Análisis Razer Thresher Ultimate

Aunque no soy muy fan de lo wireless por aquello de estar pendiente de la batería, la distancia con el receptor o las interferencias, llega un punto en que es un incordio estar peleando con tanto cable y conexión. Me refiero sobre todo a jugar con auriculares en consola ya que, por lo general, estamos a más distancia de la consola que cuando jugamos en Pc. Hasta día de hoy siempre me había decantado por estar cableado pero era el momento de evolucionar y probar la propuesta de Razer para ello: los Razer Thresher Ultimate.

Desconocía la palabra Thresher y su significado en castellano pero después de un poco de consulta, doy con que hace referencia a la trilladora, una máquina agrícola que separa el grano de trigo y otros cereales de la paja. Siendo fiel a su nombre los Thresher Ultimate tienen una función principal y la cumplen a la perfección gracias a su sistema Dolby Headphone 7.1 Surround.

Por regla general, es un lujo jugar con auriculares a cualquier juego que tenga un mínimo de mimo por su sonido pero lo es más si además tenemos una separación de canales decente como la de estos Thresher, que cuentan con controladores de 50mm e imanes de neodimio. Es brutal como pueden llegar a cambiar nuestras sensaciones si por ejemplo jugamos a un shooter como Call of Duty o Battlefield, ya no entro en la ventaja que supone tener diferenciado por dónde te viene un enemigo o por dónde están pasando las balas, hablo de la inmersión en un enfrentamiento bélico, de sentir que estás allí y que un pasapurés nazi te acaba de estallar en la mesita del salón.

Tampoco hace falta irse a la guerra para disfrutar del 7.1, caminar con Aloy en Horizon Zero Dawn e ir percibiendo los diferentes sonidos de las tierras sagradas también es algo que ayuda a disfrutar más del juego de Guerrilla, ya no te digo lo que supone jugar a Resident Evil 7 con ellos puestos, un juego que cuida muchísimo el sonido y no para de putear al jugador con su atmósfera asfixiante, sus tablas podridas que crujen, sonidos desconocidos que nos hacen girarnos por si acaso tenemos a alguien en la espalda… Una maravilla pese al sufrimiento y la  intranquilidad de deambular por la casa de los Baker.

Si quería una experiencia similar, de 7.1, contaba con los Astro A40, un headset de calidad que marcaba la diferencia frente al resto pero, como decía al principio, el auricular tiene que estar conectado al amplificador para poder disfrutar de esa tecnología. La misma historia con los Tritton 720+ o, dentro de Razer, con los Tiamat. Tener las mismas sensaciones pero poder desentenderse de todos los cables es una liberación y una comodidad que a la larga se nota.

Los auriculares vienen con un receptor que podremos encajar en un sencillo pero efectivo pedestal en el que podremos colgar los auriculares cuando no los estemos usando. Todo acaba quedando muy recogido y de una manera muy elegante. Si conectamos el receptor a nuestra consola vía USB y por cable óptico ya no necesitaremos nada más y podremos disfrutar en seguida de nuestro auriculares. Lo negatvio de esta parte es que la parte posterior del receptor solo permite cambiar, en mi caso, de PlayStation 4 a Pc y, por lo tanto, no los puedo utilizar en Xbox. De ahí que existan dos modelos Thresher Ultimate los dedicados a la consola de Sony y los dedicados a la consola de Microsoft.

A diferencia de lo que suele ocurrir con los auriculares con amplificador, todos los controles de volumen, diferenciación de sonido del juego y chat, mutear,etc. están incluidos en los auriculares. Lógico porque de otra manera acabaríamos siendo dependientes en este aspecto de algo conectado a la consola. Por suerte, todo lo podemos controlar con rapidez accediendo a los dos auriculares en función de la necesidad que tengamos, acompañando al micrófono retráctil pero no extraíble.

En cuanto a mis mayores temores, duración de batería e interferencias, he quedado gratamente sorprendido. La batería alcance la docena de horas sin problemas y en varias pruebas ha llegado a esas 16h que se indica en las características del producto. El estado de la batería lo conoceremos por un pequeño piloto que irá cambiando de verde a rojo y que al final  acabará emitiendo pitidos para avisar que la batería está llegando a su fin. Los podemos tener cargados completamente en unas cuatro horas conectándolos vía USB por ejemplo a nuestro Pc.

En cuanto a las interferencias, nunca he tenido ningún tipo de problema ni de micro cortes ni de retraso en el audio respecto a lo que vemos en pantalla. La distancia máxima de garantía de no interferencia ni lag son 12 metros y los cumple a la perfección.

Por último, su estética es sobria y marca de la casa en cuando al sistema de metal de rejilla en sus auriculares. Cada uno de ellos está detallado con el signo de Razer iluminado (en azul en caso de la versión de PlayStation y en verde en la de Xbox). Las almohadillas son de espuma con memoria, que nuestras orejas agradecerán tras partidas muy largas, y están acabadas con cuero sintético que evitará posibles sudores o calores exagerados. La diadema es de plástico y se le ha dado mucho juego a la hora de poder adaptarse a todo tipo de cabezas. Además unas bisagras previas a cada auricular permiten girarlos hasta 90º cada uno. Su peso es ligero, 408 g, y la verdad es que son una pluma incluso después de pasar horas y horas con ellos puestos.

Su precio oficial es de 279,99€. Un precio elevado pero estamos hablando de un producto premium de alta calidad. Sin embargo, eso no quita que la posibilidad de poder utilizar el mismo producto para ambas consolas hubiese suavizado el hachazo. Por otra parte, a diferencia de otros auriculares, no podremos utilizarlos en otros dispositivos salvo la consola o el Pc ya que al no contar con tecnología Bluetooth no podremos conectarlos a nuestro móvil o tablet por ejemplo. Así que si queréis un auricular todo en uno, tendréis que buscar en otra parte.

¿Su precio lo vale? Claro pero es no quita que sea un gran dispendio y que tengamos otras ofertas en el mercado que puedan cumplir las necesidades básicas. Por otra parte, si queremos un audio excelente, que nos ayude a sumergirnos más en nuestras partidas, los Thresher Ultimate son una grandísima opción a tener en cuenta, de las mejores, y además la comodidad que proporciona el wireless es un añadido del que me parece me va a costar desprenderme.

Leave a Comment

Required fields are marked *.