Análisis Inscryption

Juan Cash

Juan Cash

Nada, pues aquí seguimos, esperando a que Devolver Digital saque un juego malo. Y parece que tocará seguir esperando un tiempo, ya que la distribuidora, hace alarde de un excelente ojo clínico para escoger las obras que publica. Hoy volvemos al loco mundo del estudio Daniel Mullins Games (Pony Island, The Hex) para adentrarnos en un juego tan particular y excéntrico, como excelente. Un título que me ha atrapado de principio a fin, de esos que se salen del PC para llevarnos a investigar a la red y dar sentido a lo jugado. Saca tu mejor mano y vamos a jugar a Inscryption.

No sigas leyendo


No vamos a hacer ni el más mínimo spoiler, quede claro. Pero este juego es tan brillante, que si confiáis mínimamente en mi palabra, os recomiendo que acudáis a Steam y lo compréis, sin más. Sin saber ni siquiera su mecánica principal, de qué trata, ni mucho menos hacia donde gira. 

Por mi parte, os contaré muy por encima el eje central del mismo, así como la parte narrativa de la cual se hacen eco las páginas de videojuegos desde las cuales podemos comprarlo, sin dar un paso más allá. Pero permitidme la insistencia, cuando os digo que cuanto menos sepáis de Inscryption mucho más grata será la sorpresa. Por lo tanto dejaré para el final el propio argumento del juego.

Daniel Mullins, juegos de autor


Un tipo que pone su nombre al estudio en el cual se desarrollan los juegos que crea, y en el cual hay bastantes trabajadores y colaboradores, no es algo nuevo, pero tampoco frecuente en la industria, donde parece que los videojuegos siempre son trabajos grupales bajo la visión moderada de un director que se apoya en mil y un engranajes. 

Sin embargo, Daniel Mullins, al igual que el genio entre los genios, Mr. Hideo Kojima, siente predilección por firmar sus obras a fuego. No es de extrañar al ofrecer productos tan personales, cargados de giros y de mecánicas insólitas, que sin duda os dejarán boquiabiertos.

Si Kojima es el autor del triple A, podríamos ver en Daniel Mullins su semejante en el mercado indie. Un tipo con unas ideas disparatadas, capaz de atrapar a una barbaridad de jugadores y hacerlos bailar al son de su música. Este Inscryption me resulta la prueba definitiva, para consagrar a Daniel como un creador de videojuegos digno de tener su propio sello. Es capaz de crear momentos únicos a base de mecánicas simples pero al mismo tiempo insólitas o al menos muy poco vistas.

Videojuegos, y su forma de hablarnos


Los videojuegos, a diferencia de otros medios narrativos, como el cine, la música o la literatura, se caracterizan (entre otras muchas cosas) por la libertad que tienen para contarnos una historia. 

En este Inscryption el lenguaje del videojuego alcanza un nivel de brillantez y originalidad muy poco frecuente, y es ese sin duda su principal atractivo. El título hace un uso extraño y contemporáneo en la formula comunicativa que inevitablemente se produce entre el videojuego y el usuario que lo disfruta. Es quizá este el mayor éxito que he encontrado atrapado entre los muros de la obra de Daniel.

Inscryption


En Inscryption, encarnaremos a un hombre o mujer (algo aleatorio) que se ve encerrado en una siniestra cabaña a las afueras, en una zona boscosa. Dentro de ella se encuentra un extraño tipejo, que parece obsesionado con disputar una partida de cartas, mediante la cual se dispone a narrar nuestra historia. Pero –giro siniestro- si perdemos un par de veces al juego… moriremos, y volveremos a empezar con otro personaje, otro superviviente.

Visto así podríamos definir Inscryption como un roguelike de batalla de cartas. Pero claro… esto es la punta, de la punta del iceberg. 

Durante una de nuestras partidas, el tipo nos mira y nos invita a levantarnos de la mesa en la cual se desarrolla el juego. En ese momento comenzamos a extrañarnos, al ver que en la cabaña hay no pocos objetos crípticos, con toda la pinta de ser pequeños puzles. 

Ahora al roquelike de cartas le añadimos mecánicas de scape room.

Y aquí se desata en el jugador una sensación interesantísima. Pasando de centrarte en combatir con tus mejores cartas, a pensar en cómo escapar de la maldita cabaña y viendo el juego como un mero entretenimiento para urgir un plan y desentrañar los misterios de los objetos que nos rodean.

Al principio resultará algo lioso, pero poca cosa, ya que antes de que nos demos cuenta, las cartas -algunas de ellas- comenzarán a parlotear con nosotros. Su objetivo es igual al nuestro, escapar del oscuro cautiverio.

Otro de sus puntos fuertes es como mediante un sencillo sistema de cartas, el titulo consigue motivarnos a aprender a jugar con sus reglas, bajo la constante presión de la huida. Y lo hace con suma elegancia. Con un sistema de combate y gestión moderadamente simple, pero efectivo, donde a veces puede darnos la sensación, de que no busca que sepamos jugar con una gran estrategia, sino que prefiere que busquemos como romper sus normas, encontrar esa carta chetada y aprovechar cualquier fisura del diseño de niveles para superar cualquier obstáculo. Siendo así interesante para los jugadores más hardcoretas de las cartas y perfectamente accesible para los que jamás se hayan acercado al género.

Pero lo más tocho, uno de los momentos más emocionantes ocurre cuando………

Hasta aquí puedo leer.

De lo mejor del año


Inscryption es una joya, uno de esos productos que no necesitan el paso del tiempo para ser llamados “de culto” cosechando un éxito instantáneo y un calado profundo en todos sus jugadores.

El título, bajo una atmosfera misteriosa, oscura y siniestra, consigue atraparnos a las primeras de cambio. Yendo más allá de la jugabilidad pura y dura –que es divertidísima- en pos de crear en nosotros un fuerte deseo por conocer hacia donde nos lleva y sobre todo de qué forma lo hace.

A lo largo de este 2021 y quizá gracias al respiro que nos han dado los triple A. He podido disfrutar de muchísimas experiencias extremadamente originales y adictivas, como por ejemplo Loop Hero o Valheim. Ahora, a punto de despedir el año, se nos cuela este Inscryption, que sin lugar a dudas, se sitúa entre uno de mis juegos favoritos de este extraño 2021. 

Inscryption es un soplo de aire fresco, una experiencia muy original, que a poco que os gusten los videojuegos estaréis obligados a probar antes o después.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar