Análisis Godfall

Juan Cash

Juan Cash

Intro: El principio de una nueva era

Siempre que nace una nueva generación de consolas tiene todos los puntos de mira enfocados a sus anuncios, buenos o malos. PlayStation 5 no iba a ser la excepción. Recuerdo perfectamente aquellos “Game Awards” donde vimos la consola en acción (más o menos) y lo hicimos a través de Godfall. Mucha gente cogió las antorchas y corrió a las calles. Yo, sin embargo, sentí la necesidad de probar tal promesa, digamos que oí la llamada. Godfall estaba en mi lista de deseados y hoy os cuento mi experiencia.

Uno: Juego de lanzamiento de la nueva generación

Si por algo sabemos de la existencia de este título, no solo es por sus padrinos, la “buena” gente de Gearbox Software, sino más bien por el hecho de haber sido el primer título, tanto anunciado, como mostrado de PlayStation 5. Ojo que gráficamente es una bestia parda, difícil de domar, un portento audiovisual muy digno del “título” de juego de lanzamiento de nueva generación. Hasta ahí todo correcto. El juego responde a un principio muy atractivo, que es el que yo denomino como “Juego Barroco” o lo que es lo mismo, mira que de cosas pongo en pantalla, que de oro, mira que de reflejos y que de cosas híper guapas para que digas: ¡qué bien se ve esto!

Pero claro, más allá de eso… más allá de unos gráficos rompedores o de esa cargazón de detalles… ¿hay un buen juego? O al menos uno moderadamente divertido… depende.

Dos: Esto no está tan mal, depende de lo que busques

Godfall no es un mal juego, eso que quede claro. Simplemente debemos saber a lo que venimos. ¿Nos encontramos frente al Destiny con espadas? No. Quizá el subnombre de looter slasher no le haya hecho mucho bien a este juego, sin ser mentira… tampoco es del todo cierto. Si quieres entrar en Godfall, mejor hazme caso a mí. Lo que aquí tenemos es una aventura que nos narra una historia de venganza y rencor, muy disfrutable en solitario que quizá gane en compañía, pero que poco necesita del cooperativo. Godfall es la historia de Orín, y para vivir tal historia no necesitas a nadie.

Orín clama justicia. Su hermano Macros está a punto de convertirse en un Dios y si ya resulta un déspota en su versión casi divina, miedo da pensar lo que será de todos si alcanza su objetivo. Tras años de guerra, Orín decide hacer frente a su hermano, con un trágico resultado, casi pierde la vida. Pero claro, ese no es motivo para tirar la toalla, hay que derrocar a Macros, cueste lo que cueste.

Tres: Godfall, una historia de ascensión y relleno

Es curioso cuanto menos que el título del juego sea Godfall cuando lo que nos cuenta es la historia de una ascensión.

Durante nuestra aventura nuestro único objetivo será el de “ascender” mediante los reinos de tierra, agua y aire, hasta la sala del trono del mismísimo Macros para asesinarlo, para lo cual contamos con la inestimable ayuda de un personaje muy curioso, la séptima ermita. Además, podremos fabricar varios tipos de armadura que se adapten al gusto del jugador, si no en lo mecánico, al menos si en lo estético. Ya sea una armadura masculina o femenina, nuestro personaje, Orín, se adaptara al tipo de armadura adecuando incluso su tono de voz, ya que recordemos que no somos simples humanos ni dioses, de hecho, no sé qué cojones somos.

Pero si hablamos de progreso en la historia, me he sentido muy a gusto, ya que me he encontrado con un videojuego, muy videojuego, recordando aquellos años de Ghost and Goblin y compañía… Recordando cómo era jugar, viendo un mapa y eligiendo la misión a cumplir o la pantalla a superar para completar la historia… lo malo es que no estamos en los 90, y que la fórmula resulta perversa.

El problema nace aquí, ya que completaremos un par de misiones con cierto tono de seriedad o progreso y el resto será repetir escenarios y enemigos para seguir avanzando. Todo un despropósito narrativo, que no solo rompe por completo la aventura sino que además llega a provocar rechazo en el jugador. Al no sentir que estamos haciendo algo de valor para conseguir nuestra hercúlea tarea, es inevitable sentir que perdemos el tiempo, más aun con unos escenarios o niveles que… son poco gratificantes (por ser amable)

Cuatro: Cuando tu principal mecánica no aguanta el peso

Godfall es su combate, cero sorpresas aquí. Durante cada teaser o tráiler o puto gameplay nos han dejado esto claro. En Godfall toca elegir arma y combatir, lo demás será siempre lo de menos.

Si bien esto es cierto, no deja de ser un problema. Si pensamos en otros títulos como Devil May Cry V… vale, el combate aguanta el tipo de todo lo que le eches, porque es cojonudo. El problema es que aquí… sin ser un mal combate… no está a la altura de su exigencia. Es decir, no estamos ante un Hack and Slash, más bien podría pasar como el enésimo clon de la saga Souls (en cuanto a combate) y claro, dejar semejante peso en una mecánica tan salida del tarro… no solo es que sea arriesgado, sino que se traduce en un trágico error, que da como resultado un videojuego altamente repetitivo donde no encontraremos más que pequeños tramos de exploración y mucho combate. Que tampoco es que resulte extremadamente gratificante. Por ser honestos y algo tajantes, hablamos de un pésimo diseño de niveles.

Cinco: Conclusión y palmadita en la espalda

Insisto, Godfall no es un mal juego, simplemente es un videojuego mal enfocado, un videojuego que ha recibido un protagonismo muy por encima de sus posibilidades. Algo así como si el fichaje estrella de tu equipo viene de segunda división.

Godfall es un buen videojuego, capaz de entretener durante una decena de horas, pero al cual no hay que pedirle nada más que eso. Es un juego que una vez completada su historia principal no ofrece gran atractivo para seguir ahí pero que sin embargo me parece recomendable. Aunque eso sí, no a precio de juego completo. Mi consejo es esperar a una rebaja o incluso a su hipotética inclusión en PS plus, ya que pareciéndome un videojuego digno, no pagaría más de 40€ por él, lo mismo que habría dicho en su momento de Killzone: Shadow Fall, cuya figura se ha aparecido varias veces durante mi cruzada contra Macros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar