Análisis Say No! More

Montse MSillero

Montse MSillero

De cazadora de Pokemons a alma que vaga por el castillo de Drangleic, no hay experiencia a la que no se apunte.

Siempre se dice que las entrevistas previas a encontrar trabajo son lo peor. Los nervios que se pasan, sentirse analizado, tener que venderse en apenas unos minutos.. Pero ¿Qué pasa cuando uno empieza a trabajar? Y me refiero precisamente a eso, a empezar. A sobrevivir al primer día o primeros días: el propio trabajo, los jefes, los compañeros… La bienvenida, tu puesto (si es que tienes puesto preparado) y mientras, el resto de plantilla observándote (eres el centro de los cotilleos).

¿Por qué pienso en ello ahora? Porque Studio Fizbin nos traen Say No! More, una propuesta muy divertida en la que comenzamos como becarios en una oficina y bueno, parece que como novatos tengamos que hacer absolutamente todo lo que nos pidan, esté relacionado con nuestro trabajo o no. Pero lo peor de todo, es que se creen con derecho a llevarse nuestro tuper de unicornio con el almuerzo y eso… ¡eso es intolerable!

Con esta premisa nos metemos en una historia absurda pero que enmascara una lección en la vida que todos debemos aplicar: saber decir NO.

Say No! More Oficina

Para empezar debemos tener claro que nos metemos en un juego que, como ellos mismos definen, es un NPG o Juego no Jugable (NO!-Playing Game). Me refiero a que lo que tendremos que hacer es decir no, no y no en un mundo en el que parece que decirlo está prohibido.

A lo largo de 8 capítulos nos iremos encontrando diferentes escenas de trabajo, algunas más reales que otras, y en las que veremos clásicos clichés de etiqueta, comportamiento, de amistad y en general de cómo se supone que uno debe comportarse en una oficina pero llevados al extremo. Todo con nuestra única herramienta para sobrevivir que, como hemos dicho, será la de decir no. Pero ojo, que tendrás que aprender a hacerlo.

Y es que aunque parezca algo simple, no lo es tanto. Pero no os preocupéis porque para eso tendremos a nuestro coach, el experto en decir no. Gracias a escuchar sus cassettes iremos aprendiendo a que un no puede significar muchas cosas y decirse de maneras muy diferentes: más irritado, más frío o con sarcasmo, hacerlo en otros idiomas e incluso cargar el no para que tenga aún más fuerza. Si a esto le sumas que puede ir acompañado de diferentes gestos como aplaudir, asentir con pasotismo, reírte de ellos…aprenderás que decirlo significa tener un poder increíble, devastador, al alcance de los más valientes y que te hará imparable. 

Say No! More NO

Pero cuidado, que no siempre debes decir no. Está bien cogerle el gusto esa palabra, y en Say No! More querrás hacerlo a cada momento, pero a veces aparecerán personajes que no te van a hacer peticiones absurdas sino que simplemente quieren hablarte, contarte sobre ellos o hacer juegos como el de aguantar la mirada. Aquí ya depende de ti si quieres escucharlos o seguir adelante soltándoles un rotundo no y apartarlos de tu camino.

Destroza el orgullo y fortaleza de esos arrogantes jefes, destroza hasta la propia oficina y sé la motivación e inspiración que necesitan otros empleados para que juntos podáis acabar con la tiranía y el abuso de poder de los jefazos. Se acabó trabajar siete días a la semana. Se acabó el no poder jugar a videojuegos. Se acabó ser el becario novato que todo lo acepta. Se acabó el aceptar un pedido de comida que no es lo que habías pedido. Se acabó el poner siempre una sonrisa para todo. Y se acabó el tener miedo a decir no.

¿Quién diría que una palabra, una palabra además de una sola sílaba, podría ser tan poderosa? Say No! More nos enseña, con ese tono disparatado, exagerado, de burla constante a los estándares de la sociedad y gracias a muchos momentos de risa, un mensaje muy serio y valioso. Decir “no” no está mal. Nos demuestran que tenemos que aprender a valorarnos más y dejar de querer siempre complacer al resto. A temer menos a las consecuencias y reacciones y ser más seguros en aquello que realmente queremos o consideramos correcto.

Pero además es curioso como con esa simpleza en su mecánica, con esa estética tan ochentera e incoherente por momentos, el juego te atrapa y quieres seguir diciendo que no, gritando no a todo el que se interponga en tu camino. Y poco a poco vas sintiendo como ese poder del no te va embriagando, dando fuerza y seguridad como si de un super poder se tratase. Un poder que está al alcance de todos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar