Análisis Monster Hunter Rise (PC)

Juan Cash

Juan Cash

Pues… se me ocurren pocas cosas mejores para empezar 2022, que volver a la aldea de Kamura. Capcom volvió a demostrar su buen hacer con Monster Hunter Rise, en su excelente versión para Nintendo Switch de la cual ya  hablamos en su día y por lo tanto, hoy haremos un análisis un poco más técnico. Ahora toca contaros qué tal ha quedado este port a PC, que ya os adelanto, es la mejor versión del juego, al menos visualmente. Preparad vuestra hacha cargada, que vamos a la caza de los monstruos.

Ojo que esto es un juego portátil


Lo primero es saber qué tipo de juego es Moster Hunter Rise. Y bien, se trata de un juego muy portátil, sí, de esos que ya no se hacen. Un juego con un diseño totalmente enfocado a partidas rápidas y directas. Esto viene potenciado por la aparición del Canyne (el perro, vaya) en el cual te puedes montar y correr como el mismísimo Sonic. Además, desde primera hora se nos dirá dónde está el monstruo, olvidando así el rastreo que tanto tiempo nos requería en Monster Hunter World. El tema es que a diferencia de su hermano mayor, en Rise, no tardaremos más de diez o quince minutos en encontrar el monstruo y acabar con él.

Os cuento toda esta milonga, porque con la llegada de Rise a PC, puede aparecer la errónea idea de que el título es una secuela de World, y nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que son ramas totalmente diferentes del mismo producto. Y claro esto se nota, entre otras cosas, en el apartado gráfico. Mientras que World nace como producto para consolas, como un juego denso y tranquilo… Rise continúa con aquello que inicio Freedom, y que precede Generations.

¿La mejor versión de Rise?


Como os adelantaba al inicio, sin ninguna duda, jugar a Rise en PC es una experiencia más gratificante que en Switch. Sí, renunciamos a la portabilidad en un juego diseñado para ello. Pero lo cierto es que los 60 fps (o 120, o lo que acepte tu PC y monitor) son casi un obligado a día de hoy para los juegos de acción. Si a ello le sumamos la potencia del SSD (aquí depende de vuestro equipo, claro) nos encontramos con un juego rapidísimo, en el cual nos olvidamos de las pantallas de carga y no podremos salir de la experiencia ni por un segundo. 

Este excelente rendimiento, que además es bastante sencillo de conseguir con cualquier PC gama media-alta, viene dado a que (insisto) el juego se pensó y creó con Switch bajo mira. Es decir, Switch es su plataforma principal, y el juego luce y rinde bastante bien en la hibrida de Nintendo. Pero al portearlo a PC la experiencia mejora sobre manera. 

Donde quizá está la sorpresa, es en su apartado gráfico, ya que el juego no mejora demasiado lo visto en Switch. Ojo, esto hay que explicarlo. El juego se ve mejor, claro está, y las texturas no solo tienen más detalle, sino que están más definidas, pensad que pasamos de unos 720p en portátil, hasta un 4k si tu monitor lo permite. Esto hace que el juego luzca como nunca, pero al mismo tiempo hace notar que no estamos ante una bestia gráfica. De hecho, el ya citado Monter Hunter World se ve bastante mejor que este Rise.

Volver al camino andado, grato placer


No soy de rejugar juegos. Pocas veces en mi vida vuelvo atrás para experimentar de nuevo un título. Primero porque la experiencia no será la misma, y segundo porque el mercado va como un tiro, mermando así nuestro tiempo.  

Sin embargo y a modo de excepción, me apetecía muchísimo volver a Rise, ya que se convirtió desde su lanzamiento en mi Monster Hunter favorito, y ojo, es una de mis sagas predilectas. Ahora en PC y con la lección aprendida, he optado por utilizar un arma distinta (adiós hacha cargada, hola espada larga) y lo cierto es que lo he disfrutado como un enano. La historia la he completado bastante rápido, quedándome pendiente el end game, que es lo más divertido del juego en realidad. El contenido es abrumador, para bien, ya que cuenta con todas las misiones y DLC’s que han ido llegando en Switch. Para lo cual han añadido una armadura especial que nos pone las cosas un poquito más fáciles en las primeras cacerías. (Algo así como cuando World of Warcraft te bufa cuando pillas una expansión).

La gracia de este juego es que la historia es algo extremadamente light, resultando su piedra angular la jugabilidad pura y dura. Ese placer de jugar por que sí, sin pensar en nada más que en acabar con las bestias a base de combos y en recoger las piezas para mejorar nuestro equipo. La agilidad que da Monster Hunter Rise en este sentido es maravillosa, aunque para ello se tenga que sacrificar su vertiente más exploradora o rastreadora.

Rise, un juego perfecto, un buen port, pero…


La última entrega de la saga de Capcom hasta la fecha es un juego casi perfecto. Divertido, denso y sobre todo adictivo. La ambientación japonesa así como el equilibrio de monstruos nuevos y conocidos, lo convierten en un juego redondo. Sus mapas, más pequeños, pero cargados de vegetación y recursos, hacen que termines aprendiéndotelos como tu barrio mismo. Y al final, llegas a punto de confianza en el producto, que lo llevan sin problema a ser uno de esos juegos que siempre quieres tener a mano como juego de cabecera.

Quizá, la parte más negativa de este port sea la ausencia de cross save, es decir, que no haya progreso cruzado. Obligándonos así a decidir en qué plataforma invertimos el tiempo y sobre todo, obligándonos a empezar de nuevo, lo cual yo he disfrutado, pero entiendo que eche para atrás a mucha gente. A día de hoy, no entiendo cómo es posible que esto sea así, cuando títulos como The Witcher, ya cuentan con dicha tecnología. Además también carece de juego cruzado (Cross Play), por lo  tanto olvidaos de jugar en PC con los colegas de Switch. Sin duda esta es la cara fea de la moneda, la cara fea de una Capcom que a veces parece olvidar el año en el que vivimos.

Otra cosa a tener en cuenta es que el port a PC ensalza la calidad del título, pero claro, a costa de la portabilidad (por ahora) y por lo tanto es una cuestión de gustos personales, o de estilo de vida más bien, decidir cuál es la mejor versión para ti. Por otra parte si eres muy fan de la saga, tendrás un problema, ya que seguramente tengas las dos versiones y te estés haciendo la gran pregunta… ¿En qué plataforma compro la deseada expansión?

En verano de 2022 tendremos Sunbreak, la expansión de pago que nos dará nuevas zonas, nuevos monstruos y un trocito más de historia, para que volvamos a Monster Hunter con todas nuestras fuerzas. Además, me gustaría señalar que tiene un toque gótico con tonos oscuros que es muy, pero que muy interesante.

En resumen, la versión de PC es un buen port que pese a sus carencias nos ofrece la mejor versión jugable de un título ya conocido con ese subidón tecnológico que nos brinda la master race. 

**Nota extra: Decía que al jugar en PC renunciamos a la portabilidad… “de momento”. Y esto es porque hay que tener en cuenta la próxima llegada de Steam Deck, la cual puede convertirse en una excelente consola para este tipo de propuestas. Solo imaginar Monster Hunter Rise en portátil y a 60 fps… me pongo nervioso. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar