Análisis Gods Will Be Watching

Daniel Ureña

Daniel Ureña

Fundador y sufridor de Invisible Movement.

Gods Will Be Watching no es un juego sencillo. Primero porque su dificultad (en su modo original) es extrema y segundo porque su estilo narrativo puede dejar por el camino a más de uno.

 Deconstructeam equipo valenciano liderado por Jordi de Paco, y de la mano de Devolver, nos trae una aventura que difícilmente dejará indiferente a alguien. Gods Will Be Watching es una aventura point & click de ciencia ficción protagonizada por el Sargento Burden. En ella deberemos lidiar con tres bandos que no dudarán en ningún momento en cumplir sus objetivos. En medio de ellos tenemos a nuestro protagonista, que hará todo lo posible por sobrevivir e intentar salvar a sus compañeros y, de paso, a la humanidad.

Gods está planteado en 7 capítulos y en cada uno de ellos deberemos hacer frente a una situación de crisis, por ejemplo a la gestión de mantener vivos a unos rehenes mientras hackeamos un ordenador y a su vez nos intenta asaltar un comando o a la supervivencia en un desierto durante días, mientras buscamos un campamento, esquivando patrullas y sobreviviendo a la cansando y la sed.

 Gods Will Be Watching

Para superar cada situación deberemos gestionar los recursos que la crisis pone a nuestra disposición de la mejor manera que podamos y, en la mayoría de los casos, cruzar los dedos para que todo salga bien. Normalmente, tendremos el tiempo en nuestra contra y no podremos meditar eternamente qué debemos hacer a continuación, por lo que cada capítulo lo vamos a tener que superar con mucho sufrimiento y una buena dosis de estrés.

Si nuestra capacidad de gestionar los recursos es capital para poder avanzar en el juego, la moral que apliquemos a nuestras decisiones también jugará un papel importantísimo en Gods. ¿Qué nos saquen un diente con unos alicates o le corten un brazo a nuestro compañero con un hacha? ¿A quién dejaremos sin comer por la falta de carne? ¿Sacrificamos a un par de soldados cansados para avanzar más rápido por el desierto? Estas son algunas de las muchísimas dudas que nos surgirán durante nuestra partida y que nos pueden llegar a replantear qué tipo de monstruo tenemos en el interior. Para los que esperéis algún tipo de indicación sobre si estáis haciendo lo correcto o no (tipo los colores en Mass Effect), ya os aviso que no; que cada uno valore como corresponda.
Por si fuera poco, en muchas ocasiones, pese a tomar decisiones drásticas (por el bien del grupo, claro está), no conseguiremos nuestro objetivo y deberemos empezar la situación desde cero. Gods Will Be Watching es un juego cruel en todos los sentidos y su dificultad es su seña de identidad. Pese a que existen diferentes niveles de dificultad, que por ejemplo eliminan el componente de azar en las crisis, nos va a costar superar cada capítulo y en muchas ocasiones, cuando estemos a punto de superarlo y fracasemos, el volver a empezar desde el inicio del capítulo supondrá una buena patada allí donde más duele.

El exceso de repetición de la misma situación es el gran problema del juego de Deconstructeam. Para empezar, porque puede terminar con la paciencia del jugador, pero sobre todo porque el jugador acabará por repetir las mismas situaciones de manera mecánica e intentar resolverlas como si de una ecuación matemática se tratase, olvidándose de qué está haciendo y por qué lo está haciendo, tirando por la borda la esencia del juego. Conocedores del tema, Deconstructeam añadió nuevos niveles de dificultad para hacer la aventura más asequible (en ningún caso fácil) e intentar evitar esa caída en el tedio de repetir y repetir sin ya saber qué demonios estamos haciendo. Lo cierto es que para los que quieran conocer la historia sin demasiados dolores de cabeza, el Modo Narrativo es su opción.

Gods Will Be Watching

Toda esta tensión y violencia (en algunos casos extrema) están representados bajo un estupendo estilo pixelart, que enamora y representa a la perfección el mundo desolador que vive bajo el yugo de la Federación Constelar. El trabajo con algunos personajes pixelados es memorable (las conversaciones entre el Sargento Burden y Jack son un lujo), en cambio, otros se quedan a medio camino de levantar algún tipo de empatía con el jugador, que acabaría con más ansiedad todavía a la hora de decidir la suerte de todos los personajes.

En definitiva, Gods Will Be Watching no es un juego fácil, que puede repeler al buscador de un entretenimiento sencillo y accesible. Deconstructeam se ha sacado de la manga (mejor dicho de una Game Jam) una aventura fantástica que nos estrujará el cerebro y el alma, si es que todavía la conservamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar