Análisis Marvel’s Guardians of the Galaxy

Juan Cash

Juan Cash

Los fanáticos del universo Marvel estamos de enhorabuena. Quizá no tanto por la calidad de sus productos, aunque os recuerdo que Marvel’s Avengers me resulto bastante salvable; sino más bien por la cantidad de títulos de moderada calidad que nos llegan y, sobre todo, por los que están al llegar. Para hablar de Guardianes de la Galaxia, es obligatorio pasar por Avengers. Ya que, del segundo, me gustó bastante su parte más cinematográfica, aquella en la que la lacra del “juego como servicio” parecía difuminarse levemente. Por lo tanto, disparos al cielo cuando supimos que este Guardianes iba a ser una experiencia cien por cien single player. Pero ¿es suficiente para una franquicia tan laureada? ¿sabe captar la esencia de los cómics y las películas? O sobre todo ¿tenemos por fin un juegardo del universo Marvel? Subid a la Milano y acompañadme a explorar la galaxia.

Un título que bebe mucho más de los cómics que del universo cinematográfico de Marvel

Cómics + Cine = Videojuego


Si algo eleva este título por encima del resto es su buen hacer narrativo. No solo en el más amplio sentido de la palabra –que también- sino por su parte cinematográfica. La peliculita que se nos cuenta, por así decirlo, es una obra colosal, perfectamente salida de una brillante mente de Marvel, que bien podría haber sido una película con el sello Disney o la última tirada de cómics americanos. 

Siguiendo una estela cercana a lo que nos trajo James Gunn, pero suavizando la parte más excéntrica del cineasta americano, nos encontramos con una historia sólida, con un ritmo muy ameno, donde los guardianes de la galaxia derrochan toda su personalidad y su extravagante sentido del humor, del primero al último; en el que quizás sea el juego que más explora la psicología de nuestros héroes favoritos hasta la fecha.

Los flashback de Peter Quill nos ayudarán a comprenderlo mejor

El juego nos pondrá en la piel de Peter Quill, alias Star-Lord, autoproclamado líder de los guardianes de la galaxia. Y tendremos que lidiar con las complejas personalidades de nuestros habituales compañeros de aventuras. Desde la hija de Thanos, Gamora, hasta el experimento retorcido que es Rocket, sin olvidar al sanguinario y bonachón Drax o a nuestra planta humanoide favorita, Groot.

El juego nos llevará por un buen puñado de planetas, algunos conocidos ya por los seguidores, como Sapiencial, y otros nuevos. Al principio, comenzaremos en una misión rutinaria de los guardianes, haciendo de cazarrecompensas. Nuestro trabajo se basará en capturar una temible bestia, para que Lady Infierno nos recompense, no solo económicamente, sino también dándonos ese ansiado prestigio y esa fama que tanto parece necesitar nuestra empresa. La cosa se tuerce y a consecuencia de ello surge una amenaza catastrófica para toda la galaxia. Una secta religiosa con un poder sobrenatural crece a un ritmo atroz. Y claro, somos los únicos capaces de poner fin a la amenaza. Cosa que no haremos solos. 

Durante el juego, los guiños y la exploración del universo serán constantes. Así como la aparición de numerosos personajes míticos, algunos de ellos de enorme relevancia.  Se hablará por supuesto de sucesos históricos de vital importancia en los cómics, no siendo demasiado importante para el desarrollo de la historia, pero sí un dulce caramelo para los lectores de la saga, sí lectores. Y ojo esto es importante, ya que el juego no bebe de las películas (o solo algún sorbito). La principal referencia, así como la ambientación viene en su totalidad de los cómics americanos. Lo cual es sin duda un enorme acierto, debido a la profundidad que tienen en comparación con las dos cintas de Gunn.

Tiros sí, diálogos también


Para hablar de la jugabilidad de este Marvel’s Guardians Of The Galaxy voy a recurrir a un recurso muy barato, y es la comparativa directa. Para mí, este juego se podría definir como un Mass Effect descafeinado. No siendo la falta de cafeína algo malo en absoluto. Lo que quiero decir es que es más ameno que el título de EA, renunciando a la parte más rolera en pos de la sencillez; para esos usuarios menos experimentados en el género.

El desarrollo del título nos llevara a dos partes bien definidas. Por un lado tenemos las charletas con toma de decisiones, con consecuencias visibles, pero que no alteran el desarrollo de la historia. Simplemente, si tomamos las decisiones correctas, todo fluye de forma más orgánica y en ocasiones seremos recompensados con ayuda en combate. Será divertido lidiar con la personalidad de los compañeros, intentando mantener al equipo con la moral alta, pero tampoco seremos castigados si alguno se mosquea un pelín. Es más bien un recurso narrativo para mantener nuestra plena atención en las partes cinematográficas, pero en ningún momento se pretende hacer de aquí una mecánica de gestión. El grueso de esta parte lo encontramos en la Milano, nuestra nave espacial, en la cual podremos profundizar en el lore de los personajes, a cambio de localizar coleccionables.

