Análisis Mundaun

Juan Cash

Juan Cash

MWM Interactive e Hidden Fields nos llevan a Europa. Concretamente a los Alpes suizos, de la mano (y nunca mejor dicho) de Michel Ziegler, el cual ha desarrollado casi la totalidad del juego. Lo cual incluye, carboncillo en mano, una ingente cantidad de dibujos artesanos, que dan vida a este juego de muerte. Una obra personal, oscura y realmente asombrosa. Acompañadme en esta aventura, cargada de delicioso folklore europeo, llamada Mundaun.

Nosotros somos Curdin, y al igual que Heidi, nos vemos obligados a viajar a los Alpes por nuestro abuelo. El motivo es bien distinto al de la alegre niña de los años 70. Ya que aquí, nuestro abuelito ha muerto calcinado en su granja. Tras un largo viaje en bus, llegamos al nefasto lugar y la cosa empieza a desmadrarse. Un extraño anciano (oculto en el lugar del siniestro) nos regala una marca infernal y con más dudas que certezas, debemos investigar hasta descubrir qué ha pasado realmente, y así poder, por fin, dar paz a nuestro abuelo.

El grueso del título se basa en la exploración, resolución de puzles y una pizca de supervivencia. Hablamos con casi todas las letras, de un survival horror. Eso sí, uno realmente peculiar. 

Durante todo momento, tendremos a mano nuestra agenda, en la cual iremos tomando notas sobre que debemos hacer, ayudando al jugador a tener moderadamente claro, el siguiente paso a dar. Aun así el juego intentará por activa y pasiva que no nos salgamos de la ruta a seguir, obstaculizando caminos que solo desbloquearemos llegado el momento y gracias a ciertos objetos que solo conseguiremos siguiendo el orden establecido. Es de agradecer, debido a la cantidad de zonas que podremos visitar, todas realmente grandes y con varios lugares de interés. Además, contaremos con una mochila, en la cual podremos guardar los diferentes objetos que encontremos durante la aventura. Desde llaves, a cazos, maderos y cerillas. Requisitos indispensables para prepararnos un buen café.

Dicho esto, Mundaun es más que digno, a la hora de crear su historia. Ya que si resumimos todo, el juego, básicamente es eso. Un cuento oscuro e interactivo. Pero resalta fácilmente el amor por un género algo olvidado a día de hoy, haciendo prácticamente todo bien. Diferentes tipos de armas, una exploración que cada vez se vuelve más oscura y terrorífica, un buen número de enemigos y personajes misteriosos o realmente pintorescos que en conjunto crean una atmósfera única y extremadamente expresiva.

Esto lo consigue, sobre todo por su impactante estilo artístico, que se enlaza perfectamente, como si de pegamento se tratase, con el marco del cuento. Hablamos de un videojuego en el cual absolutamente todo lo que vemos, está dibujado a mano, con carboncillo. Si bien tenéis una ligera idea de arte o de técnicas gráfico plásticas, sabréis que el carboncillo destaca por su alta expresividad, resaltando esos negros puros con el blanco o el crema del lienzo o papel. Pues aquí y a diferencia de casi todos los videojuegos que han intentado esto, el resultado no podría ser mejor.

Al principio, con el luminoso día, no seremos tan conscientes de estar jugando a algo tan oscuro y depresivo. Pero en cuanto cae la primera noche y las criaturas comienzan a aparecer veremos cómo ese blanco y negro contrastado comienza a hacernos mella, a perturbarnos, a estresarnos e incluso agotarnos. No creo que sea un accidente, considero que es un movimiento de gran astucia por parte de su creador, que consigue lo que realmente quiere. Contarnos un oscuro cuento y conseguir que nos sintamos realmente incomodos viviéndolo. No tanto por los acontecimientos, como sí por la atmósfera. Rara vez me he sentido tan incómodo en un entorno tan bonito.

Y es que por momentos he sentido que estaba explorando una obra de arte, me he descubierto sobreviviendo, tomando café e incluso fumando una pipa en el blog de notas de un gran artista. Cuando miramos a lo lejos, y vemos la bruma y la vegetación, bailando vacilante al ritmo del viento, pensamos que es tridimensional, cosa que cambia cuando nos acercamos y observamos el detalle, momento donde resaltan los agresivos trazos del  oscuro carbón sobre el claro papel. Eso pasa con absolutamente todo, quedando quizá un poco más tosco en el rostro de los personajes. Pero resultando embriagadoramente inspirador en el resto de elementos. Desde las construcciones rocosas, hasta el querido farolillo que nos acompañara gran parte del juego.

Por lo demás y pese a que el arte eclipsa el resto de elementos. Me ha encantado el ritmo pausado del juego. Aquí las cosas llevan su tiempo, como por ejemplo cuando llenamos el cazo de agua en la fuente del pueblo, y toca esperar tranquilamente a que llegue a su nivel, o cuando hacemos el café y debemos esperar (de nuevo) con toda tranquilidad a que se disuelva. De verdad, traspasa ese muro que es la televisión para crear en el jugador la sensación real de estar atrapado en ese mundo oscuro, siguiendo por supuesto las normas que él mismo nos impone. Dando así el espacio perfecto a la calma en una aventura tensa, y eso sienta de maravilla en un título que podemos completar en unas 7 u 8 horas, pero que invita a ser rejugado, ya que tiene al menos un par de finales (quizá más). 

 Por último la historia y la ubicación me han encantado, un triste y pequeño pueblo en los Alpes (Mundaun). Junto con Folklore europeo, con el maldito diablo como antagonista, me resulta un fuerte soplo de aire fresco, en una industria que parece encontrar problemas a la hora de abandonar el terreno americano.

Por ultimo quisiera destacar la excelente calidad del sonido y sobre todo del doblaje, además del valor que demuestra el pequeño estudio dejando el audio en Alemán Suizo, un idioma minoritario donde los haya, que sienta de puta madre a la ambientación, que insisto una y otra vez en elevar a la excelencia.

Mundaun, es un juego único, toda una experiencia audiovisual, que con elementos clásicos, consigue contar una historia bastante buena en un marco realmente asombroso. Lo considero una de las sorpresas del año y recomiendo muy fuerte que le deis una oportunidad. Excelente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar