Análisis Encodya

Montse MSillero

Montse MSillero

De cazadora de Pokemons a alma que vaga por el castillo de Drangleic, no hay experiencia a la que no se apunte.

Seguro que os ha pasado alguna vez estar soñando, despertaros y pensar que no querías despertar. Esa sensación de dejar a medias una historia. A veces, pensando sobre ello, me he imaginado qué pasaría si pudiéramos tener el poder mental suficiente como para poder decidir sobre lo que soñamos. Aunque claro, sería algo complicado dormir como tal y desconectar de lo que nos rodea si estamos pensando y en cierta manera controlando lo que soñar. Pero pensad por un momento que eso es posible. Que durante esas horas de supuesto sueño pudiéramos evadirnos de la realidad para vivir en ese otro mundo creado por nosotros. Más de uno preferiría ese otro mundo que la propia realidad hasta el punto de querer pasar cada vez más y más horas en esa especie de realidad (aunque falsa) alternativa. 

¿Y por qué digo todo esto? Porque hoy os traemos el análisis de Encodya, la propuesta de Chaosmonger Studio que se financió gracias a Kickstarter y que fue todo un éxito. Basada en el corto animado de Nicola Piovesan titulado Robot Will Protect You. Una historia que nos lleva Neo Berlín en el año 2062. Un futuro en el que la codicia del presidente Trump, perdón, quiero decir del alcalde Rumpf (guiño) ha llevado a la ciudad a un estado deprimente. La empresas publicas y privadas controlan las vidas de las personas (no como ahora, ¿no?), megacorporaciones que gobiernan y controlan la sociedad y la evidente corrupción abierta en el gobierno. Aunque casi lo peor de todo es la adicción a la tecnología que el propio gobierno ha provocado para controlar a la gente hasta el punto de crear yonkis del ciberespacio. Porque ¿para qué vivir esa realidad tan desagradable cuando se puede vivir en otra mejor? Pues todo este entorno distópico lo tenemos en Encodya aunque planteado de una manera más familiar.

Encodya es una aventura point and click en la que llevamos a Tina, una pequeña huérfana de 9 años que vive en las calles tras la muerte de su madre, junto a su amigo SAM-53, su fiel robot que le asignaron al nacer. Y sí, la relación entre una niña y un robot no es original pero eso no evita que su relación la veas tan natural y necesaria que te involucres en ella hasta el punto de querer lo mejor para ambos.

La historia comienza al descubrir un mensaje en la memoria de SAM destinado a Tina para su décimo cumpleaños. Un mensaje de su padre al que nunca conoció y que ahora parece poder estar vivo. Así que iniciamos un viaje investigando esta nueva misión que podría cambiar la vida y futuro de Neo Berlín. Pero toda misión tiene sus peligros y ese malvado alcalde que hemos nombrado anteriormente parece estar buscando lo mismo que nosotros.

La jugabilidad de Encodya tiene mucho de búsqueda de elementos y resolución de acertijos. Controlaremos a ambos personajes y cada uno interactuará de forma distinta: SAM-53, como buen robot programado, cumple estrictamente las leyes mientras que Tina, que creció en las calles, prioriza su supervivencia. Y no solo eso los diferenciará sino que habrá objetivos que solo podremos lograr llevando a uno u otro, según corresponda. Por ejemplo, habrá personajes que no querrán hablar con robots. En otras ocasiones, en cambio, será SAM con su fuerza quien nos permitirá realizar ciertas acciones para avanzar. 

Al inicio del juego te dan unos objetivos claros que cumplir. Sin embargo, encontrar los elementos o cómo encajarlos para seguir no será siempre tan sencillo provocando, en alguna ocasión, dar vueltas y vueltas por esa ciudad cyberpunk sin tener muy claro qué hacemos. Esto se torna tedioso y me generó una cierta sensación de frustración por querer seguir con la historia mientras tratamos de averiguar cómo proceder o esperamos dar con la combinación correcta de elementos. 

Si bien es cierto que eso te permite descubrir todos los rincones de la ciudad. Un mundo en el que claramente las personas se han obsesionado con el ciberespacio para evadirse y pasan horas y horas enganchados. Mientras, otros viven en la pobreza o con sus propios problemas personales en esas calles y callejones iluminados por los neones de los carteles, la basura por el suelo y con carteles de propaganda de Rumpf por doquier. Unas imágenes que muestran el deterioro de la ciudad. 

Y aquí hago un alto en la historia, porque si algo llama la atención en Encodya es su aspecto visual y la atención al detalle. Neo Berlín es una ciudad viva en la que siempre están sucediendo cosas y eso lo viviremos en los diferentes distritos que nos ofrecen y nos dan una perspectiva del estado de la ciudad. Me refiero al contraste de ver una zona comercial llena de tiendas vacías o apartamentos residenciales medio abandonados o los callejones con basura tirada. Y en todos ellos podremos interactuar con diferentes partes del entorno así como hablar con algunos -pocos- NPC que nos encontraremos. Pero no solo a los entornos diseñados en la propia ciudad, las ubicaciones del bosque y naturaleza eran bonitas, cuidadas, con detalles y contrastaban a la perfección con la opresión que ofrecía la ciudad.

Como clásica aventura point and click la narrativa juega un papel importante. Y creo que si algo ayuda a Encodya es precisamente ciertos aspectos que te meten en su historia. Me refiero a la relación de Tina y Sam o como la inocencia de Tina, como una niña que es a pesar de las circunstancias, se mantiene y se ve a lo largo de toda la historia. Pero también me refiero a los guiños a lo largo de todo el juego con similitudes a la vida real que con humor no dejan de hacer una crítica a nuestra sociedad actual. 

Además, contamos con múltiples referencias a la cultura pop que nos sacarán cierta sonrisa al descubrirlos como el mono de tres cabezas que hace clara referencia a Monkey Island o cuando Sam dice que no está gordo que es grandote, bastante similar a como se defiende Obelix cuando hablan de su complexión o hasta la pintada en una pared de Billy Gibbons (ZZTOP), entre muchas otras referencias.

Una pena que no hayan aprovechado más las historias que pueden contar y ofrecer esos personajes de Neo Berlín con los que vamos interactuando ya que a veces saben a poco y servirían, además, para enriquecer mucho más la propuesta y toda la trama que nos cuentan de cómo han acabado sufriendo las consecuencias de las malas políticas y control.

Encodya tiene puntos a mejorar, está claro, especialmente en esos en los que te fuerza a dar vueltas y vueltas sin saber qué hacer. También falla en algunos trozos de la historia y en cierto desorden en cómo se plantean algunas cosas. Pero también ofrece una historia interesante que merece ser escuchada y que transmite un mensaje de mucho valor. Un mensaje que además te hace pensar que no estamos tan lejos de esa sociedad que describen (sin llegar al extremo). Esto sumado a ese arte tan llamativo, aunque personalmente me falle un poco el diseño de los personajes comparado con esos entornos, y a la banda sonora, hacen que el tiempo dedicado a esta propuesta esté bien invertido. Como he mencionado, profundizar en historias que rellenen el contexto y mejorar los acertijos, incrementaría considerablemente la sensación final del juego.

Pero dentro del género cyberpunk nos ofrecen una historia bonita y hasta optimista con dos personajes que te robarán una parte del corazón. 

Si te gustan los juegos de aventuras y le perdonas o aceptas esos defectos que tiene, Encodya te gustará y lo disfrutarás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar