Razer Mamba

Análisis Razer Mamba

El que fuera buque insignia de la compañía ha sufrido una serie de cambios, tanto estéticos como internos, que lo han remodelado por completo trayendo consigo importantes pros y contras.

El Razer Mamba siempre ha sido el producto estrella de Razer o al menos siempre he tenido esa sensación. Un ratón todo terreno, de poderoso aspecto y con unas especificaciones de lujo que estaba un paso por encima tanto del Death Adder (aunque este último siempre ha sido el favorito de la comunidad de eSports) como de los periféricos más enfocados a cierto tipo de jugadores como el Naga (para la comunidad MMO) o el Hex (MOBA y ARPG).

El caso es que con la llegada del sistema de iluminación Chroma y tras pasar diversos productos por el quirófano para incorporarles la nueva capa de chapa y pintura, era cuestión de tiempo que el Mamba también se actualizase.

El aspecto en líneas generales no ha variado demasiado, sigue siendo similar al Death Adder, pero subiendo un punto de agresividad, provocada por un mayor pronunciación de los bordes de los botones delanteros. Sigue manteniendo dos botones en la parte superior, que por defecto sirven para controlar la sensibilidad on the fly, y dos en la parte lateral izquierda, evitando así que el ratón sea un bastión para los zurdos ya que por forma el ratón se podría adaptar perfectamente a ambas manos.

En cuanto a la comodidad, el ratón se adapta perfectamente y permite horas y horas de juego sin que se nos resienta la mano. Se han modificado los laterales, agregando una capa de goma que mejora nuestra sujeción y mejora el ratón tanto estéticamente como ergonómicamente. También parece que ha mejorado la textura que recubre el ratón ya que en versiones anteriores terminaba por pelarse y parecía que el Mamba estaba pidiendo en el metro. Por lo que parece, esto se ha resuelto para esta edición porque lleva tiempo bajo mi mano y no parece que vaya a ocurrir.

La rueda también ha sufrido ligeras modificaciones en sus exteriores, potenciando todavía más sus relieves. Además, nos añadirá tres botones más ya que al clásico click de la rueda se le añade la posibilidad de presionar la rueda hacia izquierda y derecha para en total contar con 9 botones en todo el mouse.

Si por algo llama la atención el nuevo periférico es, sin duda, por las dos líneas de color configurable que recorren sus extremos superiores. La iluminación Chroma (que permite todo tipo de efectos y posibilidades como ya hemos comentado en otros análisis de productos Razer) le sienta de maravilla y hacen al Mamba el ratón más llamativo de toda la gama. Está claro que si sois de aquellos que aprecian el valor cosmético de un periférico, el Mamba os llegará directamente al corazón.

Desgraciadamente, el logo de Razer que está en la parte inferior del ratón no viene iluminado como sí que lo está en otros ratones con efecto Chroma incluida la versión Tournament Edition del propio Mamba de la que hablaré al final del artículo. Así que en el caso que nos ocupa, podremos jugar con el espectro de colores tanto en las líneas superiores que comentaba como las de los laterales de la rueda.

En cuanto a la parte técnica, el Razer Mamba es una ratón con la posibilidad de utilizarlo tanto wirless como conectado vía USB. Si optamos por la opción wireless tendremos que tener a mano la base de carga, que en su base también podremos aplicar efecto Chroma, por si el ratón se nos queda sin batería tras 20 horas de autonomía (que en nuestras pruebas están más cerca de las 15h).

El ratón cuenta con un sensor láser 5G que llega hasta los 16.000 dpi. Aunque pocos seamos los que podamos llegar a esa precisión (o contemos con resoluciones superiores para que de un soplido el ratón no vaya de esquina a esquina del monitor) ahí está para los valientes el llamado sensor más preciso del mundo.

Una novedad interesantísima de este nuevo Mamba es la de poder ajustar la presión sobre los dos botones principales. Justo encima del sensor encontramos dos tornillos que podremos ajustar (con un mini tornavís que viene con el ratón) para incrementar o reducir la fuerza con la que queremos que se activen los botones Hyperesponse del ratón. Así, en función del juego, podremos adaptarnos a nuestras necesidades y decidir si queremos potenciar nuestro fuego rápido o que cada click sea una losa. La decisión es totalmente nuestra y eso siempre es de agradecer y realmente se nota.

Antes comentaba la existencia de una Tournament Edition y es que al Mamba le ha salido un hermano pequeño que se asemeja en todo, salvo en que únicamente funciona vía cable y que no cuenta con la opción de modificar la fuerza de los botones principales. Además, este Tournament Edition sí que permite aplicar efectos Chroma al logo de Razer y está a un precio oficial de 99,99€.

¿Pero cuánto vale el Mamba “normal”? Pues la friolera de 179,99€. Caro, sí. La posibilidad inalámbrica dispara el precio de la versión completa del ratón que pese a tener unos excelentes atributos y un diseño llamativo, el precio sube demasiado. Está claro que si nuestro principal requisito es no estar atado a un cable, la cosa cambia aunque tenemos opciones, dentro de la casa, más económicas, como el Naga Epic Chroma (159,99€) o el Ouroboros (149,99€). El primero está destinado más al uso en MMO’s y el segundo técnicamente no es tan potente pero ofrece otras particularidades como una mayor personalización ergonómica.

En todo caso, si no nos importa estar conectados, el Tournament Edition a priori parece una opción más asequible. Obtenemos especificaciones y aspecto idénticos (incluso mejor, ya que el logo se ilumina) pero perdemos la posibilidad de regular la presión de los botones. Si queremos un ratón similar pero de diseño un pelín más sobrio tenemos el Death Adder Elite por 79,99€ que llegará la semana que viene y también apunta maneras.

Fuera de Razer también tenemos grandes opciones como el G403 Prodigy Wireless de Logitech por 125€ o el Sensei Wireless de Steelseries por 159,99€.

En definitiva, los nuevos Mamba son unos periféricos totalmente recomendables. Sus notables prestaciones, su comodidad y aspecto único los convierten en una sabia decisión pero, en el caso de la opción wireless, el precio puede resultar demasiado prohibitivo.

Leave a Comment

Required fields are marked *.