Análisis MotoGP 20

Un año más el equipo de Milestone vuelve a traernos su más exquisita licencia, hablamos de MotoGP 20, ya que los italianos son los reyes actuales de la velocidad sobre dos ruedas, si recordáis, no hace tanto que escribí sobre otra de sus licencias, Monster Energy Supercross 3. Este año y a falta de competición oficial, debido al actual problema mundial (Covid-19), este juego caerá entre los aficionados al motor como agua de mayo, y dicho sea de paso quizá también para algún nuevo jugador.

Lo primero que cabe destacar es que se trata de un producto oficial, por lo cual tendremos todas las licencias oficiales, tanto pilotos como equipos, incluyendo las modalidades, MotoGP, Moto2 y Moto3, así como MotoGP 500 y MotoGP leyendas, por lo tanto la cantidad de pilotos y motos es abrumadora, incluyendo incluso varias versiones del mismo piloto, por ejemplo la posibilidad de competir con Valentino Rossi de 2003. Lo mismo podemos aplicar a los circuitos, contamos con todos los oficiales, desde Jerez hasta Abu Dhabi, el cual es una pasada en su modo nocturno.

¿Tendremos este año algún Marquez contra Rossi?

Por si acaso esto os parece poco, el juego incluye un excelente editor para personalizar tanto a nuestro piloto como si decidimos pilotar una motocicleta única, es decir, podemos personalizar casco, pegatinas y colores del mono y optar por conducir una moto oficial o simplemente modificar una para que sea totalmente acorde a nosotros. En este sentido lo primero que el juego te pide es que te crees a tu piloto, chico o chica, aquí las opciones son más bien escasas, pero ya que el 90% del juego luciremos con casco, tampoco supone gran problema que solo tengas 18 caras predefinidas. La personalización es bastante amena, funciona mediante un sistema de pegatinas y capas, gracias al cual podrás poner multiples iconos o cualquier letra y numero, por ejemplo yo gran parte de mi carrera he llevado un casco negro con un zarpazo rojo a la altura del ojo derecho, y por supuesto mis rivales podían leer en mi culete “JuanCash!” además es facilísimo modificar creaciones así como cambiar las que llevas equipadas por otras. Me parece un modo de personalización casi perfecto y muy bien implementado.

En cuanto a los modos de juego se podría decir que están los de siempre, con una gran carencia que no termino de comprender y que viene siendo lo habitual. Tenemos cuatro grandes modos, siendo los siguientes: Modos Rápidos, aquí podremos competir en cualquiera de las cuatro categorías ya sea con nuestro piloto o con un piloto oficial, y bien podremos disputar un único gran premio o toda la competición. Ademas también encontrarás por aquí la siempre divertida opción de contrarreloj, perfecta para picarse con uno mismo por alcanzar los mejores tiempos en cada circuito. En Modo Histórico disputaremos desafíos puntuales, mediante los cuales, dependiendo de nuestra habilidad obtendremos puntos que más adelante podremos canjear por pilotos y motocicletas historicas, se suman a la moda de ir rotando recompensas, así que tendremos que iniciar cada día si queremos desbloquear a todos los pilotos, lo cual ya os digo no será tarea fácil. También tenemos Multijugador, con sus ya famosos servidores dedicados tenemos un modo muy sólido, con una base alta de jugadores, y eso que estamos empezando la temporada, pero parece que el confinamiento hace que sea bastante sencillo encontrar una sala, también podremos crear una propia, así como ser directores de la carrera, sin olvidar las competiciones oficiales, mediante las cuales podremos competir contra los mejores pilotos del mundo, un muy buen multijugador. Por ultimo tenemos el que para mí es el mejor modo, Modo Carrera, perfecto para empezar a jugar, nada más comenzar se te dará a elegir en que categoría quieres empezar tu aventura a motor, en mi caso viendo que era más bien malo, empecé por lo más baja, Moto3.

Umm… ¿Dónde pongo mi nombre?

Lo primero es lo primero y toca elegir representante, hay varias opciones y cada uno destaca en algo, el bueno de Andrés es un maquina buscando contratos, mientras que Tim es un especialista en conseguir pasta para tu equipo. Hecho esto toca elegir equipo, yo opte por el Angel Nieto Team, que me exigía un quinto puesto en la general (casi me despiden dos veces) Hecho esto toca correr, y lo primero que descubres es lo jodidamente difícil que es en su dificultad normal (40%). No solo debes tener en cuenta no salirte de la carretera, sino también el tipo de neumático que usas, el desgaste del mismo así como que electrónica se adapta mejor a cada momento o mi favorita, el nivel de gasolina. Pero no solo es difícil por estos factores (que pueden desactivarse) sino también porque tú moto es una basura, y lo es porque necesitas mejorarla mediante diferentes departamentos, asignando personal al estilo Metal Gear Peace Walker, según el número de efectivos y del jefe de departamento que tengamos, iremos adquiriendo puntos que podremos utilizar para mejorar diferentes opciones de nuestra moto, por ejemplo mejor aceleración o más autonomía en la gasolina. Una vez terminamos la temporada toca mirar el buzón de ofertas ya que si lo hemos hecho medio bien tendremos varios candidatos para dar el salto a Moto2 y toca volver a empezar, pero esta vez la moto corre más, por lo tanto vuelve a subir la dificultad y vuelve a exigirte más como piloto, pero si logramos hacer la ruta de Moto3 a MotoGP e ir subiendo la dificultad (en mi caso de 25% a 47%) se nos descubre un divertidísimo pozo de horas donde empezaste siendo un inútil y terminaste adelantando a Marquez y Rossi en la última curva de Le Mans. Esto suena abrumador y de hecho lo es, “café para los muy cafeteros” pero ojo, podemos adaptar el juego perfectamente al tipo de jugador que seamos, en mi caso un inútil en conocimientos mecánicos, por lo tanto podemos activar algunas ayudas y desactivar extras, por ejemplo, desgaste de neumáticos, gasolina o daños en el vehículo, quedando una experiencia algo más arcade. El juego va mucho más allá, poniendo la victoria al alcance de hasta el más manco de los mancos, con opciones de incluso frenado asistido (la cual no puedo recomendar ya que la interacción es casi nula) así como una excelente barrita de dificultad basada en porcentajes, yendo desde 20% Facil a 100% realista. Además Milestone vuelve a incluir su muy acertada opcion de rebobinado, pulsando L1 viajaremos atrás en el tiempo pudiendo evitar esa hostia monumental casi en la línea de meta. Es decir, sea cual sea tu nivel en este tipo de juegos, podrás sentirte muy cómodo en este MotoGP 20.

Podemos alternar entre diferentes vistas hasta dar con la que mas nos guste.

En cuanto al apartado gráfico/artístico es un juego lleno de luces y sombras. Tenemos unos menús muy vistosos, sencillos y amenos con una paleta de color con degradados de rosa a naranja como protagonistas, a través de los cuales resulta sencillo moverse y no te hacen dar mucha vuelta para llegar a donde quieres, buenos menús. Los gráficos son otra historia, y cuesta mucho mojarse, por un lado te diría que son estupendos y por otro horribles, explícome, si nos fijamos en los rostros de los corredores o del Staff… da miedo, incluso el más mítico de los míticos Valentino Rossi, no luce mejor que un muñeco diabólico de PlayStation 3, pero claro, una vez el plano se acerca a la verdadera protagonista, la Yamaha M1 2020, aquí la cosa cambia, creando una representación foto realista de la emblemática moto. Esto se traslada a la propia pista, el asfalto así como sus aledaños luce francamente bien, pero si nos fijamos (difícil mientras pilotas) en la vegetación o las gradas… vuelve a fallar, por lo tanto se puede decir que es un título muy bestia gráficamente donde tiene que serlo, descuidando por completo el resto, quizá sea mucho pedir mejores modelados de los pilotos para un juego que realmente no los necesita, ya que tardan poco en ponerle el casco. Donde sí podemos poner la medalla de Oro es en el rendimiento, el juego vuela a 60fps en PlayStation 4 Pro, haciendo que pilotar nunca fuera tan gratificante, además la vibración está bien ajustada, variando según el suelo que pisamos (no me quiero imaginar lo que harán en la next gen) y el tema del sonido, pues poca cosa, musicalmente discretito, hay comentarios en español antes de las carreras y después, pero se me antoja escaso, aquí está claro que el auténtico protagonista es el gameplay puro y duro, y todos los esfuerzos están ahí. Jugando con cascos nunca he tenido que mirar hacia atrás para saber si alguien me pisaba los talones, ya que con el propio sonido de las motocicletas rivales me ha sobrado para saber la distancia, por lo tanto donde está bien fino es al igual que en los gráficos, en los propios sonidos de la moto. Como parte negativa de todo esto, es cierto que las animaciones de las caídas tienen alguna laguna, pese a ser representadas de forma muy televisiva (primera persona desde la cámara acoplada en la moto, o vista aérea lejana) si ponemos el modo repetición para echar un vistazo al siniestro vemos que el sujeto pega un salto en los fotogramas cambiando la posición, es decir, no es fluido, hay un salto entre ir comadamente en la moto a salir volando.

Para terminar, hacer mención a las diferentes cámaras disponibles, dos para jugar en tercera persona y tres para hacerlo en primera persona, siendo una de ellas muy divertida y desafiante que es la que nos mete dentro del casco del piloto.

En resumen, un muy buen juego de velocidad, sin duda la mejor opción para los amantes de la competición MotoGP, adaptable desde los más fanáticos del motor hasta el menos experimentado que quiera iniciarse en el género. Por lo tanto me parece muy recomendable.

Leave a Comment

Required fields are marked *.