El minijuego de la habilidad definitiva es algo bobo pero nos hará sentir como un auténtico líder

Por otra parte tenemos la exploración y el combate. Durante la exploración recorreremos un escenario lineal, con ciertos rodeos que nos recompensaran con skins y los ya citados coleccionables. Para superar las barreras que nos impedirán el paso, tendremos que utilizar las habilidades de los guardianes. Por ejemplo, Drax podrá hacer uso de su fuerza para reventar paredes o mover objetos pesados, o Rocket se colará por estrechos recovecos. Estas partes son algo así como pequeños puzles, que funcionan más menos bien, aunque son bastante sencillos. Nosotros como Star-Lord tendremos que elegir qué guardián realiza la acción, y además contaremos con unos disparos elementales, de los cuales no diré mucho más por no caer en los peligrosos Spoilers.

La última parte es el combate. El cual es sencillo, pero al mismo tiempo muy resultón. Al principio, nos parecerá algo vago y tonto, pero a medida que desbloqueemos todas las habilidades, propias y de los compis, la cosa cambiará. Por un lado, con Star-Lord, dispararemos y golpearemos a puñetazo limpio. Por el otro podremos ordenar a nuestros compañeros que realicen habilidades, algo así como los visto en Final Fantasy VII, pero mucho más lento, sin acercarse demasiado al hack’n slash. Lo cierto es que resulta un combate agradable, sin grandes pretensiones, algo así como un resumen del juego en general. 

Lo mejor, sin duda, es que estas tres partes tan diferenciadas, hacen una perfecta comunión, con tiempos perfectamente medidos, para que en ningún momento te canses de ninguna de ellas. Cuando toca combate apetece, cuando hay que explorar arderemos en deseos de pillar nuevas skins y por supuesto nos enamoraremos de las partes narrativas que evolucionan sin pausa el conflicto.

Podremos desbloquear skins muy interesantes

No solo lo que vemos, sino lo que oímos


No se aprecian las bondades de la nueva generación. Pero el título luce francamente bien en PlayStation 5. El reescalado a 4K y los sesenta frames son más que suficientes para deleitarnos con un apartado artístico cojonudo. El diseño de los personajes es muy acertado, al contrario de la aberración que vimos en Avengers. No tardaremos en ver estos modelos como los auténticos guardianes de la galaxia (con permiso de Chris Pratt y compañía) y si algo me ha fascinado es el diseño de los enemigos. No tanto los humanoides como sí las bestias y criaturas. Parecen adaptados al cien por cien a la biología del planeta. Desde la viscosidad de nuestra primera visita hasta los rocosos y velludos monstruos de la última. Tiene coherencia, y es algo que no suele verse reflejado en obras tan extensas, donde se recurre al refrito. Culpa de la cual no se libra tampoco, pero al menos lo hace con cierta coherencia narrativa. 

Tambien a destacar los atuendos, no solo los de inicio, sino los coleccionables, salidos de la película y los cómics, con mención directa de su primera aparición en la leyenda que acompaña al atuendo. Además de contar con diseños originales para la ocasión. Con unos muy destacables que conseguiremos en la parte final y que, de forma incomprensible, se nos regalan sin ningún tipo de mención.

Pero sin duda, la joya de la corona, lo que nos hará vibrar es su banda sonora. Sabemos que Guardianes de la Galaxia tiene una fuerte presencia musical, en concreto con esas canciones que daban vida a la década de los ochenta. Podemos hablar de Europe con su The Final Countdown o de a-Ha con Take on me, hasta el mismísimo Rick Astley con su himno Never gonna give you up. Una locura de década que queda perfectamente reflejada en el juego, ya que cuenta con todas las canciones citadas y bastantes más. Las cuales aparecerán en momentos estelares, como cuando activamos la habilidad definitiva que potencia a los personajes tras un discurso. Pero también estará presente en la Milano, donde gracias al toca discos galáctico, podremos elegir la canción que queramos en todo momento. Además el juego cuenta con su BSO original del grupo ficticio Star-Lord, del cual toma su nombre Peter Quill en esta ocasión y que se traduce en un rock metal de notable calidad.

Gráficamente no es demasiado next gen, pero luce francamente bien

En serio, poneos en situación. Estas en la batalla final, os están dando para el pelo. Activas la habilidad especial y regalas al grupo unas palabras de aliento. Suena I love it lout de los putos Kiss… Ya está, si esto no es el GOTY… que venga Adam Warlock y lo vea.

Una aventura galáctica a la altura de la franquicia


Tras el esperable tropiezo de Marvel’s Avengers, Square Enix (y concretamente Eidos Montreal) ha sabido resarcirse de sus errores, regalando a los fans de Marvel un título a la altura de sus expectativas. La cosa me genera más dudas si sois ajenos al mundo de los súper héroes, donde quizá no podamos hablar de un juego tan sobresaliente. Sin duda su fuerte es la profundidad en los personajes, su lore, su propia narrativa, y claro, esto es carne para los hambrientos fanboys como yo. Pero más allá de todo eso, nos queda un juego sensacional, donde pasar un buen puñado de horas viviendo en primera persona lo que es ser un guardián de la galaxia. Sin duda, una compra obligada para todo aquel que lloró con Vengadores: Endgame.

Si estáis interesados en haceros con la versión en PC, siempre podéis encontrarlo un poquito más barato en G2A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar