Análisis Gato Roboto

El videojuego de tipo ‘metroidvania’ no se extingue. Que se lo digan a Gato Roboto, el nuevo título de Doinksoft y editado por Devolver que con un estilo retro y una aventura guiada consigue conquistar a cualquier amante de estos videojuegos. 

En Gato Roboto nos ponemos en la piel de una gatita que tiene que salvar a su dueño tras haber sufrido un accidente y haber aterrizado en un planeta desconocido. A esto se le suma el ingrediente perfecto: mechas. La gatita llega a un punto de guardado y se sube a un robot con el que puede disparar a los enemigos.

A lo largo del juego, como en cualquier metroidvania, iremos descubriendo partes del mapa a las que no podremos acceder hasta conseguir una habilidad. Pero este título no pretende ser difícil, es más, es bastante accesible. Es un videojuego para que lo disfrutes, para que lo pases bien con sus guiones llenos de humor y su diseño de niveles que se hace sencillo a la par que ingenioso. 

El mapa de Gato Roboto se divide en varias fases en las que podremos encontrar zonas inundadas de agua, zonas de lava, zonas de infiltración en las que tendremos que jugar con la gata fuera del mecha, etc… Dentro de su sencillez encontramos una variedad de situaciones óptima, que te lleva a hacer cosas nuevas en cada nivel. 

Además, disfrutaremos de peleas contra jefes finales variados en las que tendremos que usar las habilidades que vayamos aprendiendo para poder derrotarlos sin morir.

El estilo gráfico (puro pixel en vena), la banda sonora, el diseño de niveles y hasta el guion de Gato Roboto respiran sencillez. Pero dentro de esa sencillez nos encontramos con un videojuego muy completo, con toques minimalistas pero radiante en sus formas. 

Además, el juego te invita a explorar sus niveles, puedes desbloquear paletas de color con cintas que encuentras en lugares secretos y desbloquear el 100% de su mapa te dará más de una alegría. Todo está pensado para que cada espacio te ofrezca un reto diferente y divertido en un videojuego que no dura más de 6 horas para los más completistas.

Con el E3 vemos de vuelta esos grandes juegos ‘triple A’ de mundo abierto con miles de cosas que hacer, que buscan atrapar al jugador. Con estas circunstancias, Devolver Digital vuelve a demostrar que los videojuegos independientes y minimalistas, pero efectivos, son un valor seguro por su capacidad de adaptación. 

Leave a Comment

Required fields are marked *.