Análisis Erica

¿Quién no ha disfrutado leyendo libros de Elige tu propia aventura? Con esa libertad en la toma de decisiones que cambia el final de la historia. El poder releer ese mismo relato pero eligiendo caminos distintos sabiendo que el resultado te llevará a un final diferente. Pues bien, Erica es un thriller basado, precisamente, en esa toma de decisiones que tendrán sus consecuencias y donde cada elección tendrá una influencia en cómo se desarrolle, aunque con la particularidad de que interactuaremoscon escenas y actores reales; por lo que mas bien se podría definir como película interactiva.

En el juego seguiremos a Erica, una joven que ha quedado traumatizada por haber vivido en su infancia el brutal asesinato de su padre. Una chica sin padre ni madre que vive acompañada tan solo por sus pesadillas. Leves recuerdos de su niñez que se entremezclan con imágenes del momento de la muerte de su padre, su misteriosa marca en el pecho y esa silueta… Imágenes que no ha podido olvidar y la persiguen una y otra vez. Esa cicatriz.. ese símbolo.. Recuerdos dolorosos que no logra olvidar ni superar.

Ahora, años más tarde, recibe un misterioso y macabro paquete que parece tener relación con la muerte de su padre. Así que la historia nos llevará a Casa Delphi, el hospital psiquiátrico fundado por su padre y donde pasó su infancia. Allí se reencontrará con su pasado pero también descubrirá secretos que se ocultan entre los pasillos del hospital y la verdad que se esconde tras el asesinato y sus pesadillas.

Durante la investigación, el agente Blake decide mantener a Erica en Casa Delphi para que no esté sola y mantenerla a salvo. Pero Casa Delphi es mucho más de lo que parece, no solo por las historias que esconden las mujeres que se encuentran allí internadas sino por todas esas piezas que iremos encontrando y que completarán el puzle que Erica lleva sin resolver desde pequeña.

Lo primero que tenemos que tener claro al jugar a Erica es que, como hemos dicho, es una película interactiva y que la jugabilidad que proporciona se reduce a tomar ciertas decisiones o realizar acciones usando el pad del DualShock 4 o a través de nuestro smartphone con la app recomendada. Un control muy sencillo que se basa en deslizar el dedo en diferentes direcciones o mover el cursor para señalar la respuesta que queremos dar o la dirección a la que queremos ir. En ese sentido la comodidad que da la aplicación mejora sobre todo al no tratarse de una acción puntual sino de algo que se va usando durante todo el juego. 

Así que durante el juego se nos permitirá, por ejemplo, encender un mechero, abrir una puerta o encender un tocadiscos además de elegir las respuestas que queremos dar, gracias a la tecnología Touch Video que nos permite interactuar con determinados elementos de la pantalla.¿Y cómo le sienta eso al juego? Pues mal. Porque a pesar del intento de proporcionar algo de variedad que no se base solo en la toma de elecciones, el resultado es que ralentiza el ritmo de la historia e incluso la frena de manera totalmente innecesaria, sin que esas acciones aporten realmente nada al juego. Por el contrario, las respuestas que debemos dar sí tienen motivo de existir ya que son parte de esas tomas de decisiones que comentábamos y que nos variarán el devenir de la historia. Y no solo eso, no responder también es una opción y tendrá sus consecuencias. En ese sentido, y hablando de jugabilidad, quizá se puede echar de menos alguna propuesta de puzle o incluso QTE para mantener la tensión en ciertos momentos.

Ya al inicio del juego nos avisan que será necesario jugarlo más de una vez para entender toda la historia en su totalidad. Por eso, los diálogos y decisiones que tomemos nos llevarán a uno de los finales propuestos. Y es cierto que hace falta jugarlo varias veces para descubrir todas las opciones que tiene, toda la trama que esconde y las relaciones que pueden crearse entre los diferentes personajes. Aunque debo decir que es una pena no haber sacado más partido a las opciones que podrían darse en las relaciones con las internas, por ejemplo. La sensación que daba en ciertos momentos era de dejarte a medias, de tener prisa o quizá poco presupuesto para haber trabajado en una mejor narrativa.

La rejugabilidad que tiene sumada a la corta duración del título, que al emular una película es de apenas dos horas, es algo positivo y te anima a jugarlo de nuevo fácilmente. Aunque sería interesante que, puesto que hay algunas escenas que se repiten a pesar de las elecciones que se tomen, que se pudiera avanzar o saltar o incluso seleccionar ciertos capítulos. A pesar de ello, al rejugarlo no se me ha hecho tan pesado como esperaba, aunque he de reconocer que tampoco he probado todas las opciones. 

Pero como en toda película, es importante la interpretación de los actores para hacerte creíble la historia y en Erica podríamos decir que es simplemente correcta. Contamos con la actriz Holly Earl en el papel de Erica que si algo transmite es la vulnerabilidad del personaje, una fragilidad marcada por ese turbio pasado. Pero más allá de eso, su actuación acaba siendo tan lineal, tiene siempre esa misma expresión que en ciertos momentos acaba siendo poco creíble y floja. No todos los actores logran transmitir lo que sus personajes necesitan y eso se acaba trasladando al jugador, aunque cabe destacar la actuación de algunas compañeras ingresadas en el hospital. 

Gráficamente poco podemos decir, ya que prácticamente todo el juego está compuesto de secuencias de vídeo al ser un Live-Action e implementar una tecnología interactiva que acaba sabiendo a poco. Por cierto, que no se nos olvide mencionar algo que aunque suele ser habitual en los juegos de Sony Interactive y es que el juego viene completamente doblado al español.

¿Tarde de cine? Erica es una buena alternativa para esos días en los que no apetece salir de casa. Un thriller interactivo que mezcla intriga, investigación, rituales y aunque cuenta con todos estos elementos que podrían dar como resultado algo realmente memorable, se queda pobre y predecible y se convierte en un título más. Una experiencia correcta, sobre todo porque no llega ni a los 10 euros y ofrece mucha rejugabilidad y porque te pica la curiosidad de llegar hasta el final, pero que te deja esa sensación de poca ambición por parte del estudio. Quizá es un juego muy interesante para un público más alejado del videojuego clásico o incluso se pueda clasificar de juego party, en el sentido de que puedes jugarlo tú mientras el resto participan de las decisiones y se lo toman como si de una película fuera.

Lo que sí demuestra Erica es que los videojuegos y la televisión están cada vez más unidos y que es muy probable que este tipo de propuestas sean cada vez más comunes. ¿Netflix, a qué esperas?

Leave a Comment

Required fields are marked *.