Análisis Slime-San

“La falta de medios agudiza el ingenio” creo que esta frase resume bien el tono indie en todas sus ramas.

Slime-San es un juego divertido, adictivo y sorprendente, no hay más palabras que lo puedan definir con simplicidad (quizá loco). Este juego ha sido desarrollado por Fabraz, compañía responsable de Planet Diver, videojuego de velocidad disponible en android, iOS y Steam. Slime-San nos presenta a Slime… que… voy a citar textualmente la sinopsis de steam:

“Slime-san iba a lo suyo, moqueando tranquilamente en un pacífico bosque, cuando de repente… ¡apareció un gusano gigante que se lo zampó! Ahora, en lo más profundo de las tripas del gusano, Slime-san se enfrenta a una decisión: ser digerido por el cada vez más cercano muro de ácido gástrico… ¡o abrirse paso saltando, deslizándose y moqueando por los intestinos del gusano hasta volver a salir por la boca!”

Pues eso. Somos mucosidad en un plataformas original con mucha creatividad, tanta que me ha gustado como se presenta la historia (dejando en claro que es difícil crear una historia con esta sinopsis):

Aquí tenemos la pantalla de título, cuando le damos a Start Game el gusano nos come, lo cual resulta original pues es el inicio de la aventura, mientras esperamos podemos ver como Slime huye.

Pero no penséis que queda ahí la  cosa… no no… también nos encontraremos con personajes muy pintorescos y extraños:

En el interior del gusano claro, dónde podremos establecer contacto con la flora digestiva del gusano. La historia, aunque sencilla sí que engancha por el absurdo y la relación con los personajes. No es un Undertale, pero sí que es un juego capaz de mantenerte con ganas de qué habrá en la próxima sala.

Es más, podremos conocer más a fondo la vida de Slime pudiendo hacer un flashback y regresando a su hogar en el bosque con sus amigos:

En este punto me gusta mucho el cambio de jugabilidad, porque aquí Slime (por cierto, el juego es un plataformas) no saltará demasiado, no hay amenaza, podemos descansar y conocer al personaje si lo queremos, o si queremos seguir con el juego y no saber nada de particular pues no hay porque entrar en esta zona del juego. Aunque mi recomendación es sí entrar… porque esta especie de “Sueño del Cazador” que hay en Bloodborne… funciona. Funciona porque vemos la vida feliz que tenía Slime antes de ser fagocitado por el gusano y eso nos motiva con más y más fuerza a querer salir de ese infierno gastrointestinal.

Ahora hablando de la jugabilidad sólo diré lo siguiente: Rojo y Verde y Barreras.

ROJO Y VERDE

Si hay algo del diseño que me gusta, dejando de lado su cuidada estética retro, es lo llamativo que resulta la forma de guiarte. El rojo y el verde son dos colores que se complementan muy bien entre sí pero también nuestro ojo (más bien cerebro) interpreta de manera opuesta, es por eso que los semáforos tienen la luz verde y roja. Pues bien, estamos en el interior de un gusano y claro, hay jugos gástricos preparados para digerirte. Pues los jugos gástricos el juego los expresa como rojos, mientras que nuestro recorrido , nuestro camino es verde, porque somos verdes claro está.  Y al haber jugos por todas partes el diseño de niveles se torna más creativo y original. Otro punto es el tiempo para superar los niveles, al estar dentro de un gusano los jugos gástricos te persiguen, por lo tanto hay un cierto tiempo para superar cada nivel/puzle de plataformas.

DUCK NORRIS (He ahí el humor de antes damas y caballeros)

BARRERAS

Hay barreras que podremos cruzar (las verdes) al pulsar un botón y nos volveremos intocables durante un instante PERO CUIDADO, porque hay que calcular bien el tiempo que somos impalpables para la materia verde, porque el juego está pensado para que nos confiemos y entonces ¡plam! A volver a empezar el nivel, pero de manera instantánea, claro esta.

Luego hay otras barreras rompibles que hacen el juego más dinámico, pero son blancas, por tanto, al estar huyendo de los jugos a toda velocidad quizá nuestro ojo no procese la información a tiempo.

En fin, mucho saltar, correr y reír. Es un buen juego, no tan creativo en el diseño de niveles como otros semejantes del mercado, pero sí un buen juego.

Lo recomiendo mucho ya que estamos en épocas de frio y catarro.

Leave a Comment

Required fields are marked *.