los caza fortunas.

Tina es la máster de una partida de rol de un juego llamado Cámaras y Cabronazos, donde participamos con Valentine y Frette. En una cinemática vemos cómo, con la ayuda del «semental del culo», reina de Cascoalegre, nos enfrentamos al villano de esta historia, El Señor de los Dragones, hasta derrotarlo y encerrarlo.

Pasado un tiempo de este combate, nos encomiendan la misión de detener a un lacayo que quiere liberarlo de la prisión donde estaba. Y aunque consigues derrotar a este súbdito, no puedes impedir que El Señor de los Dragones escape de su prisión y siembre de nuevo el caos. Ahora nuestra misión será derrotarlo para siempre.

Para cumplir con nuestro cometido tendremos que pasar por varias fases a lo largo de nuestra aventura. Al principio, defendemos Cascoalegre del ataque del Señor de los Dragones, parte en la que el juego es más lineal; posteriormente ya pasamos al mundo abierto que ayuda a combatir la posible monotonía y que hemos visto recientemente en títulos como Halo: Infinite.

Cuando sales a explorar Mundoasombro disfrutas de la libertad que te ofrece un título de estas características pero la cosa no queda así. Todo cambia, dejando paso a combates lineales cuando llegamos a alguna mazmorra, campamento o cuando nos adentramos en la hierba alta situada por el mapa, donde saldrán enemigos que te desafiarán a combatir al más puro estilo Pokémon.

Cuando aparece un enemigo tenemos dos opciones: dejar que nos alcance para empezar la pelea y o golpear nosotros primero, con lo que se desvanecerá y no habrá combate. Estas luchas son cortas y fáciles y lejos de hacerse pesadas; uno de los grandes temores cuando se plantea un combate de este estilo. Con ellas podemos conseguir tanto experiencia como objetos para nuestra aventura.

Repartidos por todo Mundoasombro encontrarás dados de la suerte, objetos que nos permitirán aumentar nuestro inventario y que harán que nuestros objetos sean más poderosos. Esto puede hacer que a niveles bajos dispongamos ya de arsenal para todo el juego, desde el principio, lo que puede restarle interés. Porque si algo no falta en Tiny Tina’s Wonderlands son recursos. Pero esa decisión puede hacer la experiencia de juego algo aburrida ya que no invita a innovar con nuevas armas y estrategias para el combate.

Otro punto clave de Mundoasombro, y de toda la saga Borderlands, es su humor. He soltado varias carcajadas al matar a algún esqueleto o trasgo y oír en su último aliento un chiste o insulto hacia nuestro personaje. Sin duda un gran acierto que el juego cuente con voces en castellano ya que le da un plus, haciendo la aventura mucho más inmersiva para personas como yo, a los que nos cuesta dominar el inglés.

Una mezcla de géneros y una gran jugabilidad


Como ya adelantaba al inicio, es destacable lo bien que mezcla este juego los géneros. Cómo FPS no defrauda para nada, tiene mucho ritmo, así como variedad de armas y enemigos, algo muy importante para que el juego no se haga repetitivo. Aunque le hubiera venido muy bien que también hubiera tenido mayor diversidad de escenarios para evitar sentir que no avanzamos o que nos movemos siempre en las mismas zonas.

Y qué decir de las batallas contra jefes, me quedo corto diciendo que son muy buenas. Suponen un auténtico desafío porque no solo hay que luchar contra cada uno de los jefes, sino que además tendremos que hacer frente a sus secuaces que irán apareciendo durante el combate. Una vez que consigues derrotarlos a todos la satisfacción es enorme, sin duda uno de los puntos fuertes de Tiny Tina’s Wonderlands.

Recomiendo que hagas todas las misiones secundarias que puedas. Aunque son las típicas de ir de un punto A, coger un objeto y llevarlo a un punto B, algunas son muy originales, con combates increíbles e historias que os harán reír. Normalmente son misiones fáciles de hacer, así que aprovecha para ganar oro, armas y experiencia.

Y si alguna vez tus armas no tienen el suficiente daño tranquilo/a, ya que en la herrería podrás mejorar tanto las armas como la mochila para tener mayor daño y más espacio para los muchos objetos que necesitaremos. Y es que dependiendo del enemigo que nos encontremos será más adecuado usar un tipo de arma u otro.

Existen armas de fuego que hacen más daño a la carne, armas con veneno que son más efectivas contra blindajes, armas eléctricas y de hielo que hacen que nuestros enemigos se ralentizen. Los hechizos que lanza nuestro personaje, si como yo eliges el mago, también son de diferentes elementos y tienen el mismo efecto que mencioné antes.

Como RPG el juego es una delicia, me ha encantado. Si eres jugador de rol como yo, no echarás de menos nada porque cuenta con todos los elementos característicos. La personalización de nuestro personaje es muy completa, desde elegir género, él, ella o elle, hasta ponernos tatuajes o cambiar nuestra apariencia o ropa. Si alguna vez te cansas del diseño podrás cambiarlo a tu gusto en la taberna.

