Análisis Subsurface Circular

Si me dicen que uno de mis juegos preferidos en lo que va de año es una aventura de texto, no sabría muy bien cómo reaccionar. No ayuda que la mayoría vienen de Japón, con todo lo que eso conlleva, básicamente, un montón de chapa. Que traducido a horas nos resulta, más o menos, a un gritón.

Pero Subsurface Circular nos propone una aventura directa al grano. En unas dos o tres horas nos cuenta todo lo que quiere contarnos, y lo hace muy, muy bien. Nos ponemos en antecedentes: somos un robot detective que viaja en metro y que casualmente va desentrañando una trama de conspiraciones, engaños y giritos hablando con los demás robots que pasan por el metro.

Y ya está, todo pasa mientras estamos sentados. No podemos hacer gran cosa, más que hablar y mover ligeramente la cámara. Yo lo he jugado en Switch y dos cosas que decir: el juego se ve muy muy fino, enseña poco, pero lo poco que se ve está muy cuidado. El otro detalle que me gustó fue que al mover la consola se mueve la cámara, que siempre da un efecto muy del futuro.

En nuestro viaje por el metro nos encontraremos robots de todos los tipos: soldados, niñeras, psicólogos, trabajadores, gente que escucha… que cobran vida gracias a la excelente prosa de Mike Bithell, que puede que os suene, porque suyo también es el hit indie Thomas Was Alone (y que hace un cameo por aquí también).

La investigación se lleva a cabo con las respuestas que nos ofrece cada conversación en particular y una serie de puntos comunes, que vamos descubriendo a medida que desentramamos la historia, y que al final no dejan de ser una suerte de inventario. Línea a línea, iremos comprendiendo dónde estamos, por qué solo vemos a robots (¿Hay humanos? ¿dónde? ¿qué papel tienen en esta sociedad?) y planteándonos las clásicas preguntas de las distopías robóticas, muy bien llevadas en este caso

Aunque sea una experiencia relativamente corta y centrada en la historia, eso no quiere decir que el título de Bithell Games no sea rejugable. Una vez que terminamos nuestro paso por este particular metro del futuro, podemos volver a empezar la aventura con un robot de más en el vagón: son los desarrolladores, que colocan a este pasajero de más para que comente la jugada. Nos habla de cómo se ha creado el juego, del arte, de las decisiones de diseño y nos da distintas pistas sobre el mundo que han construido. Toda una joya para el que se haya quedado con ganas de más y una forma de rentabilizar la inversión, dándole una segunda vuelta, quizás también eligiendo un camino distinto.

Independientemente de vuestra relación con el género, este Subsurface Circular merece ser jugado, porque toma caminos diferentes, hace cosas nuevas, pero sin alejarse demasiado de una aventura de texto clásica, y todo funciona por lo bien escrito que está. ¿No os pasa a veces que os apetece o queréis probar un determinado género, pero la inversión de horas y los tropos repetidísimos os echan para atrás? Pues aquí no hay excusa, porque no tiene ni una cosa, ni la otra; porque es un juego como pocos, para empezar y terminar de una sentada, y si lo hacemos en la Switch mientras vamos en metro, seguro que nos salta algún logro.

Leave a Comment

Required fields are marked *.