Análisis The Ascent

Juan Cash

Juan Cash

Parece que terminamos el mes cyberpunk. Lo hacemos con un gran exclusivo de las consolas de Microsoft (sí, van llegando) un indie de esos que levantó pasiones desde su presentación en el evento de turno. Hablamos de The Ascent, toda una sorpresa que nos llega de la mano del pequeño equipo sueco Neo Giant. Acompañadme a este futuro distópico.

En The Ascent, somos quien queramos ser (físicamente al menos). Crearemos nuestro personaje desde cero, con un editor simple pero efectivo. Una vez hecho esto, encarnaremos al último mono de una gran compañía que se ha ido a pique: el grupo Ascensión. Por ello nos encargaran todo tipo de tareas estúpidas pero peligrosas. Dicho de otra forma, seremos un matón o matona, en horas bajas. Hacemos lo que nos piden sin preguntar y por supuesto dejando un baño de sangre a nuestro paso, en eso, somos los mejores… o lo seremos, siempre con un objetivo de fondo, “Ser Libres”.

La ciudad es colosal, y tocará ir de un lugar a otro pistola en mano, completando los encargos de nuestro jefe/extraterrestre/obeso. La cosa se tuerce en cierto punto, y el juego nos irá presentando personajes, aliados, enemigos y, por supuesto, jefes.

The Ascent combina a la perfección el rol y la acción. Me gusta llamarlo un “Diablo con pistolas” ya que veremos su mundo desde una perspectiva cenital y, además, diferencia perfectamente las zonas de tiendas y las de muerte. Muy Diablo. En cuanto a su jugabilidad, es un twin stick shooter de manual. No uno cualquiera, sino uno realmente bueno. La acción me hace recordar a la elite del género. Sí, Housemarque.  Esto es por su gore desmedido, su contundente feedback en el disparo de cada arma y la agilidad con las que estas funcionan. Es una pasada y sin duda lo mejor del título. Dispondremos de muchísimas armas, muy diferentes entre sí. Pero además también podremos equiparnos implantes, que nos dan habilidades, ya sean ataques a melee, robots asesinos que nos ayudan, potenciadores de arma y un largo etcétera. Combinar armas y habilidades de forma fructífera se convierte en nuestro objetivo: sentirnos cómodos con nuestras elecciones. Una vez conseguido, comienza un baile de balas que no queremos que termine.

Una de las novedades que The Ascent aporta al género es el uso de coberturas. Podremos agacharnos tras cualquier objeto suficientemente sólido (cuidado que hay mucha destrucción en este juego) y sacar el arma por arriba para disparar sin peligro. Aún así la IA está bastante bien programada, y no dudaran en flanquearnos o venir a golpearnos a melee por la espalda, obligándonos a esquivar y a estar muy atentos. La adrenalina escapa por cada poro de nuestra piel.

Vale, el combate es la caña, marcamos tick verde. Pero si algo es realmente asombroso es su ambientación. Es realmente brutal la ciudad que han creado desde Neo Giant. No solo es endiabladamente enorme, sino que además está muy cuidada, hasta el más mínimo detalle. Tal es su tamaño que dispondremos de un servicio de taxis para desplazarnos por la misma. Aunque yo he preferido pasear, deleitándome con los paisajes y el ambiente. Ese ambiente depresivo, esas conversaciones pesimistas que tiene la gente a tu alrededor, con sus líos y sus miserias. Me he dedicado no solo a la historia principal, sino también a ayudar a quien me ha apetecido (que no a todos). He cortado genitales de monstruos para que mi colega el extraterrestre pequeñito preparará tónicos. He colocado mil balizas (he aquí la secundaria de mierda) y he ayudado a localizar un cadáver (entre otras cosas) y lo cierto es que lo he hecho porque me ha apetecido, y esto es raro. Pero este cyberpunk desde Suecia con amor, es bastante insólito. No solo encontramos la depravación de las corporaciones, para las cuales somos mierda (que también) sino que me resulta mucho más futurista y excitante que la mayoría. A parte de por la ciudad y su arquitectura de vanguardia, otro detalle que lo hace único son las naves y los alienígenas. Seguramente exista, pero no había disfrutado de ninguna obra cyberpunk con seres extraterrestres y me ha encantado.

Tick verde a ambientación y arte. Quizá lo que menos me ha convencido es su historia principal. Sin estar mal… siempre me he sentido un don nadie, un tipo sin carisma que mata y ya. Hay pequeños detalles, sobre todo en el final y que por tanto me reservo. Pero en linas generales… se pierde ese roleo. Que si que está presente en nuestro equipo y en el looteo constante, de nuevo, muy Diablo. Salir de misión, volver y vender toda la morralla. Mejorar armas y comprar equipo. Misión otra vez. Ese bucle, ese maravillo bucle que nos regaló Blizzard hace ya mucho tiempo.

Siguiendo con las cosas megh, su música. Sí que mola, pero no sorprende, se hace incluso pesada en ciertos momentos y recuerda demasiado a la obra de CD Projekt. Lo cual no es malo… pero tampoco bueno. En un título tan redondo, hasta lo bueno se queda pequeño.

Dicho esto, el juego es muy bueno para un jugador. Pero es aún mejor en compañía (como todo en esta vida o casi) podremos jugar hasta cuatro colegas, y ahí sí que se lía. La dificultad se adapta al número de jugadores y masacrar a dobles es una pasada. No solo dependemos del online, sino que además tiene co-op local, que en 2021 es motivo de fiesta nacional.

El juego me ha encantado, poco más puedo decir. Su acción es brillante, tanto como su ambientación. Tiene un progreso muy bien medido, no solo por su subida de nivel, sino porque vemos una clara evolución de nuestro personaje, de “matao” a “héroe” y lo vemos en nuestra propia forma de jugar, cada vez más tranquila, más estratégica. Siendo el dominio de nuestras armas y habilidades la única forma de superar ciertos tramos peliagudos. Ya que sin ser difícil tampoco te regala nada y no ha habido ni un maldito jefe final que no haya tenido que repetir.

The Ascent es un plan estupendo para todo aquel que tenga Gamepass, a día de hoy casi un imprescindible diría yo, eso sí, debes tener cierto interés en el género. Cosa que puede ser relativa, al tratarse de un género un poquito de nicho. Pero a poco que os llame, os garantizo que lo disfrutareis cantidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar