Análisis Football Manager 2021 Xbox Edition

Juan Cash

Juan Cash

Cualquier aficionado al deporte rey ha oído hablar de Football Manager. Un título que siempre ha estado a la cabeza de los videojuegos en cuanto a gestión deportiva, siendo un súper ventas de PC año tras año desde su debut en 2004 (*hay otra serie con el mismo título que debutó en 1982 pero esa es otra historia…)  y que actualmente también goza de buena salud en dispositivos móviles. Hablábamos no hace mucho de estudios que han nacido para dar vida a una saga, y aquí tenemos otro ejemplo, los británicos de  Sport Interactive donde se pueden destacar a sus fundadores, los hermanos Collyer, que llevan décadas puliendo y mejorando la fórmula de sus videojuegos de gestión y más aún desde la compra de SEGA allá por 2003, momento donde renace la franquicia Football Manager. Este equipo ha creado el que es sin duda el mejor juego de “simulación de entrenador de futbol” el cual a día de hoy mira desde la cima a sus competidores.

Uno: Datos, datos y más datos.

Como buena bestia de gestión que es, contamos con un título abrumador. Siendo esto un problema si no sabemos gestionar la información, es decir, tenemos la barbaridad de 117 ligas de 52 paises, lo que le parecería excesivo al mismísimo Julio Maldonado “Maldini”. Pero evidentemente no jugaremos a todas a la vez, sino que haremos una selección de varias entre las cuales queramos movernos durante nuestra carrera profesional. En nuestro caso nos quedamos con cuatro, la liga española, la alemana, la inglesa y la italiana.

Una vez eliges las ligas a seguir, toca fichar por un equipo, y creo que esto viene a ser el selector de dificultad, no es lo mismo entrenar al Real Madrid que al Córdoba, siendo un punto intermedio nuestra elección, el Sevilla C.F (que me perdonen los béticos).

Aquí encontramos el equilibrio, un equipo moderadamente bueno, que disputa competición europea sin la presión de ganarla y que, además, aspira a la parte alta de la liga. Todo correcto.

Nuestros primeros pasos en Football Manager serán bastante agresivos. Seremos bombardeados por tutoriales en forma de interminables diálogos explicándonos como gestionar cada detalle del club, desde fichajes, sanciones a futbolistas, economía, cantera, preparación de los partidos, entrenamientos… un sinfín de opciones que afortunadamente podremos delegar en nuestro personal, en mi caso pasando bastante de todo esto puse a Monchi a fichar y a mi segundo a entrenar y yo me dedico a los partidos que es lo que me interesa. Así que nada de agobiarse, si queréis dormir por la noche sin ver ventanitas del FM delegar curro y vosotros a ganar partidos (consejo de Juan Cash: Entrenador del Sevilla virtual)

Dos: La sorpresa del no jugar para divertirse.

Cuando uno llega de nuevas a Football Manager sin saber muy bien a lo que se enfrenta, lo primero que piensa es ¿acostumbrado a títulos como PES o FIFA… esto no será aburrido? Y creo que es una duda considerable. Es decir, estamos acostumbrados a tener un papel totalmente activo cuando jugamos a títulos deportivos, en los cuales si la cosa se tuerce basta con incorporarnos en nuestro asiento, poner cara de enfado y tocar botones como locos hasta dar con la remontada. Mi duda era ¿cómo funcionaría eso aquí? ¿sería capaz de sentir la emoción de un partido simplemente dando órdenes desde la banda? La respuesta es un rotundo sí.

En el momento en que llega tú primer partido como entrenador notas algo, no es lo de siempre, pero empieza a gustarte, ves como los jugadores mueven el balón, ves como alguno la lía y rápidamente le corriges, ves cómo te están haciendo daño a la contra y cambias el sistema para impedirlo, y afortunadamente funciona, comienzas a tener el control y llega el premio del gol. Subidón. Tu rival es un hueso duro de roer, toca defenderse, no arriesgar con el pase, cerrar huecos y jugar a la contra, llega el segundo gol, el Sevilla gana al Bayern de Múnich y tú no puedes sentirte más orgulloso de tu equipo. 

No juegas de forma directa, pero de alguna forma notas que tienes el control absoluto, te sientes culpable total de las derrotas y protagonista de las victorias, es una forma de disfrutar del futbol como nunca lo había hecho antes y debo decir que no solo es fantástica, sino tremendamente adictiva.

Tres: Realismo sí, cutre también.

Gráficamente es terrible, esto es obvio. Solo hay menús con letras blancas sobre fondos morados, y cuando empieza el partido parece que nos trasladamos a PlayStation 2. También os digo que no necesita más para transmitir la emoción de entrenar un equipo de futbol. El problema real viene en su apartado sonoro. Es un juego del cual llegué a pensar que estaba roto, quiero decir, nada más ejecutarlo me percaté de que no había ningún sonido, ni música ni tan siquiera un clic al moverte por los menús, vaya cosa rara (pensé). Después de tocar todos los ajustes que vi en el menú de Xbox lo di por perdido y seguí jugando, para darme cuenta de que en el partido el sonido nacía en forma de cánticos y griterío de los espectadores. No está roto, solo desangelado.

