Análisis Out There

Daniel Ureña

Daniel Ureña

Fundador y sufridor de Invisible Movement.

No hay nada peor que un imprevisible viaje espacial. Si tenéis pensado embarcaros en uno, tened en cuenta que un sencillo viaje de exploración a Jupiter puede convertirse en una auténtica pesadilla a través del tiempo y el espacio.

 Out There nace con ese planteamiento. Mi-Clos Studio ha creado una especie de roguelike espacial en el que nuestro objetivo será intentar volver a la Tierra, pero por encima de todo, sobrevivir, algo que en el espacio está muy caro.

Tras un encuentro inicial con una especia alienígena superior, seremos capaces de viajar entre los diferentes sistemas del vasto Universo, explorar los diferentes planetas que lo compongan y recolectar diferentes materiales, así como entablar contacto con otras especies. Out There es, a priori, un juego muy sencillo, pero tras varios minutos en el espacio, nos daremos cuenta de la pesadilla que nos espera.

Out There

Cada acción que queramos realizar en el juego tiene un coste de recursos así que, básicamente, nuestra tarea será la de administrar los recursos de la nave: combustible, oxígeno y la integridad de la nave. Si llegamos a cero en cualquier de estos tres, estaremos totalmente perdidos, perderemos el conocimiento y volveremos a empezar, perdiendo todo nuestro cargamento. Así de duro es el espacio. Para mantener nuestros recursos arriba, será vital lanzar sondas para conseguir más fuel o taladrar la superficie planetaria para conseguir más hierro, así como visitar planetas con una atmósfera apta para nuestro astronauta y así rellenar nuestros tanques de oxígeno.

Además, de los recursos básicos encontraremos otros elementos de la tabla periódica que nos permitirán crear nueva tecnología, como poder viajar por agujeros negros o poder dar mayores saltos entre sistemas para llegar lo antes posible a nuestro destino. Todo el cargamento que consigamos irá bien resguardado en la bodega de nuestra nave, que es limitada y muchas veces deberemos sacrificar tener acopio de combustible y lanzar al espacio otros elementos secundarios, dejando de lado posibles mejoras para nuestra embarcación.

Cada partida será totalmente diferente de la anterior, ya que el mapa galáctico no tendrá nada que ver con el de nuestra última partida, además, cada salto estelar viene acompañado con un efecto azaroso que puede afectarnos para mal, sufrir una falla en nuestra nave que provoque una fuga de combustible, o para bien, durante nuestra travesía podremos aprender nuevas tecnologías o dar con algún alijo de recursos, además de algunas sorpresas que esconde el juego.

Out There

En primera instancia, puede recordar a otro roguelike espacial como es el grandioso, y también muy difícil, Faster Than Light, pero mientras que en el juego de Subset Games la gestión y estrategia en el combate tienen suma importancia, en Out There jamás entablaremos combate con nadie, como mucho nos pegaremos cabezazos contra la pared por haber tomado una mala decisión. Nuestros encuentros con alguna de las muchas especies que pueblan la galaxia siempre se saldarán con una sencilla conversación en un idioma del que no entenderemos nada inicialmente, ya que a medida que nos vayamos encontrando con la misma especia, iremos aprendiendo palabras de su idioma. Con suerte, nuestros nuevos amigos del espacio exterior nos darán recursos o ese preciado ítem llamado Omega.

Nuestra odisea espacial viene acompañada de un interesante apartado artístico: Las conversaciones son mediante cuidadas viñetas, con un dibujo exquisito que se adapta a la aventura desconocida, oscura y reflexiva que el equipo de Mi-Clos Studio pretende que vivamos. Al mismo nivel se encuentra la excelente banda sonora de Siddhartha Barnhoorn, conocida por la partitura del galardonado Antichamber.

Out There

Out There es ciencia ficción en estado puro. Personalmente, dada esa capacidad aleatoria que se esconde tras cada salto estelar, me recuerda al Pórtico de Frederik Pohl, por supuesto no por su argumento sino por esa sensación de viajar hacia lo inexplorado, sin saber qué va a pasar o qué va a ser de nosotros. ¿Seremos capaces de llegar a nuestro destino o vagaremos eternamente por el espacio? Cada partida que hagamos será un reto a nuestra supervivencia y las múltiples muertes que suframos nos animarán a volver a empezar y a explorar el espacio exterior.

Actualmente, el juego se encuentra disponible para iOS y Android, pero en breve desembarcará una versión mejorada en Pc, Mac y Windows Phone, además de actualizar gratuitamente las originales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar