Análisis NieR Replicant Ver. 1.22474487139

Juan Cash

Juan Cash

Oh… La industria del videojuego nunca dejará de sorprenderme. Lo celebro. Ni tan siquiera cuando hablamos del remastered de un juego de culto o nicho, que debutó en Europa allá por el 2010. Estos momentos mágicos que recibimos a través de la pantalla y que nos llevan a miles de videos en redes o a leer como locos todo cuanto rodea a dicho producto. Es algo que pasa muy pocas veces y que merece un monumento, si no en la plaza del pueblo… al menos sí en nuestra memoria. Hoy hablamos de NieR Replicant Ver.1.22474487139…

Empecemos por el principio. NieR Replicant Ver.1.22474487139… no es un remake, ni un remastered. Es ambas cosas y ninguna. Yoko Taro, director del NieR original así como de Automata, siempre se ha caracterizado por aquello de rizar el rizo en sus obras y pese a que aquí no lleva la batuta de director… sí que ha estado involucrado a modo de “director creativo” dejándonos la primera definición del juego. NieR Replicant Ver.1.22474487139 (en adelante NieR) es básicamente una puesta al día (gráfica y jugable) que, a su vez, se desarrollará en un universo paralelo de aquellos que ya conocemos. Es decir, sigue la estela de Replicant y Gestalt allá por 2010. En estos dos juegos, que en cuanto a desarrollo son prácticamente idénticos, podemos apreciar como en uno seremos NieR, querido hermano de una pobre chica enferma. Mientras que en el otro seremos NieR, padre de la misma pobre chica. Pues bien, aunque en esta ocasión volveremos a ser el hermano, parece que queda claro que no seremos “exactamente el mismo” del juego del 2010. Dicho esto, vamos al lio.

Comenzaremos nuestra historia en un futuro cercano, año dos mil cincuenta y pico. Veremos como un joven lucha contra una horda de sombras malévolas. Todo para proteger a su hermana, visiblemente enferma. Este prólogo servirá de breve, pero útil y profundo tutorial. Siendo un ejemplo de contextualizar la chapa que, de esta forma, entra bastante bien.

Pero claro, fundido a negro, letras nombrando a lo celebres autores y… primer golpe. Han pasado 1.312 años desde el prólogo. Y de forma sorprendente volvemos a ver a los dos hermanos, con leves cambios, pero los mismos personajes en esencia. Los cuales parecen totalmente contemporáneos al momento en el que viven. Una vez salimos de la casa… el mundo ha cambiado. Ya no estamos en un ruinoso mundo contemporáneo, sino que parece que la civilización ha resucitado en una especie de nueva época medieval. Vemos mecanismos antiguos, así como edificios que encajarían a la perfección en el siglo X, pero que a su vez conviven con restos metálicos de una sociedad ya extinta. Impresiona ver parajes que parecen sacados de Ocarina of Time o Twilight Princess, con ruinas de ciudades o puentes en el fondo.

La cosa es que aquí empieza realmente el juego. Aquí empieza la historia de NieR. O como quieras llamarlo, ya que lo primero será poner nombre a nuestro protagonista.

Los primeros compases del juego serán los de recadero. Hablaremos con Popola, que será un personaje recurrente, que marcará el ritmo de la aventura. Sus misiones serán variadas e irán de menos a más. Comenzando por recolectar carne de cabra. Sí, MMORPG Style.

NieR coquetea con varios géneros durante su desarrollo, pero en su grueso viene a ser un Action JRPG. Que a su vez, bebe muchísimo de los Zelda clásicos, siendo especialmente notables sus “guiños” a Ocarina of Time. De hecho, a mi juicio, NieR podría ser un Oscuro Zelda, o al menos sobre el papel (guiño, guiño).

Mucho me temo que no podré hablar del lenguaje que va más allá en el juego, de sus pullas al medio o de como intenta cambiarlo todo. Hablar de eso sería destripar de forma grotesca y espantosa un producto demasiado bueno, que invita a que sea uno mismo quien ate los cabos sueltos.

En NieR todo se vuelve mundano. Eso me encanta. Nuestro pueblo, la aldea de “NieR” será el epicentro de la aventura, y volveremos a él constantemente. De tal forma, que eso da lugar a tener nuestro propio huerto, que podremos labrar entre misión y misión. Además de (como no) ayudar a nuestros vecinos en misiones tan estúpidas (en su mayoría) que hasta nuestro compañero “Weiss” (el libro mágico) se cuestionará lo absurdo que es perder el tiempo en tales minucias.

Esto lo hace mucho, adelantarse al jugador, ponerte el cebo para que piques. Antes de poder criticar, será el propio juego quien cuestione lo ético de su desarrollo. No solo en las misiones de recadero, sino en todo cuanto lo rodea. 

Me lleva a pensar, que NieR es una sátira perfectamente camuflada de forma que puedas eludir su significado real y quedarte con la epopeya que vives. (Dios, hablar sin decir nada es agotador).

Volvamos al juego en sí. Nuestra misión será la de curar a nuestra  hermana, que parece sufrir una extraña enfermedad, al parecer incurable. Vemos una leve posibilidad, gracias a un enorme personaje: El grimorio Weiss. El cual, pese a estar un poco amnésico, parece ser clave para la salvación de nuestra hermana. Por lo tanto tocará ayudarle a recordar “las palabras” para dar con la salvación.

Esto se traduce en muchísimos paseos de aquí a allá, luchando contra feroces sombras. Aunque por supuesto también hay lugar para otras cuestiones: los favorcillos, a veces en forma de misiones secundarias y otras a modo de principal. Será común vernos envueltos en problemas de pareja, desapariciones e incluso “ve al pueblo de a tomar por culo para comprarme un fertilizante fino fino”. Es curioso como unas misiones, tan soporíferas y repetitivas, pueden crearnos la necesidad de completarlas. Ya no por el dinero que recibiremos, sino por la satisfacción de ayudar a ese personajillo virtual, que con menos detalle que en la mayoría de títulos, consigue ser importante para el jugador.

NieR se reinventa a sí mismo constantemente, saltándose sus propias normas a la primera de cambio para sumergirnos en otros géneros. Todo ello con claros protagonistas, como por ejemplo cierta zona con cámaras fijas en una mansión bastante tétrica. ¿Dónde están Jill, Chris y Wesker? Si ahora pasamos a acción extrema, podemos poner la cámara estilo diablo ¿no? Pues claro. Y este loco sistema funciona. Funciona perfectamente, siendo una parte que da una robusta solidez a su narrativa.

Pero si algo nos deja NieR, son sus personajes. Cada uno de ellos en continua evolución, además de carismáticos como pocos y por supuesto con un diseño sobresaliente. Debo decir que al principio, me jodió ver a un personaje como Kainé, que es lo mejor de lo mejor, totalmente sexualizada, a unos niveles enfermizos… pero claro… no iba a ser así por que sí. ¿Verdad?

Por otro lado tenemos a Emil, un personaje asombroso, ya no solo por su diseño, que de nuevo, vaya maravilla de arte. Sino por su trasfondo, su turbia historia así como sus propias luchas… piel de gallina. Podría seguir con el propio NieR, el héroe por definición y pasar a Weiss o la pobre Yonah… pero, no. Sencillamente quedaros con que tiene un desarrollo de personajes de lo más profundo que he experimentado nunca. Esto se debe a su escritura y a su enrevesada forma de contar la historia. El juego funciona como esos productos “raritos” que tanto gustan. Es decir, en el saco de Undertale… O de series como Twin Peaks.

No todo es maravilloso en el mundo de NieR. Ni mucho menos, aquí de forma extraña he aprovechado una de sus carencias para alabarlo. Pero me resulta inevitable sentir este lanzamiento como una oportunidad, un poco perdida. El juego funciona perfectamente en 2021, pero si bien se ha retocado un poco de aquí y de allá (sobre todo a nivel gráfico), pienso que se podría haber hecho un poquito más por adaptar a la actualidad algunas cosillas que no tienen peso en el mensaje. Tales como el combate, que sin ser malo… tampoco invita a dedicarle horas y horas. O por supuesto su diseño de niveles, que, de nuevo, sin ser malo tampoco es especialmente bueno.

El juego abusa de la repetitividad, lo hace mediante el viaje continuo a sus escasas localizaciones, donde nos presenta desafíos rara vez justificados al hartazgo del viaje. Pero su mensaje final… puede con todo y más.

NieR no es un juego que termina una vez aparecen los créditos tras veinte horas de juego. Aquí nos pedirán “sutilmente” volver, una y otra y otra vez. Cada regreso a su historia, se desvelaran nuevos detalles, nuevos finales, nuevas formas de afrontar la realidad. Como ya dije, te puedes quedar con el viaje del héroe y apagar la consola tras completarlo la primera vez. Pero… si inicias un segundo viaje, ahí estarás perdido.

Si algo hay que elevar a nivel “excelencia” del juego es su historia. No solo la que vemos sino la que se esconde a medias. Pero no quisiera dejarme atrás su banda sonora. Es magia. Pasaras bastantes veces por los mismos caminos, y será inevitable formar una sonrisa y sentir plena emoción al escuchar esa canción que acompaña la zona. Y que de hecho pasea por mi cabeza mientras escribo estas líneas.

NieR es un juego de nicho. Un nicho cada vez más amplio y dispuesto a dejarse jugar por todo aquel que deseé darle una oportunidad. Ya seas de los que quedan atrapados para siempre dentro de él, o de aquellos que solo pasaban por aquí y ya. Dudo mucho que NieR pase como un juego más en tu colección. 

Una obra atemporal que merece ser jugada y rejugada.

4 respuestas

  1. Solo llevo unas 4 horas con este “remake” pero me está fascinando cómo lo hizo el original. Le tengo mucho cariño a ese NieR de 2010 y lo que han hecho con el 1.22… son todo mejoras. Es verdad que hay muchas misiones de recadero (también recuerdo las de pescar… que pesadilla), pero con esa atmósfera y esa música no me importa pasearme 30 veces de una punta a la otra del mapa. Buen análisis y juegazo eterno!

      1. Unpopular opinion pero con hermano nier. Aparte de que el diseño me parece mejor, creo que no tiene sentido como te tratan algunos personajes en Gestalt porque eres un hombre hecho y derecho y te tratan como un bebé. Además, en replicant la historia tiene un componente de “historia de maduración de la adolescencia a la edad adulta” que le aporta más interés. Hay gente que opina que la relación padre-hija es más fuerte que la relación entre hermanos, pero a mi me parece que el rollo papa nier era demasiado “intensito”. En definitiva, for me nier oniichan es más interesante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar