Análisis Steelseries Arctis 3

La marca danesa, desde hace unos años, decidió pasar la responsabilidad de sus auriculares a la familia Arctis tras el buen resultado de los Siberia. La linea Arctis con su más de media docena de productos permiten al usuario escoger entre diferentes posibilidades en función de sus necesidades y, por supuesto, de su economía.

Hoy hablaremos de los Arctis 3, la puerta de entrada a esta nueva manera de entender el sonido por parte de Steelseries.

Toda la familia sigue la misma construcción con un unos auriculares over the ear que mantendrán a nuestras orejas a salvo dentro de sus cojines que la marca ha llamado AirWeave, evitando sudores indeseables y sobre todo el calor que se acumula en sesiones de media larga duración. Nuestras orejas, sin duda, estarán cómodas y no acabarán doloridas pero el calor sí que acaba pasando factura tras un tiempo, medio largo, de juego. Siguiendo con la ergonomía, el Artcis 3 destaca sobre todo por dos grandes factores.

Por un lado tenemos su construcción ligera de 272 gramos que los hacen muy agradecidos una vez puestos y sobre todo tras horas y horas de juego, es un auricular que no molesta y no presiona gracias en parte al segundo factor, su fantástica tira de tela. La familia Arctis cuenta con un elemento innovador y posiblemente el más interesante dentro de toda su ergonomía y es que entre la diadema de plástico y nuestra cabeza podremos tensar esta tira de tela para que repose sobre nuestra cabeza y de esta manera evitamos el contacto directo con el plástico. El auricular únicamente cuenta con ese tipo de regulación de tamaño (otras opciones del mercado funcionan a base de rieles dentro de la diadema por cada lado por ejemplo) y es perfecto. Resultado: máxima comodidad, cero presiones por parte de la diadema. En este sentido un 10 en cuanto a diseño y confort.

Sigamos con la estética y es que Steelseries ha optado por un linea sobria, mucho más fina y menos contundente que los Siberia y, en general, el perfil de auricular gaming. Altavoces ovalados que podremos encontrar en dos colores negro y blando siendo ambos modelos muy elegantes y prefiriendo el blanco ya que la tira de suspensión y las almohadillas mantendrán su tonalidad oscura y generan un contraste que entra fantástico por los ojos. Es un auricular que pasa desapercibido por su poca ostentosidad, y lo digo en el mejor de los sentidos, ya que ves tu a la oficina con unos auriculares de 400 gr de color amarillo chillón. Por contra, aquellos que busquen destacar por una estética agresiva no encontrarán su media naranja en estos auriculares  más gentleman.

En cuanto a conectividades entramos en una de las claves del producto y es que el Arctis 3 vive de una conexión jack de 3.5 mm que lo hacen utilizable en cualquier producto con esa entrada (el 99%) así que ya sea mando de consola, Switch o dispositivo móvil no tendremos ningún problema en el siempre agradable plug & play (en este caso plug & listen). ¿Y en PC? Por supuesto que también y además vienen con un cable 3.5 dual para separar los canales de audio y micro.

Por último, y antes de entrar en la performance del producto, decir que en su auricular izquierdo además de incorporar las entradas de conexión también vienen el mute y el volumen algo que no  me importaría nada en un wireless pero sí que obligándome a ir por cable prefiero ese tipo de controles en el cable de conexión sobre todo por su mejor accesibilidad aunque aquí entra en juego el gusto de cada uno.

Ahora sí. Entremos en materia. El controlador del auricular es de 40 mm de neodimio con una respuesta de frecuencia muy amplia (de 20 Hz a 22k Hz) que nos permitirá escuchar de manera clara y directa desde el leve susurro hasta la explosión más devastadora todo ello sin distorsión. Todo el audio nos llega de una manera muy nítida, bien diferenciado aunque tenemos la limitación de que estamos hablando de un estéreo pero una gran calidad en general tanto en juegos más minimalistas como Moss o más explosivos como Apex Legends o The Division 2.

En PC, por eso, la cosa tendrá un gran aliciente y es que contará con compatibilidad con la tecnología nativa de sonido de Windows 10, el Sonic Spatial Audio, que nos permitirá virtualizar sonido envolvente en nuestra máquina. Algo que aumentará sobremanera la calidad del audio y nuestra experiencia al tratar con sonido surround. Una ventaja importante y un plus por su calidad precio si nuestro objetivo es utilizaros en un PC. Además, también podremos aprovechar configurarlos vía el software de la marca, Steel Series Engine 3.

Por su parte, el Arctis 3 cuenta con un micro retráctil bidireccional, también en su auricular izquierdo con una tecnología de cancelación de sonido propia de la marca llamada ClearCast y una sensibilidad de -48 db .Cumple a la perfección para partidas y nuestro compañeros escucharán claramente nuestras órdenes, gritos y lamentos.

Llegamos a la parte económica y es que podemos obtener los Arctis 3 a un precio oficial de 99,99 € y ahí esta su gran problema, si los queremos para PC, ya que al no ser poco el dispendio (independientemente de que su calidad precio es más que correcta) tenemos unos Arctis 5 por 30 € más y estamos hablando de iluminación en los auriculares, sonido DTS 7.1 y posibilidad de diferenciar entre chat de voz de volumen del juego. También por 30 € más respecto a los 99,99 € tenemos su versión Bluetooth que nos otorgará más opciones tanto en PC como en consola (por ejemplo conectando por cable al mando de la consola y vía bluetooth a Discord en PC). En todo caso, si nuestro presupuesto son los 100 € nos llevaremos a casa unos auriculares en los que todo está muy bien cuidado, su confort es excelente y su audio cumple a la perfección y todo ello sin olvidarnos de su compatibilidad con cualquier dispositivo actual. Si queremos algo más, tendremos que aumentar presupuesto e ir a buscar los Arctis 5, 7 o los todopoderosos Arctis Pro.

Leave a Comment

Required fields are marked *.