Análisis Project CARS 3

Algo pasa en Slightly Mad Studios. Lo que empezó como un estudio centrado en juegos de conducción, más bien tirando a simuladores, últimamente no ha dejado de dar bandazos. Desde una consola con el perfectísimo nombre de Mad Box a un desastroso uso de una de las licencias más importantes en esto de los coches, con el más que mediocre Fast & Furious: Crossroads hace cosa de un mes. Los pocos que lo jugamos todavía tenemos flashbacks e intentamos olvidarlo jugando compulsivamente a Wheelman, también de Vin Diesel y también ambientado en Barcelona. Y solo tiene 11 añitos. Da la impresión de que la compra de Slightly Mad Studios por parte de Codemasters no ha sentado del todo bien al estudio, que parece centrarse en sus puntos más débiles y olvidarse de lo que ha hecho que sus juegos sean un éxito. Pero para darle la vuelta a la tortilla y empezar con buen pie, esta vez sí, tenemos un casi inesperado Project CARS 3, la franquicia estrella del estudio. Solo que la tortilla es sin cebolla, le falta sal y tiene pinta de estar recalentada de hace dos días.

Como comentaba antes, Project CARS es la franquicia de Slightly Mad Studios. La primera entrega se construyó como un simulador con una buena base donde construir algo más grande y en la segunda parte se pulieron detalles, se mejoró la accesibilidad y se añadió un montón (pero un montón) de contenido, quizás demasiado. Project CARS 3 no es esto. Project CARS 3 no es una secuela al uso y de sus hermanos menores solo toma el nombre y los assets. Tampoco pasa nada. Es un poco una engañifa ponerle un 3 detrás del nombre, cuando poco tiene que ver con los juegos anteriores, pero bueno, aquí sabemos a lo que venimos; esto es, un juego que se aleja de la simulación para darnos una experiencia más arcade, más directa y que pone menos trabas a la diversión. Sale mal.

El juego nos da la bienvenida con un menú que parece sacado del mejor free to play para móviles. Bueno, quizás no del mejor, más bien, un free to play cualquiera. Tras cada carrera iremos subiendo de nivel (obviamente) y desbloqueando mejoras para el coche (esto es 2020). Una pena que tanto el nivel como las mejoras no sirvan para nada más que para crear una falsa sensación de progresión. Algo que sí es nuevo es la posibilidad de personalizar el aspecto del coche, eso sí, solo el aspecto, porque ni siquiera las mejoras aerodinámicas se ven reflejadas en el modelo del coche.

Pero vamos al melme de la cuestión, y lo más importante en un juego de coches: la conducción. Al eliminar la parte de simulación (no se simulan los neumáticos, tampoco hay clasificación previa ni pit stops), se ha cambiado el modelo de conducción para que sea más sencillo, más arcade, pero en vez de eso se ha conseguido un manejo un tanto torpe, aburrido e inconsistente. Los coches o no tienen peso, o pesan demasiado, o qué sé yo. Es una sensación extraña la de ir a 200 por hora y no sentir nada. No estamos ante un Forza o Driveclub, quienes creo que han dado en el clavo en cuanto a conducción arcade se refiere. Hay que decir que el control es mucho peor con volante y pedales que con un mando normal, así que si tu intención es jugar exclusivamente con con mando (y ya has terminado con Driveclub, Forzas y Grandes Turismos) Project CARS 3 no es una mala opción. O es la última opción, según como se mire.

Uno de los supuestos puntos fuertes de Project CARS 3 es la cantidad de contenido que tiene. Literalmente cientos de coches y de circuitos. La pena es que no es posible ajustar los modelos de conducción de esos doscientos coches, y su manejo es inconsistente, y da la impresión de que hay ¿diez? modelos de conducción pegados sobre todo el plantel de coches. Algo parecido pasa con los trazados, con algunos (la mayoría de los circuitos reales que ya existían en Project CARS 2) siendo verdaderas obras de arte, que se ven de lujo y son fieles a su contrapartida en la realidad. No se puede decir lo mismo de los trazados nuevos, irregulares y con escaso detalle. Detalle que se ve emborronado por el rendimiento y los gráficos del motor, que por alguna razón, aún pudiendo llegarse a ver muy bien, como en Project CARS 2, tiene un rendimiento mucho peor, tanto en PlayStation 4 como en PC, las dos versiones que hemos podido probar.

Mientras jugaba a Project CARS 3 no he podido dejar de preguntarme: ¿para quién es este juego? De seguro no es para alguien interesado en los simuladores, como las entregas anteriores. Tampoco es para el que busque una conducción arcade frenética, porque no lo tiene. Lo único que tiene sentido es que Slightly Mad Studios busque las migajas del resto de títulos de carreras, y que de alguna forma consiga atrapar a los jugadores cansados del resto de juegos. Complicado, porque estamos un poco en una época dorada de los juegos de conducción, y hay algo para todo el mundo y para cada momento.

Empecé hablando de lo particular que es Slightly Mad Studios, y quiero terminar tirando de ese hilo. ¿Qué le deparará al estudio en el futuro? Me pregunto si terminarán de ser absorbidos por Codemasters, que ya tienen un catálogo enorme de juegos de conducción de todo tipo, y seguro que una mano no les vendría mal, sobre todo cuando tienen títulos anuales como Formula 1 o tienen la licencia de WRC a partir de 2023. Volver a Project CARS con una eventual cuarta parte me parecería hasta contraproducente. Creo que la franquicia ya ha tenido bastantes altibajos y está lo bastante maltrecha como para intentar rescatarla. Y es una pena, porque si algo han demostrado en Slightly Mad Studios es que tienen la tecnología y el buen hacer como para crear juegos de automovilismo sobresalientes. Sin ir más lejos, Reiza Studios, básicamente un estudio indie brasileño, licenció el Madness Engine, motor que mueve la franquicia Project CARS, para crear uno de los juegos de conducción con más proyección de los últimos años, Automobilista 2. En resumen, creo que Project CARS 3 no deja contento a nadie, y como mucho es tibio, además de ser muy complicado de recomendar cuando tenemos un abanico tan enorme de juegos de conducción de todas las clases y para todo tipo de jugador y momento.

Leave a Comment

Required fields are marked *.