Podemos elegir entre seis tipos de personaje:

– Berserker, un matón que combina la potencia de fuego con ataques fuertes cuerpo a cuerpo.

 – Garrapiñazo, este personaje cuenta con la peculiaridad de tener un martillo enorme y un dragón como mascota potenciando los ataques ígneos.

– Sepulcronato, un acólito de magia oscura que consume vida a nuestros enemigos con cada ataque y cuenta con una mascota llamada Semiliche que lanzará sus propios hechizos para ayudarnos en combate.

– Tirahechizos, son magos que se ayudan de sus hechizos para ganar los combates, es un personaje equilibrado que no destaca en ningún apartado en especial pero muy eficaz a la hora de combatir ya que puede potenciar sus armas y hechizos.

– Forestal Esporífero, un arquero clásico dentro del mundo del RPG. Al ser más frágil, con este personaje deberás situarte a mayor distancia del enemigo que con los demás. Cuenta con una seta como mascota.

– Puñalomante, un personaje también frágil pero que cuenta con un gran daño explosivo, lo que nos permitirá entrar al combate, reventar a nuestros enemigos y salir por patas ya que cuenta con una habilidad que nos hará invisibles.

Siempre que subimos un nivel tendremos a nuestra disposición un punto de habilidades y otro de maestría, lo que hace que el desarrollo del personaje sea rápido. Me ha gustado porque el juego aumenta de dificultad a medida que nosotros nos hacemos más fuertes, y aunque a nuestros enemigos más comunes los derrotemos fácilmente, a algunos mini-jefes, que también hay, nos resultará más complicado vencerlos.

Destacar que la curva de dificultad me ha resultado un tanto extraña. En su nivel normal, que es como lo he jugado, el principio del juego apenas supone un reto, pero en cuanto avanzas un poco el pico se dispara. Para que el juego nos resulte un poco más fácil siempre podemos “farmear”, aunque a veces se haga pesado, pues se trata de dar vueltas en la hierba esperando que algún enemigo quiera bronca con nosotros. Lo bueno es que al ser encuentros como dije antes rápidos y fáciles, pronto subiremos de nivel.

En cuanto a la inteligencia artificial (IA), no me ha parecido gran cosa, apenas se mueven los personajes para esquivar nuestros disparos, y hay veces que se lanzan a por ti sin sentido, siendo demasiado fácil acabar con ellos.

Algo que me gustaría hacer especial mención es que el juego posee algo que poco a poco se está perdiendo y que hace que su jugabilidad sea aún más divertida. Hablo de algo tan simple como el modo pantalla dividida que te permite jugar con un amigo. Personalmente creo que es una gran idea y que mejora la experiencia del juego y por suerte la saga Borderlands siempre cuenta con ello.

Aprovechando que hablo de jugar con amigos, vamos a hablar del modo cooperativo. Cuando juegas en cooperativo puedes elegir dos opciones: una más competitiva donde cada jugador se queda con los recursos que encuentra, y otra más estándar donde todos los jugadores comparten los mismos recursos. Además, Tiny Tina’s Wonderlands tiene crossplay, así que si juegas en Xbox y tu amigo juega en PlayStation no hay problema, cosa que para mí es el futuro de los videojuegos.

Luces y sombras en la parte acústica


En cuanto al sonido tengo que decir que me ha encantado. Muy cuidados los detalles. los pasos del personaje, el ruido del cofre al abrirse y hasta cómo suenan las balas cuando dan en un escudo enemigo. De hecho, este último detalle me ha gustado tanto que he disparado solo por el placer de escuchar el ruido. 

Y otro detalle que creo relevante comentar es que el sonido está muy equilibrado. Hay otros títulos donde te fuerzan a bajar el volumen general porque dejan sordo con los disparos o incluso en el menú principal, algo que resulta muy molesto.

Pero también hay sombras. 

Donde me ha decepcionado más ha sido en su BSO. Se anunció Tiny Tina’s Wonderlands con un trailer con esa música heavy metal que tan bien le pegaba. Sólo pensaba en jugarlo a ese ritmo, como me pasó con Doom Eternal. Pero si Doom lo disfruté mucho, aquí no. Siento que me ha fallado. Y no es algo baladí, de hecho hice la prueba de poner música de mi lista en un combate contra un jefe y quedaba genial, lo hacía más duro, le daba otro toque. Una pena porque me parece una oportunidad perdida. El tráiler promete un «mundo de metal, magia y armas» pero solo veo una estrategia de marketing.

Conclusión


Sin duda es un juego divertidísimo y que me ha gustado muchísimo a pesar de la decepción que me ha supuesto su BSO. Está claro que si os gusta este género, Tiny Tina Worderlands debe de estar en vuestra alineación. Me lo he pasado muy bien jugándolo y no dudo en recomendarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar