Análisis Observer: System Redux

Juan Cash

Juan Cash

En ocasiones, se vuelve a lanzar un título pocos años después de su lanzamiento. En la mayoría de ocasiones introduce leves mejoras, así como algunas pinceladas de nuevo contenido. Pocas veces me he encontrado con un lavado de cara tan completo, en un juego moderadamente reciente, como en nuestro hoy de protagonista. Una versión mejorada que esconde un remastered/remake. Hoy analizo una tarea pendiente. Viajamos a una Polonia futurista… una Polonia cyberpunk, para experimentar un terror bastante desconocido, de la mano de mi querido estudio polaco Bloober Team. Hoy volvemos a Observer, esta vez con el añadido System Redux.

Año 2084, Polonia. La gran guerra y una plaga mortal no solo han diezmado a la población, sino que han dejado el poder en bandeja de plata para una gran corporación. La cual, en vista de los acontecimientos, gobierna casi en su totalidad a una devastada Polonia.

Nosotros encarnaremos a Daniel Lazarsky, Dan para los amigos. Un veterano detective de la unidad de observación de la policía corporativa. Somos un tanto peculiares, un Observer, ya que nuestro cuerpo “ligeramente” mejorado, nos permitirá hackear los recuerdos de nuestros objetivos, viviendo en nuestras propias carnes sus miedos, fobias y en algunos casos… muerte.

Todo comienza como un día normal en la ciudad pero una llamada nos dejará helados. Nuestro hijo, del cual llevamos años sin saber nada, nos hará una extraña llamada, la cual se cortará bruscamente, llevándonos a su ubicación. Un bodrio de bloque de pisos donde vive la peor calaña de la ciudad. Un antro de perdición lleno de fracasados, enfermos y dementes.

Una vez llegamos al apartamento de nuestro hijo, descubriremos un cuerpo decapitado… dando así inicio al juego. Y dejándonos helados y expectantes por resolver el caso. Un inicio de lo más prometedor y adictivo que he experimentado en muchísimo tiempo.

Ahora toca ser detectives. Buscar pistas, analizar el cadáver, para lo cual va bastante guay vivir en la era cyberpunk, ya que nuestras mejoras nos permitirán hacer un exhaustivo análisis forense que arrojará algo de luz sobre el suceso.

La cosa se complica por motivos que me reservaré pero quedaremos atrapados en el enfermizo bloque de apartamentos. Ahora empezaremos a preguntar a los inquilinos por su estado y, sobre todo, por si saben algo de lo sucedido con el hombre decapitado. Dando así inicio a un simulador de llamar a la puerta, y a mi juicio a una de las partes más interesantes que he vivido en un videojuego. 

Ir probando puerta a puerta a ver qué carajo descubrimos, encontrar a todo tipo de personajes, desde yonquis hasta pobres almas en horas bajas. El edificio se tornará en un laberinto lleno de cerraduras bloqueadas y de puertas inaccesibles. Donde nuestra única esperanza será nuestro instinto de detectives.

Bloober Team consigue crear una atmósfera realmente aterradora, con una de las mejores adaptaciones del género cyberpunk que jamás he experimentado. Y lo consigue siendo cien por cien ellos mismos, renunciando a americanizar su juego, dando vida a su Polonia cyberpunktesca. Lo consigue con un doblaje que mira a la cara a las películas de Hollywood, con actuaciones que nos pondrán los pelos de punta y con unos diálogos brillantemente escritos. Lo consigue haciendo uso de la tecnología de su plataforma, utilizando el altavoz del DualShock 4 y con una vibración milimétrica (no me quiero imaginar lo bien que irá esto en su versión de PlayStation 5) Lo consigue con una banda sonora espectacular y con una dirección de sonido que bien podría presumir de su 3D. Y, sobre todo, con ese fotorrealismo que alcanza en innumerables ocasiones, siendo este System Redux, mucho más remake que cientos de juegos que se vanaglorian del sobrenombre en portada.

Pero sin duda, la joya de la corona es su ambientación, eso que se compone de lo citado anteriormente, pero que destaca por su apartado artístico. La paleta de colores, con predominancia al gris azulado y a la oscuridad pura, fuertemente contrastada a golpe de neón, pero sin ser abusivo, sino sutil y deprimente. Es sencillamente algo extraordinario, y muy original partiendo de un género que está siendo tendencia y que ya ha sufrido varios booms en la historia del medio.

Si algo recordaré de este Observer: System Redux, será la adicción que he sufrido. No ha sido ni medio normal, pasando las siete horas que dura el mismo pegado a la pantalla de un tirón y padeciendo unas ojeras terribles mientras os regalo estas líneas. Esto se debe a sus sencillas pero profundas mecánicas (basadas en análisis y hackeo para encontrar pistas y así el camino a seguir) y sobre todo a su excelente ritmo, el cual no decae ni un momento. Además en esta versión mejorada, encontramos varias misiones secundarias, que me han parecido brillantes, con casos de dementes que se resuelven de formas impensables y que nos llevan a alargar la investigación, pero que a la vez no lo hacen llevándonos a  perder la ruta principal, sino que nos las sirven por el camino, para que nos paremos lo justo, pero aun así disfrutemos (o suframos) estas subtramas que encajan a la perfección en este edificio de locos.

Si algo puedo reprochar… es que no deja de ser Bloober Team, para lo bueno y lo malo. Es decir, he sentido algo similar a lo que viví con The Medium. El titulo empieza bestial, y se desarrolla mejor aún… pero son esos finales los que me matan. Cuando dejamos de ser un protagonista anodino y comenzamos a ser algo más. Cuando el juego se rompe en busca de respuestas en la cabeza de nuestro protagonista… o al fin y al cabo perdemos la coherencia de la narración para mezclarla con nuestra propia psicológica. Hubiera disfrutado más (o eso creo) si el juego no hubiera dado el salto al terror psicodélico y se hubiera centrado más en el realismo o lo mundano de ser un simple detective… pero más allá de ser mi simple opinión, sí que es cierto que los momentos más “locos” son una pasada audiovisual. Como juegan con luces, sombras, bucles… rozando el peligro incluso, y es que la fatiga visual puede mermar la experiencia, y sobre todo mucho cuidado si padecéis de epilepsia o sois fotosensibles. Aun así tendréis opciones de accesibilidad que os ayudaran si es el caso.

Dicho esto, he disfrutado enormemente de esta pieza que debería ir directa al museo de los buenos videojuegos. Con una experiencia que me ha hecho sentir como un auténtico detective en un futuro aterrador. Una aventura que me atrapó desde el minuto uno y que me ha regalado momentos brillantes. Si os gustan los anteriores juegos de Bloober Team y aun no habéis probado Observer… os estáis perdiendo su mejor obra y no se me ocurre una forma mejor de disfrutarla que con su puesta al día. 

Una experiencia inolvidable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar