Análisis Razer Kaira

Daniel Ureña

Daniel Ureña

Fundador y sufridor de Invisible Movement.

Si hace poquito os hablamos de la vidilla que le daba el Razer Wolverine V2 a la nueva generación de Microsoft, hoy volvemos con otro periférico para Xbox. Es el turno de hablar de los auriculares Razer Kaira.

Diseñados teniendo en mente a Xbox Series S/X (aunque también funcionan en One), los Razer Kaira son unos auriculares inalámbricos que destacan por su accesibilidad. Da la sensación de que Razer ha querido que el jugador no tenga ninguna complicación con ellos y es que su principal característica es que, gracias a Xbox Wireless, se conectan al instante con nuestra consola. Nada de adaptadores USB, aplicaciones, ni demás historias. Mantenemos el botón de encendido y listo. Para el primer uso, únicamente, tendremos que sincronizarlo como haríamos con un mando nuevo por lo que ya os podéis imaginar la sencillez del asunto.

Los auriculares siguen la linea de los productos basados en las consolas de Microsot. El negro predomina por todo el periférico, con las letras RAZER en relieve en la parte superior, mientras que el clásico verde adorna la espuma de la diadema y perfila ambos altavoces. Como no, en la parte exterior de cada auricular, tenemos la triple serpiente grabada, también en verde.

En cuanto a la calidad de audio, los Kaira vienen con unos controladores de 50mm Razer Triforce con diafragmas de titanio. Eso viene a significar la posibilidad de escuchar y diferenciar perfectamente sonidos graves, medios y agudos y no quedarse en un abanico mucho más corto y que nos saque de la experiencia. Ayuda también el diafragma de titanio que le da a las voces una mayor claridad. La teoría como veis es genial y realmente la práctica también. Jugar con los Kaira es una delicia y mira que nunca he tenido demasiada confianza del sonido inalámbrico por aquello de la tardanza de respuesta o de la calidad. Al contrario, son una gran opción para cualquier tipo de juego ya sea The Medium, Yakuza: Like a Dragon o Doom Eternal. En todos los registros, la calidad del sonido es excelente ya sea durante el follón que es la masacre de demonios en el shooter de ID Software como el diseño de sonido más íntimo del juego de suspense de Bloober Team. El auricular aprovecha el sonido envolvente de Microsoft, Windows Sonic, por lo que tendremos garantizado el ansiado surround.

Si sois de esos a los que les gusta configurar el sonido totalmente a su gusto, gracias a la aplicación que podremos descargarnos en la consola (Razer Headset Setup), personalizaremos a nuestro gusto tanto la ecualización como el control del micrófono entre otras cosas. Opción que podremos controlar on the fly con el botón de sincronización del auricular.

Hablando de micrófonos, si el audio está a la altura, su micro cardioide le sigue la estela. La opción de los Kaira es la de contar con un micrófono flexible, no extraíble, que cuenta con la tecnología HyperClear que nos dará claridad en nuestra voz y además incorpora cancelación de ruido y captación de voz. Esto da como resultado conversaciones claras, sin ruidos de fondo y una calidad de voz notable. Lástima lo del no extraíble ni retráctil ya que a veces puedes llegar a molestar y tengamos que «apartarlo».

Vamos con otro punto importante que es su comodidad. Si os gusta jugar con auriculares, es vital que al cabo de un determinado tiempo de juego no os ardan las orejas o la diadema se os clave en la parte superior de la cabeza. El poco peso de los Kaira (290 gramos) los hacen ideales para largas jornadas. También ayudan muchísimo las almohadillas de espuma viscoelástica Flowknit que permiten una gran transpiración evitando el fatídico sudor y el peor todavía calor que hace que nuestras orejas ardan como si no hubiera un mañana. Ya sea como la que tenemos en la diadema como las de los altavoces, las espumas cumplen su función perfectamente, haciendo que los auriculares nos queden como un guante y no notemos una presión excesiva en ningún punto. Añadimos también que la diadema permite ajustarse y que los auriculares pueden girarse 90º.

Volviendo a la sencillez que comenzaba al principio, todo lo que necesitamos para nuestras partidas lo tendremos al alcance de la mano. Mientras que en el auricular derecho tendremos el botón de sincronización (y ajuste de ecualización) y la ruedecilla de balance entre chat de voz y de juego, en el izquierdo tendremos la ruedecilla de volumen general, el botón de encendido (con su led correspondiente), el interruptor de silencio y el puerto de carga vía USB C. Nota especial ese interruptor que nos permitirá mutearnos y es que me parece un gran acierto para no confundirlo con otros botones y para que por error no nos silenciemos sin querer. No sé el resto pero yo, con otros auriculares, ya la he liado alguna que otra vez con este tema.

En cuanto a la batería, tenemos unas generosas 15 horas de autonomía. El periférico nos avisará ya sea con el led de encendido en rojo, o mediante sonidos, que la batería llega a su fin por lo que no será mucho problema en conectar el cable incluido ya sea en nuestro PC o en la propia consola o donde sea.

¿Y los usuarios de PC? La verdad es que no es la mejor opción para un usuario exclusivo de PC. Sí que es cierto que se pueden llegar a utilizar pero al carecer de conectividad Bluetooth, ni la posibilidad de enchufarle un cable jack, para que funcione tendríamos que comprarnos un adaptador de Xbox Wireless para nuestro ordenador y la verdad es que no tiene mucho sentido. Si tenéis una fijación tremenda con los Kaira, siempre podéis optar por los Kaira Pro que son un modelo ligeramente más completo (y un pelín más caro) ya que tiene conectividad Bluetooth y opción de iluminación con Razer Chroma.

En definitiva, los Razer Kaira son una opción totalmente recomendable si sois usuarios de Xbox. El uso de Xbox Wireless es inmejorable, dándonos una latencia y una conexión instantánea. Sus dotes técnicos son notables tanto en su calidad de audio, ofreciendo sonido envolvente gracias a Windows Sonic, como en su micrófono que es perfecto para el uso que le vamos a dar.  Es cierto que podría tener algunas características más avanzadas, como la cancelación de ruido en sus auriculares, la posibilidad de extraer el micrófono o mayor conectividad, pero eso aumentaría su precio y quizá disminuiría el amplio target para el que parecen estar destinados. Si ponemos todo esto en un lado de la balanza, mientras que en el otro añadimos los 119,99 € que cuestan, tenemos un producto de calidad a un precio razonable y eso siempre merece nuestra atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar