Análisis Street Power Football

Juan Cash

Juan Cash

Los aficionados a los juegos de fútbol, en su vertiente más árcade, estamos de enhorabuena, siendo el mes de agosto uno para enmarcar, con la llegada de no uno, sino de dos juegos futbolísticos, siendo el primero de ellos el hoy protagonista Street Power Football.

Este título, desarrollado por Gamajun Games, nos lleva a las calles para presentarnos un juego de fútbol donde quizás lo de menos sea el partido en sí, siendo tan solo uno de sus cuatro modos de juego, entre los cuales destacamos “Become de King” que viene a ser su campaña. En este modo comenzaremos con varios tutoriales, de la mano de la leyenda del fútbol callejero Sean Garnier, el cual nos pega una chapa interesante durante los primeros compases de la aventura. Como dato, es bastante gracioso, incluso “grunge”, como el Sean, de carne y hueso, es introducido con un horrible (pero con estilo) chroma key. El tipo comenzará a contarnos su historia, con pelos y señales, para después llevarnos a conquistar las calles, con el fin de convertirnos en los nuevos reyes del futbol callejero, ojo, en todas sus variantes, lo cual incluye los cuatro modos citados anteriormente.

Los partidos son resultones y en cooperativo ganan bastante

Street Power, no solo da nombre al juego, sino que es el modo más clásico, el partido de toda la vida, pudiendo realizarse desde uno vs uno, hasta tres vs tres. En estos alocados encuentros, el gol es lo de menos, ya que cada futbolista cuenta con una habilidad especial, la cual iremos recargando realizando regates (bastante chungos y espectaculares) o consumiendo ítems que aparecerán en el campo. Las habilidades van desde aturdir a los rivales hasta realizar tiros especiales. Al final del tiempo, el equipo con mayor número de goles se lleva la victoria.

El siguiente modo es Trick Shot, o como yo lo llamo, la pesadilla. En este modo debemos chutar a balón parado para impactar en diferentes objetos repartidos por varios tramos de un gran escenario, y hasta aquí bien, pero es demasiado robótico. Los controles no terminan de ser cómodos, y para tratarse de una prueba contrarreloj se me antoja excesivamente lento y básico, donde, por ejemplo, dar efecto al balón resulta poco fiable y totalmente desfasado.

El modo de chutar a los objetos me parece muy desperdiciado

Seguimos con FreeStyle, un clásico en el futbol callejero, y un modo que para mi propia sorpresa ha terminado gustándome bastante. Yo lo defino como una mezcla entre Guitar Hero y Street Figther, ya que tendremos que ir introduciendo combinaciones de botones (que debemos memorizar) al ritmo de la música. Cuanto más chungas sean estas combinaciones y más perfecto el ritmo sumaremos más puntos, resultando adictivo y bastante desafiante una vez avanzamos en la historia.

Por ultimo tenemos Panna, que básicamente es un uno vs uno en una pequeña pista circular con un par de porterías. Pero… ¿qué sucede? pues que los goles sumaran un punto, mientras que los caños sumaran dos. Al finalizar el tiempo, el jugador con más puntuación se alzará con la victoria. Lo curioso de este modo es que para realizar un “intento” de caño, necesitaremos recargar la barra especial, ya sea aguantando el balón o chutando, una vez recargada podremos proceder al intento, momento en el cual irán apareciendo combinaciones de botones, en concreto giros de Stick Izquierdo + botón; el jugador que ejecute la combinación más rápido (dentro del tiempo) se lleva el mini punto, al final del mini juego, el que tenga más mini puntos consigue el objetivo, ya sea realizar el caño y sumar los dos puntos o defenderse del mismo y recuperar la posesión. Curioso y divertido.

¡Uff! Ese chroma me vuelve loco

Durante Become King, iremos viajando por todo el mundo, superando distintos desafíos en todas las modalidades de juego, como ya he dicho de la mano de Sean Garnier, el cual nos felicitará si obtenemos éxito o nos animará cuando fracasemos, cosa que será bastante frecuente, porque aquí viene el problema. No bastará con superar la fase, es decir, si la prueba es por ejemplo, un partido tres vs tres en el coliseo romano, no bastará con ganar el encuentro para superar el nivel, deberemos además superar algún estúpido desafío, como haz «x» regates o toma «x» consumibles. Vamos, una lacra que se va complicando hasta niveles ridículos, haciendo repetir el nivel una y otra vez llegando a desesperar, sobre todo en el modo Trick Shot, que de nuevo me parece lentísimo.

Esta es la auténtica propuesta para un jugador que propone Street Power Football, pero la cosa no acaba aquí. Podremos jugar a cualquier modalidad, tanto en solitario, como en cooperativo e incluso online, aunque debo señalar, que a dos días de la salida del juego al mercado no he conseguido encontrar a ningún rival para el emparejamiento online (al menos en PlayStation 4). También tenemos, como no podría ser de otra forma, desafíos diarios, del palo gana «x» partidos, haz más de «x» puntos en FreeStyle, etc… los cuales una vez superados nos darán dinero para personalizar a las diferentes estrellas del futbol callejero, cosa buena, no hay ni rastro de micro pagos, y vendiendo el juego a 50€ dudo mucho que los haya.

No podían faltar los desafíos pese a estar muy poco inspirados

Sabiendo lo que ofrece el juego, vamos a hablar de cómo funciona, el control está bien, resulta sencillo generalmente, pero las animaciones son de no creérselo, en el peor sentido posible de la palabra, el juego es brusco, con un balón imantado que hace locuras a cada dos por tres, los regates lejos de ser espectaculares son ortopédicos y las habilidades especiales distan bastante de ser algo épico. La IA enemiga va a lo suyo, pasando de convertirse en tres Messis a ponerse a bailar en mitad de un ataque del rival, creo sinceramente que al juego le falta un poco de pulido y abrillantado.

Pero no todo es malo, lo cierto es que consigue crear un ambiente único, desenfadado, muy casual, para gente que quiere disfrutar de un partidillo de futbol con los amigos, sin tener que memorizar doscientos botones y combinaciones, y en ese aspecto cumple, resulta bastante entretenido y puede dar lugar a piques muy chulos, de nuevo jugando con colegas, ya sea en partido, tirando conos o haciendo filigranas con el balón a ritmo de la música, un party game de futbol en toda regla.

Hablar de arte es complicado. Tiene una personalidad muy fuerte, donde me temo el gusto de cada persona puede variar, a mi juicio es más feo que un dolor, tipografías, modelados… quizá se salven los escenarios, muy coloridos y caricaturescos de lugares muy emblemáticos (jugar en el coliseo de roma mola mil) pero volviendo al gusto personal, a mi mujer por ejemplo le resulta muy simpático y le encanta el modelado de personajes, por lo tanto lo dejaré en “cuestión de gustos”.

El rendimiento no está nada mal, siendo el problema más de programación y de bugs que de rendimiento en sí. El juego se mueve bien, cosa vital por ejemplo en la modalidad FreeStyle; estaría bueno perder un pedazo de combo por una caída de fps… Por fortuna no ocurre, quizá si sea cuestionable lo dicho antes, una IA muy mejorable y algunos bugs asociados al balón, como por ejemplo multitud de goles que suben al marcador pese a que el balón no traspasa la línea en ningún momento, en resumen, deberían mirarse las físicas del esférico.

Por último el sonido, o más bien la banda sonora, me ha gustado bastante, dentro de que no es mi género, hay un amplio abanico de canciones, todas muy acordes a pegar pelotazos en la calle y variadas entre sí. Lo malo es que adquieren el protagonismo absoluto, siendo el sonido ambiente poco más que anecdótico.

Hablamos de un título muy especial, con sus errores y sus aciertos, claro está, pero un juego que puede llegar a ganarse un hueco en casa, sobre todo se me vienen a la mente, esos hogares donde hermanos comparten la consola. Si os gusta el futbol podéis disfrutar de este Street Power Football. Si vais a jugar solos… ahí la cosa cambia, el modo “historia” se hace bastante pesado y repetitivo (culpa de los desafíos) y de momento el online está muerto, por lo tanto jugar con la IA no termina de resultar gratificante y como consecuencia es posible que os aburráis pronto. Dicho de otra forma, si os interesa bastante podéis comprarlo a sabiendas de lo dicho arriba, pero si simplemente os llama la atención, no dudéis en esperar a que baje su precio, ya que imagino será carne de cañón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar