Análisis The Quarry

Montse MSillero

Montse MSillero

De cazadora de Pokemons a alma que vaga por el castillo de Drangleic, no hay experiencia a la que no se apunte.

Os traemos el análisis de The Quarry (2022), una propuesta de SuperMassive Games conocida ya como el sucesor espiritual de Until Dawn (2015), el juego que se desmarcó de las aventuras narrativas interactivas con su género de terror. Durante este tiempo han ido sacando títulos bajo la saga de The Dark Pictures Anthology pero, de golpe, nos sorprenden con un título nuevo y aliados, esta vez, con 2K. ¿Cómo ha evolucionado el estudio en estos siete años? ¿Merece la pena The Quarry? ¿Es un digno sucesor de Until Dawn?

El estudio inglés repite fórmula mezclando cine y videojuegos. Volvemos a estar ante la clásica propuesta de película interactiva protagonizada por adolescentes, que cuenta con los elementos típicos de las películas slasher y en el que la toma de decisiones tendrá sus consecuencias. Pero en esta ocasión viajamos a los remotos bosques del norte del estado de Nueva York, al campamento de Hackett’s Quarry.

La tensión se quedó en el bosque…


The Quarry nos invita a jugar un prólogo que hace las veces de tutorial y en el que nos pondrá en la piel de Laura y Max, una joven pareja de monitores que se dirige al campamento de verano Hackett’s Quarry un día antes de lo previsto. Pero encontrarlo en medio de la oscuridad de la noche, en esa carretera en medio de la nada, no será nada fácil. Perdidos, buscando en el mapa su ubicación, no se dan cuenta de lo que tienen delante hasta que chocan y se salen de la carretera. Mientras intentan arreglar el coche suceden cosas extrañas en el bosque. ¿O es solo su propio miedo?

Un inicio que sabe introducir la historia y a su vez trasladar la tensión del momento. Lo juegas agarrando el mando bien fuerte mientras intentas descubrir qué se esconde en la oscuridad de los árboles, entre las sombras, esa rama que cruje, ese roce en tu espalda.. El trabajo realizado buscando llevarte a ese bosque es excelente, del mismo modo que cierto personaje que aparece en el prólogo y su comportamiento sabe crear desconfianza y mal rollo. Todos los elementos se entrelazan para ponernos en un entorno de inseguridad que nos despierta alarmas de peligro. Alarmas que, lamentablemente, pronto se apagarán al continuar jugando.

¿Qué misterios esconde Hackett’s Quarry?


Termina el verano, el campamento infantil llega a su fin y es hora de que los monitores tomen su merecido descanso. Pero un problema mecánico -causado por un desafortunado gesto de amor- impide a los monitores marcharse teniendo que alargar su estada una noche más. Por desgracia para ellos, no es una noche cualquiera en Hackett’s Quarry. Así que tendremos que elegir bien las decisiones y los caminos que tomen nuestros protagonistas si queremos que sobrevivan hasta el amanecer, porque ese campamento oculta mucho más de lo que aparenta.

Pero antes de seguir tirando del hilo para descubrir los misterios, toca presentar a nuestros monitores que, junto a ti, serán los protagonistas de esta historia. Tenemos al clásico musculitos enamorado de la guapa influencer que no se puede despegar del móvil, tenemos al graciosillo, al chico tímido, a la artista introvertida… Personajes que rápidamente reconoceréis de cualquier otra historia por sus personalidades cliché. Eso sí, debo aplaudir que hayan incluido cuerpos no normativos para que de una vez podamos todos sentirnos identificados. 

Podría deciros que al final les cogeréis cierto cariño…pero no sería cierto. Y en relación a esto, os confieso que yo he decidido acabar con alguno de manera intencionada. Porque, como es habitual en estas propuestas de terror, deberemos ir tomando ciertas decisiones que modificarán el futuro de la historia con el objetivo de mantener con vida a todos los personajes, a ninguno o alguno de ellos. Porque no hay un solo final -de hecho hay 186 finales- ni un final correcto. Cualquier resultado es válido.

Problemas en el campamento


The Quarry tiene varios problemas, pero el principal es no tener claro qué es lo que busca ser. Aunque se plantea como una propuesta slasher, se entremezcla un toque de comedia que no le acaba de sentar demasiado bien y que al jugarlo te deja una extraña sensación de no saber si debes sentir miedo, cosa que raramente pasa, o si te lo debes tomar a cachondeo, algo que sí acaba sucediendo.

La impresión final que tengo es la de que no han respetado su propia propuesta. Y esto lo digo por sus fallos de guión, con respuestas absurdas en momentos que deberían ser de terror. Nos pondrán en situaciones extremas con monstruos, muertes y hasta miembros amputados, con la cámara salpicada en sangre, algo que como buena amante del gore agradezco, pero ante estas situaciones nuestros personajes apenas se inmutarán. Si ellos no se toman en serio la situación que nos proponen, se hace difícil lograr sentir un mínimo de miedo o tensión jugándolo. Probablemente esto se haya intensificado por un doblaje al castellano que deja mucho que desear y con cambios de tono que impiden sentir la seriedad del momento. 

En serio lanzo esta pregunta, ¿Cómo puede ser que en pleno 2022 nos encontremos sin opciones de configurar el idioma del juego, voces y textos, sin tener que cambiar por defecto el idioma de la consola? No hay manera posible de jugarlo en versión original y texto en castellano.

Volviendo a las incoherencias que plantea, y entendiendo que buscaban facilitar la entrada a todo tipo de jugadores, se vende The Quarry como un juego en el que un error puede terminar con un desenlace fatal para los personajes. En este punto hablo no solo de la toma de decisiones sino de los QTE que suelen estar presentes en esta clase de propuestas pero que aquí, directamente, se los podrían haber ahorrado por su extrema y ridícula sencillez. 

El concepto de estos eventos es crear tensión y nerviosismo, saber que si te equivocas, algo grave va a pasar. Pero aquí lo difícil y realmente complicado será fallar en cualquiera de los dos tipos que proponen. El primero es el de seleccionar una dirección con el joystick con más que tiempo suficiente. El segundo, mantener la respiración apretando un botón hasta que desaparezca el indicador rojo. Me parecía mucho más interesante la propuesta de Until Dawn de mantener el mando quieto, algo que mi pulso no siempre permitía. Como indicaba, poca tensión cuando la acción te permite tomarte el momento con calma. Y creo que la gracia de estos juegos es sufrir las consecuencias de nuestros errores.

Es más, si compramos la edición Deluxe o nos pasamos el juego, en el caso de que uno de los personajes muera, el juego nos da la oportunidad de reintentar la secuencia -revivirlo- ya que contaremos con tres vidas.

Analizando fríamente los motivos que pueden haber causado estas incoherencias, me arriesgo a descartar la falta de presupuesto. ¿Por qué? Simple, por la gran apuesta que han hecho por el realismo audiovisual, así como con los actores. En ocasiones dudaremos si estamos ante una película o un juego gracias al fotorealismo realizado tanto en las expresiones faciales como movimientos de cuerpo. Aunque algunas expresiones de algunos personajes quedan extrañas, es un avance que creo importante señalar. Sin olvidar que han apostado por un reparto muy sólido con actores famosos como David Arquette (Scream), Lance Henriksen (Aliens), Lin Shaye (Insidious) o Justice Smith (Detective Pikachu), entre otros.

Tampoco han dudado en invertir en la banda sonora, y es que The Quarry cuenta con un apartado sonoro que se compone, además de las melodías propias y compuestas por Ian Livingstone, de temas compuestos por artistas como Ariana Grande, Raphael Lake o Cameo Adele. Aunque, y parece que me queje de todo, hay algún momento en el que la banda sonora me ha chirriando mucho, sintiéndola totalmente fuera de lugar. Por suerte ha sido en algo muy puntual y que no ha afectado en exceso en el juego.

En general es un título que se nota que se han cuidado los detalles de él, no solo en el propio juego, en aspectos como el de ofrecer un modo película en el que simplemente nos proponen disfrutar de la historia sin hacer nada, tan solo tomando una serie de decisiones iniciales que marcarán el desarrollo de toda la aventura y su final pero sin intervenir en el proceso. Es que incluso tiene un modo para usuarios con vista daltónica, algo que poco a poco se va implementando en los juegos.

Entonces ¿Por qué no cuidar más una de las partes más importantes del juego que es su narrativa? ¿Por qué teniendo todos los ingredientes para que fuera todo un éxito han dejado pasar esta oportunidad?

¿Sucesor espiritual de Until Dawn?


Supermassive Games nos ofrece un juego que llama la atención por su parte cinematográfica y esa inspiración en el terror de los 80 y 90 que tanto gusta y vende. Pero es poco innovador y a pesar de ser un juego nuevo, no se desmarca demasiado de lo que ya conocíamos por Until Dawn. De hecho, es posible que su mayor pega sea llegar 7 años después. 

Aunque muy puntual, hemos podido ver alguna reflexión crítica sobre ciertas realidades que vivimos, como el uso desmedido y peligroso de las redes sociales por ese afán de aparentar una falsa felicidad. Toda una oportunidad perdida la de no haber aprovechado para acercarnos más a los personajes y sus historias personales, lo que les ha llevado a ser quién son o los conflictos con los que diariamente pueden verse inmersos. Han decidido pasar muy por encima por esa etapa que es la adolescencia, con todas las luchas internas que conlleva, cuando nombras temas realmente interesantes y que los hubieran desmarcado de una simple propuesta.

Con Until Dawn alcanzaron su mayor éxito pero sería bueno que dejasen de intentar copiar su propia receta sino es reinventándola. Porque ese es su mayor error: Repetir los esquemas de entregas anteriores. The Quarry tiene demasiados paralelismos con Until Dawn, ya no solo por la historia de terror cuyos protagonistas son clichés adolescentes, sino por la exploración, cambiamos tótems de Until Dawn por cartas del tarot y que incluso son el equivalente a los presagios de The Dark Pictures Anhology; poca exploración pero que sirve para comprender mejor la trama del juego; Cambiamos al psicoanalista de Until Dawn por el Conservador en The Dark Pictures Anthology para traer una tarotista en The Quarry.

Y en realidad eso podría ser marca de la casa, pero le ha faltado evolucionar su propia fórmula. Se hubiera agradecido algo más innovador o tomarse más en serio su propuesta: Si su principio es que las elecciones importan, que transmitan en la jugabilidad ese mensaje y que realmente suframos las consecuencias de un error. Que el juego contenga tensión y riesgo que ahora mismo no está presente más que en el prólogo. Si han querido mostrar escenas gore, que no rompan el encanto con personajes que parecen que no lo estén viendo como nosotros. Al jugarlo se genera un dilema: una parte de ti te pide pasar miedo pero otra recibe esas señales incoherencias y al final uno no tiene claro cómo debe sentirse ante ellas provocando que te saquen de la historia.

Sin contar, además, que la historia, aunque buena, se descubre demasiado pronto reservando pocas sorpresas finales. Y aunque es rejugable, confieso que me cuesta imaginarme enfrentándome una nueva partida en la que ya conoceré los misterios de Hackett’s Quarry, solo por ver cómo puede variar de unas muertes a otras.. Y todo para llegar al final, un diálogo entre los presentadores de True Crimen, el podcast de misterio que escucha uno de los protagonistas y que también podrían haber explotado más durante todo el juego- pero que es demasiado largo y no se puede saltar.

A pesar de mis quejas infundadas sobre todo por no ser lo que me esperaba, para quienes disfrutasen de Until Dawn o de este tipo de propuestas de películas interactivas, también lo harán con la experiencia que ofrece The Quarry, tanto para jugarlo solo como con amigos.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar