Análisis Razer Seiren X PS4

Es un clásico, al menos para mí, darme cuenta de lo prácticas que son ciertas cosas cuando por un motivo u otro se me priva de ellas y no puedo seguir utilizándolas. Algo así como cuando estás resfriado y recuerdas lo bien que se está sin moquear, sin tener la nariz como un reno navideño y sin dolor de cabeza. Echas de menos tu bienestar y tus costumbres mientras maldices a los Dioses Antiguos no haber valorado como se merece tu estado anterior. Algo así me ocurrió cuando durante un tiempecín, cuando no pude utilizar el Razer Seiren X PS4.

Este miembro de la familia de micrófonos Seiren X mira directamente a PlayStation 4 como target porque, principalmente, con solo enchufarlo por vía USB ya tendremos un micro listo para hablar con nuestro grupo o bien ponernos a retransmitir como cosacos. Cuenta con la licencia oficial de PlayStation 4 , que garantiza total compatibilidad y cero problemas. Para celebrarlo, en lo estético, mezcla un cuerpo negro con una rejilla azul, característico de Playstation 4, y lleva grabado el signo de PlayStation en la parte trasera así como las palabras Razer en sus laterales.

Posiblemente, lo que más me guste de este micrófono de condensador sea su simplicidad y su efectividad. A primera vista es un aparato sencillo, con una entrada jack para auriculares en su parte inferior junto a la entrada mini USB, en la parte frontal un regulador de volumen y el imprescindible botón de mute que se ilumina. Fin. Cero complicaciones.

El Seiren X PS4, como sus hermanos Black, Mercury o Quartz, es un micrófono de patrón supercardioide. Eso significa que está pensado para recoger nuestra voz en un abanico frontal un poco más recogido que los cardioides. Eso ayuda a que no recoja sonido ambientales o a un familiar gritando desde la cocina y que siempre el protagonista sea nuestra voz. No está pensado por ejemplo para hacer entrevistas presenciales con uno enfrente del otro o mesas redondas ya que el que se ponga en la parte posterior del Seiren X no quedará bien recogido. Como digo, el micro está pensado para recoger nuestra propia voz pero funciona a las mil maravillas si, por ejemplo, alguien se sienta a nuestro lado como hacemos Montse y yo en el podcast. Los resultados son excelentes tanto en PC como en PlayStation 4; obteniendo el mismo resultado que otras opciones más caras del mercado.

Otra cosa interesante es que el cuerpo del micro se tiene que juntar a una peana y dicha peana, además de darle estabilidad, nos permite inclinar el micrófono para direccionarlo a nuestro gusto. A esto le sumamos que cuenta con un sistema de suspensión de control de impactos que evita que cualquier toquecito, golpe o evento inesperado (suave, tampoco le lancemos un cohete al micrófono) no tendrá ninguna efecto en nuestra grabación que continuará siendo clara y precisa. A tener en cuenta también que, si conectamos nuestros auriculares vía jack al micro, podremos controlar desde el propio micro el volumen y, además, tendremos una garantía de latencia cero entre lo que hablamos y escuchamos, evitando así ese incordio de eco o retraso que puede poner de los nervios a más de uno.

Vamos con otra de mis preferidas. Tanto su peso como su volumen son ideales. El micro pesa únicamente 383 gramos y de altura no llega a los 19 cm. Esto lo convierte en un gran amigo para viajes o para ir moviéndolo por casa si queremos utilizarlo en nuestro salón o en nuestro despacho con el PC. Además, como comentaba antes, el micro lo forman el cuerpo y la peana que se desmontan con facilidad y facilitan su transporte.

Resumiendo, el Razer Seiren X PS4 es un micro que quizá no sea tan navaja suiza como otras opciones que pueden cambiar de patrón, por ejemplo, pero sí que lo que hace, lo hace muy bien. Un sonido muy claro, perfecto para retransmitir, es lo que tendremos si optamos por esta opción de Razer que, además, gracias a sus dimensiones y peso lo hacen perfecto para llevárnoslo por ahí. Si a eso le sumamos que esta versión PS4 tiene el certificado de PlayStation, puede ser una gran herramienta si nuestro fin es hacer streaming desde la propia consola por un precio oficial de 109,99 €

Mi vida ahora pasa por no sin mi Seiren X. No lo tuve durante un par de ocasiones que tuve que grabar y me tocó volver a mi micro antiguo, más caro y más complejo (tocó configurar, probar patrones y claro, sin posibilidad en PlayStation 4). Al final, lo que yo busco es conectar y grabar. El plug & play de toda la vida y con este micro lo tengo y además con un gran resultado.

Leave a Comment

Required fields are marked *.