Análisis MotoGP 19

Un año más, Milestone nos trae nuestra ración de las competiciones a dos ruedas más populares con MotoGP 19, una nueva entrega cargada de novedades y aciertos pero todavía con algún que otro campo de mejora.

Tengo que decir que es la primera vez que me meto de lleno en un juego de motociclismo. En anteriores entregas había jugado muy por encima, más guarreado por curiosidad que sentarme y dedicarle horas. Esta vez la cosa ha cambiado y me he puesto serio a aprender los fundamentos de pilotar una moto que distan mucho, lógicamente, de hacerlo en un coche de Forza, Need for Speed o Gran Turismo, e intentar, al fin, ir dominando las diferentes categorías de MotoGP.

Para los que hayan echado horas a la saga quizá no tengan problemas en meter el disco y empezar un gran premio en la categoría reina, escoger a Marquez, Dovi o Rossi y llevarse la victoria a casa pero para el resto de los mortales el resultado será el de caída tras caída y aunque el juego permite una serie de ayudas como la clásica linea de trazado, el freno automático (no lo utilicéis, por favor) o el freno combinado, si nunca hemos llevado uno de estos carenados, el desastre está asegurado. De ahí nos surgen dos opciones, dar vueltas y más vueltas con estas motos de 1000cc o tirar de humildad y empezar por lo más bajo.

El modo Carrera es la modalidad perfecta para los recién llegados. Deberemos crearnos nuestro piloto (sin demasiadas opciones de personalización pero que compensa con un amplio editor gráfico de casco, número y diferentes partes del mono) y empezar nuestra primera temporada en el escalafón más bajo, la Red Bull MotoGp Rookies Cup. Una temporada de unas pocas carreras abordo de una KTM RC 250R que nos servirá para aprender a pilotar con calma, empezar a hacernos uno con la moto y sobre todo empezar a conocernos los circuitos. Si la cosa marcha bien, a final de temporada, empezarán las palabras mayores y varios equipos de Moto 3 se fijarán en nosotros y tocará decidirnos por una de las ofertas a costa de una moto de mayor rendimiento pero más ambiciosa en objetivos o una más regulera pero que no nos exija tanto a nivel de resultados.

Cada moto es un mundo, ahí una de las grandezas del título de Milestone y nos tocará acostumbrarnos a nuestra nueva moto. Al entrar en Moto 3 también podremos participar en la evolución de la moto durante la temporada y mejorar su rendimiento pero para ello necesitaremos puntos de desarrollo que ganaremos cumpliendo ciertos objetivos durante las prácticas del fin de semana. Bien por una parte pero flojo en el sentido de que las pruebas a superar son siempre las mismas. Al igual que en la Rookies Cup, en función de nuestro rendimiento se nos premiará con jugosas ofertas que a la postre nos llevarán a Moto 2 y si seguimos encadenando buenas victorias acabaremos en la categoría reina y esta vez dominando nuestra moto como pilotos experimentados.

Como decía antes, cada moto es un mundo y sobre todo nuestras sensaciones con el mando cambiarán en función de lo que pilotemos. Cuando nos acostumbremos a nuestra montura, sabremos hasta dónde podemos apretarle las tuercas sin acabar por los suelos y gran parte de ello es gracias al feedback entre el comportamiento de la moto y la vibración del mando que nos hará conocer cuando tenemos que decir basta. Una vez tengamos por la mano a nuestra moto, sepamos cómo entrar a cada curva pero todavía queramos rascarle más al circuito, el juego nos permite cambiar diferentes aspectos de la moto y para los más ignorantes en mecánica nuestro ingeniero nos puede dar consejos en los reglajes en función de nuestras sensaciones.

Mención aparte merece la opción de cámara on board y desde el casco del piloto. Un par de cámaras que nos sumergen totalmente en la carrera pero que son endiabladamente complicadas de dominar, sobre todo la que vemos desde el caso del piloto y nos inclinamos en cada curva haciendo todavía más difícil llevar nuestro moto a buen puerto. Es un gran desafío pero merece mucho la pena.

Si hay que sacarle un pero al modo Carrera es su poco dinamismo fuera del asfalto. Se echa de menos algo más de narrativa en nuestra trayectoria o por ejemplo que se generen vínculos entre pilotos y exista mejor o peor buen rollo entre ambos en función de si hemos tirado a alguien en pista o nuestro compañero de equipo vea peligrar su liderazgo por nuestro ascenso imparable. Le falta un plus para que no sea un simple ir de menú en menú y directos al asfalto, donde repito el juego cumple de manera inmejorable. En este caso, deberían seguir la estela de Codemasters y su F1 al que poco a poco han ido alimentando de este tipo de cosas y hacen más entretenida la experiencia entre carrera y carrera.

Además del esfuerzo en mejorar la conducción de las diferentes motos, Milestone ha puesto en esta entrega un énfasis especial en la inteligencia artificial de nuestro rivales. El resultado del esfuerzo es A.N.N.A (Artificial Neuronal Network Agent), una IA basada en redes neuronales que pretende otorgar a cada piloto rival un comportamiento, convirtiendo de esta manera cada uno de nuestros duelos en algo impredecible ya que podemos encontrarnos con rivales más pasivos que prefieren aprovechar su punta para adelantarnos u otros que, por ejemplo, aprovecharán la frenada para intentar colarse por nuestro interior. En la práctica nos encontramos con un dinamismo interesante con pilotos que siguen sus propias trazadas en lugar de la robótica fila india grupal y que, como digo, pueden darnos el hachazo cuando menos nos los esperamos. Por contra, durante mis domingos de carrera he echado de menos más incidentes entre pilotos y no suelen suceder salvo que nos tiren a nosotros o nosotros tiremos a alguien. Algo que con una mayor recurrencia hubiera dado más vida a cada gran premio.

A mejorar también la interfaz en general en pista. Aunque la mejor opción es tener una cámara limpia sin excesos, salvo nuestra velocidad y el tiempo, a veces se echa de menos, sobre todo en las repeticiones, tener la misma interfaz que los grandes premios que vemos en TV, con el listado de pilotos a la izquierda o para indicar las distancias entre pilotos. También echo de menos a mi compañero de equipo en el muro con el clásico cartel marcándome la distancia, puede ser una chorrada porque lo tenemos en nuestro HUD pero, una vez más, le aportaría un plus a nuestra experiencia. Sus más y sus menos también tiene la inclusión de Ernest Riveras (el comentarista oficial en España de MotoGP para DAZN) como speaker pero que únicamente hablará en los interludios entre sesiones y acaba sabiendo a poco ya que en pocas carreras nos sabremos todas sus frases de memoria.

Al modo Carrera, le acompaña los clásicos modos de contrarreloj, gran premio y de campeonato, en el que podremos elegir cualquier categoría para hacer nuestro propio mundial, incluyendo MotoE, con sus pilotos oficiales y pudiendo participar en los cuatro circuitos que correrán esta temporada. Un añadido interesante que nos servirá para vivir de primera mano lo que puede ofrecer esta nueva categoría con su peculiar sonido y control.

Pero, sin duda, mientras estemos en plena Carrera aprovecharemos para intercalarla con el último modo de juego, los Desafíos Históricos. Dichos desafíos se separan en cuatro épocas de la categoría reina y en la que deberemos superar pruebas para poder desbloquear equipos y pilotos clásicos (desde tropecientas versiones de Rossi, Doohan, Biaggi, Simoncelli o Rainey). Pruebas que irán desde superar un tiempo de vuelta hasta adelantar en menos de una vuelta a nuestro rival simulando un momento clave histórico, por ejemplo un Rossi Vs Lorenzo. Un modo de juego muy entretenido que gustará sobre todo a los más veteranos que, en su momento, viviesen dichos duelos o tengan un mayor conocimiento de la competición. En total tenemos más de 50 pilotos a desbloquear y 35 motos clásicas además de la inclusión de tres circuitos históricos como Laguna Seca, Donington o Montmelo en 2015. No lo he comentado pero todos los pilotos, salvo los de la Rookie Cup y MotoE cuentan con un modelado de la moto y el piloto muy satisfactorios aunque echo de menos un poco más de vida en las caras de los pilotos. También, contaremos con los movimientos característicos de ciertos pilotos como la sacada extrema de pierna de Rossi a la hora de frenar o la inclinación bestial de Marquez a la hora de tomar las curvas.

En cuando a modos multijugador, MotoGP 19 cuenta con servidores dedicados para una inmejorable experiencia online. Podremos crear una sala pública o privada y configurarla a nuestro gusto, con nuestras reglas, categoría, etc. También Milestone nos da la opción de ser los Directores de la carrera en este sub modo del multijugador en el que deberemos ser árbitros del Gran Premio y decidir la configuración de la carrera así como juzgar, por ejemplo, si un piloto ha cometido una irregularidad y decidir qué es lo que se muestra en pantalla para los espectadores como si fuéramos la propia dirección de carrera. Un modo original y fresco que hará las delicias de los grupos de amigos.

Por último, tenemos la parte dedicada a los eSports. Este año tendremos la tercera entrega del Campeonato eSport MotoGP que nos permitirá competir contra el mundo entero. Para ello deberemos primero clasificarnos en los desafíos online para, de ahí, superar el corte y llegar al Pro Draft y de ahí a las Global Series. Tema serio para el que Milestone ha apostado fuerte y cuenta con partners importantes (Michelin, Red Bull, Intel o Tissot) además de una gran repercusión en los medios. Eso sí, si queréis llegar a algo vais a tener que poneros las pilas porque el nivel es brutal.

MotoGP 19 es un juego casi redondo. Un must para los amantes del motociclismo ya sean expertos o no en los juegos de motos, ya que podemos configurar a nuestro gusto la jugabilidad; aunque mi consejo es empezar desde lo más bajo para sacarle todo el jugo al juego de Milestone, que aunque brilla en el asfalto, le falta un puntito extra en todo lo relacionado a la Carrera, para hacerla más dinámica y romper la monotonía de ir de circuito en circuito esperando que llegue el final de temporada para subir de categoría. Por todo lo demás, y esperando una mejora de esa IA en la próxima entrega, si os gusta MotoGP disfrutaréis como un niño con este MotoGP 19.

Leave a Comment

Required fields are marked *.