Por otra parte el juego lleva el realismo al extremo, con futbolistas que no puedes fichar debido a una ficha altísima, con problemas de actitud en el vestuario, una presidencia que solo piensa en el dinero o unos periodistas que parecen empeñados en destruir tu carrera con preguntas incomodas en momentos de calentón. 

Pero como he dicho antes, hemos venido a dirigir partidos, lo demás poco importa y es aquí donde el juego saca músculo. Se nos dará toda la información necesaria para ganar el partido, tanto de nuestra plantilla como del rival a batir, sabiendo puntos fuertes y flojos de ambos e intentando explotarlos al máximo. El realismo va más allá; recuerdo como me quedé algo loco cuando me pitaron un penalti dudoso, para poco después consultar con el VAR y cancelar el lanzamiento, vaya chulada.

Quizá todo esto parezca excesivo pero de verdad, el título es mucho más accesible de lo que parece. Por ejemplo, durante los partidos, si la cosa no va bien nuestro segundo entrenador nos irá dando instrucciones de que deberíamos hacer, que en general será lo que debamos, aunque no pocas veces he pasado de él y seguido mi instinto, dando como resultado victorias bastante inesperadas o empates con sabor a victoria, como ese 2 a 2 contra el Futbol Club Barcelona; jugándole de tú a tú.

Cuatro: Gran juego, grandes problemas

Football Manager 2021 es un producto excelente. Un adictivo título de gestión deportiva que nos dará más de lo que necesitamos para disfrutar a lo grande de este deporte. Las posibilidades son casi infinitas, contando con miles de equipos, recreados con todo lujo de detalle, que pese a la falta de licencias, nos cuenta muchísimos datos de cada equipo, así como su fundación, mayores logros, personal importante… Además cuenta con una jugabilidad exquisita, donde cada decisión es notable en el juego de nuestro equipo, con una ambientación realista que nos hace vibrar a cada partido. 

Pero tiene dos problemas que me parecen injustificables. 

El primero es un control impracticable. La adaptación al mando de Xbox me parece que se ha resuelto de una manera torpe, poco satisfactoria y totalmente liosa. Será el mayor de nuestros problemas. Moverse por los menús con soltura es algo que directamente no sucede, ya que no solo es problema del control en sí, sino de una optimización horrible con cuelgues frecuentes y con pantallas que se quedan congeladas, momento en el que te quedas loco y no sabes si estas moviendo algo o no. Es como si hubieran apretado un botón de “transferir a control de Xbox” y hubieran omitido los mensajes de error. Un auténtico despropósito. Pero podemos salvarlo, más o menos. Es tan sencillo como conectar un ratón a nuestra Xbox, o debería, ya que tampoco es que este bien optimizado. Es decir, cuando funciona lo hace realmente bien, es igual que jugar en un PC; control directo clicando sin ningún problema. Lo malo es que, como digo, no está bien implementado y, por ejemplo, si dejamos el juego en reposo y volvemos no reconocerá el ratón, obligándonos a cerrar el juego y volver a iniciarlo para que nos lo reconozca y lo mismo ocurre de manera arbitraria, siendo frecuente perder la conexión en mitad de un partido, obligándonos a terminarlo con el infernal mando.

Otra cosa que me ha parecido horrorosa es la inclusión de micropagos. Raro será que intentes hacer algo sin que se te de la opción de pagar dinero real. Es decir, intentas fichar a un jugador que no puedes por limites del club… no hay problema, paga tres o cuatro euros y es tuyo. Si por ejemplo se lesiona un futbolista o es expulsado y lo pierdes un tiempo… paga y aquí no ha pasado nada. Hay bastantes mas ejemplos, pero no es cuestión de ponerlos todos. Me parece algo jodido el tema de los pagos, ya que en ocasiones es tentador y no debería serlo. Me da la sensación de que los micropagos de hoy son los cheats de ayer… y es una pena.

Cinco: Conclusión

Football Manager 2021 es una maravilla, un juego que me ha hecho vivir el futbol virtual de una forma única, como nunca antes lo había hecho. Un juego que a base de quitarme opciones jugables directas me ha regalado una nueva forma de disfrutar de los videojuegos, más relajada, más como ver un partido de futbol en la televisión y es sencillamente genial.

Si bien insisto en que es un juegazo… no puedo decir lo mismo de la versión de Xbox, la cual me parece la peor manera de acercarse a la saga. Una versión que interpone una estúpida barrera llamada “mando” que complica todo muchísimo y a lo que podemos sumar el hecho de llegar de nuevas y resultar desquiciante. 

Este hecho abre un interesante debate que yo creo que está claro, no todos los juegos están hechos para todas las plataformas y creo que este juego en concreto es un ejemplo perfecto de título exclusivo para PC o como mucho smartphone, siendo la versión de Xbox la cual ha abierto la caja de pandora en mi caso, para llevarme a mi perdición que es la versión de android, a la cual declaro que soy un auténtico adicto.

Muy buen juego en una pobre versión. Jugad a Football Manager 21 pero lejos de cualquier consola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar