Análisis In Da Hoop!

Daniel Ureña

Daniel Ureña

Fundador y sufridor de Invisible Movement.

Si sois unos motivados como yo, os pasará que al ver algo ya sea una película, una serie o un deporte nada os apetece más que hacer algo relacionado con lo visto o leído. Si veo una película que sucede en Kuala Lumpur pues me viene la necesidad vital de viajar a la ciudad, si leo algo sobre saltar a la comba pues venga me compro una comba y a saltar o si me pusiese a ver partidos de cricket, seguramente al día siguiente estaría mirando de comprar el equipo necesario. Así soy yo… El caso es que las finales de la NBA están a nada de comenzar después de una temporada y unos playoffs espectaculares así que ya podéis vislumbrar por dónde van los tiros.

In Da Hoop! no es un simulador de NBA pero sí que lo es de las máquinas arcade de tirar a canasta. Esas que en casi todo los recreativos o ferias tienen su huequito. El juego de Realcast nos trae la actividad en realidad virtual 1:1 y si sois unos fanáticos del básquet de salón aquí vais a tener la misma experiencia pero en vuestra casa o donde queráis porque está disponible para Oculus Quest y Quest 2.

El juego cuenta con una estética totalmente ochentera, con sus neones incluidos, en la que estaremos en uno de los mentados salones recreativos y la canasta como único compañero. Actualmente el título se encuentra bajo el sello App Lab, el early access de Oculus, y todavía tiene mucho camino por recorrer pero lo que se puede disfrutar actualmente ya nos puede dar muchas horas de juego y pique.

Ahora mismo, In Da Hoop! permite aprender con un tutorial y hacer partidas rápidas, variando la dificultad, tanto en la clásica máquina de básquet (en la que variará la distancia de la canasta según la dificultad) como en una canasta oficial. Tendremos una cuenta atrás y tocará anotar los máximos tiros posibles, evitando no perder el combo que nos potencie la puntuación final. Aportan algunas variaciones como ponernos dos canastas oficiales casi de perfil o una canasta sin restricción de distancia en la que podríamos llegar a machacar.

El punto clave para que la simulación triunfe está claramente en la física de nuestras manos con la pelota y realmente, teniendo en cuenta la complejidad del asunto, Realcast ha conseguido un trabajo muy digno.  El título ofrece dos maneras de jugar: con las Oculus Touch o simplemente con nuestras manos. Con las Oculus Touch el juego funciona a la perfección y aunque al principio tendremos que adaptar ligeramente nuestra manera de tirar, en nada le cogeremos el truquillo dándonos unos tiros muy satisfactorios y fieles a lo que estamos haciendo.

Por otra parte, jugar sin los Touch es un sueño pero la experiencia tiene que mejorar un poquito más. Gracias a los sensores del casco, podemos detectar nuestras manos al completo pero en mis partidas he tenido mucha vibración en la detección de éstas y aquí sí que no se replica al 100% nuestros gestos. Se deja jugar pero, lógicamente, no va tan fino como con los mandos. En el fondo algo normal si tenemos en cuenta que el juego está, como decíamos, en App Lab, y esa función también está en “pruebas” en las propias Oculus así que no sería raro esperar con el tiempo un mejor rendimiento en este aspecto.

Como juego no tiene más y todo lo que se nos viene a la cabeza está en el road map del estudio. Pensamos en más modos de juego, la posibilidad de online contra otros jugadores, poder cambiar tanto las skins de los balones, como de los tableros o de nuestros guantes… todo ello irá llegando progresivamente a un título que tiene muy claro lo que busca y que lo consigue. Y es que querer hacer solo una partida se acaba convirtiendo en un dolor de brazos y sudores después de llevar incontables tiros para intentar superar tu récord o el de algún visitante que te haya fastidiado el High Score.

In Da Hoop! sabe aprovechar bien sus capacidades en realidad virtual y nos trae una divertida propuesta para toda la familia que es muy difícil que no guste a alguien que se haya gastado las pesetas o los euros en aquellas máquinas adornadas de los Lakers o los Celtics. A mí me ha venido de perlas para saciar mis ganas de tirar después de ver a Booker, George, Young o Middleton darlo todo en el parqué.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar