Análisis Ghost of Tsushima: Iki Island

Daniel Ureña

Daniel Ureña

Fundador y sufridor de Invisible Movement.

No suelo volver a títulos ya finiquitados. La vorágine de lanzamientos me hace casi imposible volver a jugarlos y disfrutarlos y, muchas veces, ya no solo al juego original sino a los DLC’s que van surgiendo posteriormente. Se cerró ese libro. FIN.


Pero, por suerte, siempre hay excepciones. Y es que aunque el libro de Ghost of Tsushima ya lo tenía cerrado, muy a mi pesar porque lo disfruté muchísimo, he tenido dos argumentos de peso para volver de lleno a tierras niponas. Para empezar el nuevo contenido, Iki Island, que es un DLC que amplía la historia principal centrándose más en nuestro protagonista y la otra excusa es ver el update que habían hecho en Sucker Punch para llevar el juego a la next gen con la Ghost of Tsushima Director’s Cut, edición en la que se encuentra el nuevo contenido.

De viaje a Iki


Si en Ghost of Tsushima la clave pasaba por liberar a la isla de la invasión mongola, Iki Island se centra más en liberar a Jin Sakai de la carga que le acompaña. Pese a que es una expansión a la que podamos acceder a las pocas horas de la campaña principal, recomiendo hacerlo una vez terminado el main game. Me resulta más orgánico y con más sentido que una vez Jin haya acabado con la amenaza principal, se disponga a hacer ese viaje a Iki que será por un lado un viaje físico pero también interior, hacía su pasado y a la relación con su padre.

Y es que por diferentes motivos que nos dan a conocer, en Iki no son nada bienvenidos los samurais y el apellido Sakai es sinónimo de infamia. Con ese contexto deberemos buscar aliados para intentar detener a otra amenaza mongola, esta vez liderada por El Águila, una guerrera-chamán, que está diezmando a la isla a base de fuerza física pero también jugando con las mentes de los habitantes gracias a cierta “magia”.

Realmente no hay demasiados novedades en cuanto a lo visto en Ghost of Tsushima. Tendremos una nueva gran zona que explorar con nuevas armaduras, alguna habilidad y ahora nuestro querida montura podrá hacer una carga para atropellar enemigos. Como era de esperar, también tendremos un buen surtido de misiones secundarias que acompañarán a nuestro enfrentamiento con el ejército de El Águila, que está dotado de luchadores que intercambiarán su estilo de lucha durante la pelea y que, además, estarán potenciados por chamanes. Este nuevo enemigo tiene que ser siempre nuestro primer objetivo ya que potenciará sobremanera a sus compis, haciendo que sus golpes sean más letales.

Si a nivel de historia, me encaja que Iki Island se haga después de liberar Tsushima, también lo es por temas de dificultad en los enfrentamientos. En Iki no nos pondrán las cosas fáciles y tendremos que utilizar todas nuestras tácticas samurai (y no tan samurai) para salir victoriosos de los combates. Si decidís ir antes, estáis avisados.

En resumen se puede decir el clásico “si te gustó Ghost of Tsushima, vas a disfrutar Iki Island”. Más contenido, con nuevas situaciones (algunas de ellas de lo mejorcito que he experimentado con Jin) y, quizá, lo más importante, se trabaja más el interior del protagonista y su enfrentamiento con el pasado; un tema que se iba tocando en el juego principal pero que se posponía debido a la amenaza de Khotun Khan. Además, por si fuera poco, puedes hacerles carantoñas a unos gatos salvajes muy adorables y perseguir monos.

Se le puede echar en cara, como al juego principal, que como Jin no tenemos opción. La historia está escrita y nosotros la tenemos que seguir y poco o nada vamos a poder salirnos de ella. En Ghost of Tsushima fue lo que menos me gustó ya que, por ejemplo, que no hubiese diferencia entre abrazar poco o mucho el camino del «fantasma», me resultaba un paso atrás, viniendo de Sucker Punch, que ya venía de jugar con elecciones y diferentes caminos a seguir en su saga Infamous. En Iki Island no hay diferencia y la historia de Jin es y será la misma para todos.

Tsushima Next Gen


Decía que el otro motivo era ver qué tal le sentaba el juego el update next gen porque tenía mucha curiosidad por ver el trabajo de Sucker Punch en un juego que ya funcionaba como un tiro en PlayStation 4 y que vía compatibilidad en PlayStation 5 ya había notado ciertas mejoras.

Para empezar, si las pantallas de carga ya eran veloces como el rayo en PlayStation 4, en la Director’s Cut me da la sensación de que dejan las pantallas de carga por amor al arte. Realmente, a diferencia de otros títulos, no se nota demasiado la diferencia porque, como digo, el trabajo en PlayStation 4 ya era mágico. Lo que sí se nota y da gusto es disfrutar de la experiencia, sobre todo, a 60 frames por segundo en alta resolución. Ya sea en los combates, a lomos de nuestro caballo o simplemente paseando por Tsushima, todo fluye de una manera exquisita. El esfuerzo de Sucker Punch, sobre todo con el movimiento de las partículas ya sea de hojas o del propio viento, llega gracias a esta versión en PlayStation 5 a su máxima expresión y es muy difícil no caer embelesados.

Otra grata sorpresa es la implementación del DualSense. El estudio ha aprovechado las características del mando de la nueva consola para mejorar nuestra inmersión en el juego, ya sea con una vibración muy trabajada sensible a la meteorología o los golpes de katana o con los gatillos adaptativos para, por ejemplo, simular el lanzamiento con arco. A todo esto, también se le suma la implementación del Audio 3D que potencia todavía más ese “estar ahí” y que nos hará disfrutar de como el viento pasa a través de nosotros, mientras empezamos a notar que empieza a llover o girarnos por tener a un mongol gritando desde nuestra espalda a punto de disparar.

En definitiva, Ghost of Tsushima era ya un gran título, que Juan analizó ya en su lanzamiento, y que esta Director’s Cut redondea de manera sublime. Si nunca habéis viajado con Jin a Tsushima, puede ser vuestro momento. Si ya habíais estado y disfrutasteis, Iki os espera con los brazos abiertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar