Análisis Poison Control

Daniel Ureña

Daniel Ureña

Fundador y sufridor de Invisible Movement.

A veces hay títulos que por mucho que pongas de tu parte no te convencen. Tienen cosas, apuntan maneras, te llaman por aquí o por allá pero al final no acaban de hacer clic en ningún momento. Acabo poniendo más de mi parte para redondear un resultado final que no estaba a la altura de mis expectativas. A veces, muchas, le perdono los tropiezos porque compensa con grandes aciertos y, en otros casos, simplemente agacho la cabeza, suspiro y pienso en lo que podría haber llegado a ser.

Poison Control pudo haber sido mucho más y ha terminado conformándose con demasiado poco. Desde el primer momento en el que Nippon Ichi anunció el juego me llamo la atención. Su estética y su humor negro eran sus grandes bazas, apoyados por un gameplay ambiguo de esos que piensas: “hasta que no lo pruebe…”. Realmente el juego cumple lo que propone pero de una manera demasiado sencilla y poco trabajada.

En el juego acabaremos (podemos elegir género) en una suerte de lobby de los infiernos aliados con Poisonette, algo así como una súcubo kawaii, con el objetivo de ganarnos un ticket hacia los cielos. Para ello deberemos purificar las almas de pobres infelices que han generado sus propios infiernos debido a diferentes tragedias. El duo protagonista deberá acceder a cada infierno personal, descubrir qué está pasando y, a poder ser, “liberar” a la pobre alma. Un planteamiento interesante, muy de Persona, por aquello de sacar lo que tenemos dentro y manifestarlo en un espacio, pero aquí en una versión muy reducida y aunque se tratan temas muy serios, en la mayoría de los casos el humor negro prevalece.

Por ejemplo, tenemos a un niño que pierde a su mascota e intenta superar la pérdida marcándose como objetivo sobrecargar el cielo para que el overbooking celestial le devuelva a su perro. Solución: primero acabar con insectos y luego para que el Cielo se llene más rápido intentar acabar con su madre. Tenemos casos de suplantación de hermana gemela, de una fanboy de idol, de sueños incumplidos, de supuestos abusos sexuales, de una autora de literatura erótica… de todo un poco y curiosamente, sin ningún motivo justificado, todas las almas perdidas son mujeres. Tampoco ayuda el tono ecchi ligerito que, una vez más, nos dejará a una mujer obsesionada con su poco pecho y sorprendiéndose con el desproporcionado busto de la vendedora infernal. Una mejor afinación en el tono, sin perder su humor pero si mejorando el tratamiento, hubiese dejado casos mucho más interesante que invitasen a la reflexión de problemas que ocurren en nuestra sociedad día a día.

Tampoco está a la altura el núcleo del juego. Poison Control es un shooter en tercera persona en el que con nuestro protagonista tendremos diferentes armas para acabar con los enemigos y podremos ponerlo a dormir (literal) para pasar a controlar a Poisonette y que se dedique, en un tiempo limitado, a purificar la miasma venenosa que corrompe los infiernos. Una vez más, el planteamiento es interesante pero no va más allá. Como shooter es tosco, muy poco variado y con una mecha muy corta. Iremos consiguiendo diferentes armas que le aportarán un poquito de dinamismo pero aún así, después de unos cuantos infiernos purificados ya lo habremos visto todo. La idea de intercalar entre ambos personajes es interesante pero al final únicamente se utiliza para purificar y, como mucho, si purificamos con un enemigo dentro del miasma, le haremos un plus de daño. Nada de combos entre ambos ni algo similar; como mucho podremos acabar mejorando la velocidad de Poisonette y el tiempo que tenemos de uso.

Como habilidades especiales tenemos un ataque potente en zona alrededor nuestro que es perfecto cuando te acorralan y una voltereta para esquivar ataques que, quizá, utilicé dos veces en toda la partida. Luego el sistema de recarga de nuestras armas principales tiene lugar con el paso del tiempo o purificando miasma y es un terrible decisión de diseño que, a veces (demasiadas), lastra muchísimo el ritmo sobre todo al principio del juego que nuestro arsenal es muy corto.

Nuestros objetivos en las misiones tampoco serán demasiado variados. Realmente, la gracia del asunto es conocer qué está pasando con el alma de turno ya que, por regla general, estaremos matando X enemigos o purificar una cantidad X de miasma en todas las misiones. Como extra podremos conseguir unos coleccionables que, de hacernos con todos, nos darán una nueva arma.

Fuera de las misiones tampoco es que tengamos nada que hacer. Simplemente, la única opción disponible es ir a una tienda que vende un único objeto. Entre menús podremos configurar nuestro equipo a base de las almas transformadas en habilidades pasivas y armas que podremos equipar y mejorar. La única nota de variedad será que a veces, en algunos momentos en las misiones y fuera de ellas, nuestros protagonistas hablarán entre ellos y nos dejarán elegir un tipo de reacción que nos hará subir uno de los atributos que marcan nuestra relación con Poisonette, resultando en una mejora para nuestro personaje; también un intento de acercarse a los Persona.

Al final lo que más brilla es lo que más me llamó la atención que es su estética y ese rosa predominante en casi todo. El juego tiene una personalidad única a la que se le podría haber sacado mucho más partido. Los infiernos son curiosos pero una mayor variabilidad, más a juego con el trastorno del alma, hubiera sido de agradecer. Incluir a más personajes también hubiera sido un acierto para darle más dinamismo ya que los que hay, como por ejemplo las locutoras de radio, que son la versión oscura de las de Splatoon, funcionan muy bien.

Poison Control tuvo un buen nacimiento pero no ha sabido crecer adecuadamente. Las buenas ideas no están nada desarrolladas y es una pena porque con más atención, unas mecánicas más trabajadas y pulidas, se podría haber convertido un interesante título alternativo. Por desgracia, y muy a mí pesar, no ha sido así

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar