Análisis Seven: The Days Long Gone

Juntar, incorporar, combinar, unir. Sinónimos todos ellos y algo que por sí solo suena bien. Tan bien como una hamburguesa con pan, lechuga, tomate, queso, pepinillos y sus 250gr de carne de vacuno. ¿Añadimos una bola de helado de chocolate encima? Vale, esto suena raro. Y es que simplemente hay cosas que no están hechas para mezclarse como, ya el tópico, el agua y el aceite.

Seven: The Days Long Gone es el juego es un Juego desarrollado por IMGN.PRO, los de Kholat, y Fool’s Theory. Este último estudio debuta y está compuesto por desarrolladores de The Witcher 2, The Witcher 3 y Hard West. La mezcla de estos dos estudios sumados a la variedad de géneros que han trabajado es importante para entender lo que es Seven: The Days Long Gone. Menciono esto porque el juego es en parte esa mezcla de géneros y un poco más.

Teriel es un ladrón experto que se ve envuelto en una trama de un imperio que desprecia por culpa de su vanidad. Después de un intento de robo fallido se ve poseído por un demonio llamado Artanak. Teriel se verá obligado ayudarlo en su misión para poder salir de la isla prisión de Peh.

Las mecánicas mezclan el género del rol de acción, como en Diablo 3 o  Titan Quest, sigilo y plataformas. Aunque pueda parecer extraño, casa bastante bien y aporta variedad. El combate es muy táctico y te obliga a gestionar los espacios. Enfrentarte a varios enemigos cuerpo a cuerpo en un espacio abierto no es una buena idea. Por eso, si dan con nosotros, debemos elegir donde combatir o escapar. Para eso Teriel cuenta con un set de movimientos propios de un traceur, que no sólo nos ayudará a evadir enemigos sino también a colarnos en lugares de difícil acceso.

Teriel no sube de nivel o consigue experiencia, esto es un punto a favor de la trama ya que él es un ladrón experto. La variante al típico sistema de árbol de habilidades son los chips de habilidades. Estos se consiguen a lo largo de la trama o se compran. Hay de dos tipos los activos y los pasivos que determinan si usan o no energía. Además, pueden modificarse aportando mejoras a una habilidad concreta, por ejemplo, haciendo que una habilidad consuma menos energía. Todo esto limitado por el Néctar, que determina la capacidad de instalar nuevas mejoras y habilidades.

La manufacturación de objetos es otra de las acciones que nuestro protagonista puede realizar. Aprendiendo recetas podemos crear objetos de alquimia u equipo. Además de fabricar equipo podremos mejorarlos en puestos de manufactura. Estos puestos de manufactura y estaciones de alquimia pueden mejorarse.

Todo estaría en perfecta armonía si no fuera por el inexistente nivel de tutorial. Es posiblemente el problema mas grave que tiene el juego. Y hablo de problema porque cierra las puertas al jugador que quiera jugar en el mismo momento que empieza la partida. Es cierto que hay un pequeño tutorial al principio del juego, pero apenas entra en detalles importantes como la infiltración, el combate, los chips de habilidad, o el modo sensorial, un modo que te destaca cosas importantes en los escenarios y te informa del rango de visión de los enemigos. La única forma de saber todo esto es entrando en el menú del juego donde podrás leer tranquilamente como funciona todo como de un manual se tratase.

La ambientación es una mezcla de steampunk (con algo más de neón) con toques de western. Dentro encontramos escenarios con multitud de caminos interesantes de explorar. Sea por encontrar una nueva ruta o para encontrar los materiales que necesitabas o información para avanzar en la trama. Ese impulso de querer explorar eso que oculta la isla de Peh es gracias al trabajo de arte y los guionistas.

Seven: The Days Long Gone es un juego muy elaborado con muchas mecánicas que se mezclan y consiguen algo nuevo dentro del RPG de acción y sigilo. Sin embargo, su falta de tutorización y la gran cantidad de elementos y mecánicas que tienen lo hacen un poco tedioso y lento. Aun así, es un juego sólido y complejo. Se nota el mimo que han puesto en este trabajo, pero hace falta que le hubiesen echado una mano al jugador.

Leave a Comment

Required fields are marked *.