Análisis DC Super Hero Girls: Teen Power

Juan Cash

Juan Cash

A veces, cuando nos enfrentamos a escribir una opinión sobre un videojuego, es importante ponerse un disfraz. Cambiar las gafas propias por unas prestadas, o en cualquier caso practicar la empatía. Hoy vengo a hablaros de un título que despertó mucho interés en mí, no tanto como jugador, pero sí como padre. Hoy hablamos de un nuevo exclusivo de Switch, que firma Warner Bros Games. Hablamos de DC Super Hero Girls: Teen Power.

Imagino, que si estás leyendo estas líneas sabrás más o menos que es DC Super Hero Girls, así que seré breve. DC Super Hero Girls: Teen Power es un videojuego basado en la serie de animación del mismo nombre, creada por Laurent Faust (Las Supernenas, My Little Ponny). En la cual podremos ver un lado más simpático y juvenil de las principales heroínas y villanas de DC (Batgirl, Wonder Woman, Supergirl, Harley Quinn, Catwoman…). Pero no solo con el disfraz puesto, sino también de paisano. Vemos sus inquietudes, sus problemas del día a día. Con líos en el instituto y demás acciones mundanas, que deben combinar con el hecho de tener súper poderes. Pero lo hace al estilo Cartoon Network, con mucho humor y sentimiento, además de contar con un estilo artístico bastante molón. Sabiendo esto podemos empezar.

Metropolis. Una ciudad que no tiene una semana tranquila. Al parecer los robots del gentil Lex Luthor han sido hackeados, y se les ha metido entre ceja y ceja destruir la ciudad, o al menos una barriada. Nuestras heroínas salen a la batalla y logran vencer. Pero no pueden evitar el estado lamentable en el que ha quedado ese sector.

Bárbara Gordon (Batgirl) decide ayudar a la periodista del insti, Lois lane, a conseguir fotos, momento en el que vemos que los problemas crecen, ya que observamos como unos siniestros juguetes, están cobrando vida, y llenos de maldad se dedican a hacer todo tipo de fechorías, por lo tanto hay que pararles los pies.

Por fortuna Lex Luthor en un noble gesto de bondad, decide poner sus robots al servicio del ciudadano para reparar los destrozos ocasionados por el hackeo. Y en estas nos vemos nosotras. Un grupo de heroínas que tiene dos casos que resolver y una ciudad que reconstruir.

Lo primero que debo decir, es que para una persona bien curtida en mil batallas (virtuales) este juego sabe a poco; por cuestiones que detallaré más adelante. Pero donde hay carencias, en ocasiones, también hay virtud. Y es que a veces nos olvidamos de esas pequeñas criaturas que habitan en muchas casas. Las niñas y niños. Es por ello que la carencia de dificultad o la sencillez que luce en este título actúa como una herramienta cojonuda a la hora de acercar a los peques al medio. Decía al principio que en ocasiones hay que ponerse un disfraz de empatía para dar una opinión y hoy saco mi disfraz de niño.

En DC Super Hero Girls tendremos que hacer frente a multitud de problemas, no solo de carácter heroico, sino también acciones cotidianas. Por ejemplo, será común ayudar a un gatito en apuros, o conseguir que una abuelita cruce la calle sin ser atropellada. De aquí pasaremos a realizar alguna fotografía para subirla a las redes sociales y así conseguir seguidores y likes. Pero lo más normal es que antes de ir a dormir, alguna villana la lie repartiendo enemigos por doquier, con muy malas intenciones. Es entonces momento de ponerse el traje y repartir mamporros. 

Lo más divertido del juego es su abrumadora diversidad. Tanto en mecánicas como en personajes. Se podría decir que es un Sandbox, dividido en varios mapas, que podremos recorrer a placer. Pero donde además podremos alternar entre todos sus personajes jugables (una vez desbloqueados). Cada uno con sus diferentes mecánicas de combate y movimiento, cosa que se aprecia cuando pasamos al modo súper heroína. 

Al principio, patearemos la ciudad con ropas de calle, momento perfecto para hacer las típicas misiones secundarias y para recoger coleccionables. Los hay en forma de fotos a símbolos de super heroínas y también los clásicos de recoger peluches o destruir cámaras sospechosas. Lo curioso es que podremos hablar con los ciudadanos para ayudarles en lo que necesiten, y en ocasiones necesitaremos un personaje concreto para realizar la tarea. Las secundarias son lo que son, misiones de recadero, pero hay bastante variedad, y sentiremos esa llamada heroica que nos obligara a realizar cuantas podamos. Todo esto se mezcla con la historia principal, la cual nos llevará de una forma más o menos parecida a ir completando las misiones. Estas serán diferentes y pasarán de vencer a un número de enemigos a proteger un edificio o aliado, hasta desactivar bombas y por supuesto los combates contra jefes finales.

El combate es algo flojo, se podría decir que tiene tintes de hack & slash, donde el contador de combos es muy importante, ya que a mayor número, mayor será el daño. Pero aunque la idea es buena… no se ve reflejado en la práctica. Y termina siendo lento y repetitivo. Aporta algo de luz las diferentes habilidades únicas de cada personaje, Que tendremos que desbloquear con estrellas, las cuales se consiguen completando misiones y completando objetivos secundarios (terminar con equis vida, llegar a un combo alto, etc…) cada heroína o villana, tendrá tres movimientos únicos. Uno de desplazamiento, otro de ataque intermedio y otro de ataque especial. 

Lo cierto es que sí que logra que te sientas diferente, dependiendo de quién controles. Nada tiene que ver la agilidad de Catwoman o Batgirl, con la lentitud pero contundencia de Supergirl o Harley. Lo suyo es ir mejorando a todas por igual, pero será inevitable que tengamos nuestra favorita, o la que mejor se adapte a nuestra forma de jugar. 

Como digo, en la acción el juego cumple por los pelos, y no puedo evitar pensar que se han desperdiciado los combates contra jefes, siendo puro trámite en su mayoría. La habilidad especial, utilizada con cierto sentido puede finiquitar un jefe en menos de dos minutos. Pero a medida que avanza el juego y sobre todo en su parte final, vemos una mejora. Los combates tienen un poco más de desafío y sí que hay un par de jefes de estos que te invitan a aprender sus mecánicas (aunque sea un poco).

Otro ingrediente que sumar a la coctelera de mecánicas, es el de gestión. No es que sea gran cosa, pero tendremos una parte importante a la hora de reconstruir la ciudad en ruinas. Básicamente podremos elegir el edificio que queremos construir (dando pasta claro) y recibiendo a cambio algunos coleccionables, como por ejemplo la tienda de ropa para heroínas. Y son estas cosillas secundarias las que dan sentido al juego; pasear buscando palomas porque son tendencia, y queremos una foto que nos ayude a tener seguidores. Ver luego como comentan tus amigas, con bastante sentido. Es muy divertido para un niño o niña que está empezando a ver las redes sociales como algo mágico. 

Si os fijáis, realmente no hay nada que destacar, pero sin embargo entre tantas opciones, y tanto por hacer, se me antoja realmente complicado que un niño no disfrute de esto. Otra cosa guay, es conseguir dinero (a costa de las secundarias) para comprar ropa. Podemos elegir varios conjuntos para cada personaje y son un puñado. Por lo tanto veo claro ese anzuelo para conseguirlos todos. 

Lo que a mí personalmente me ha gustado más es su forma de contar la historia. A modo capítulos, como la propia serie, donde en cada uno se ha destacado a un personaje mientras se iban descubriendo los misterios de quien estaba detrás de todo. Además el juego es un sinfín de diálogos, donde veremos más puntos de las diferentes personalidades que forman este peculiar grupo de heroínas y villanas. Creo que tiene ese estilo de película interactiva bien ejecutado.

Donde hay un contraste bastante fuerte es en el apartado artístico y técnico. Por un lado vemos un “uno punto cero” con respecto a la serie. Es una adaptación sobresaliente. Pero por el otro el juego no termina de convencer, con unas texturas antiquísimas en la mayoría de los edificios, con ciudadanos clónicos y que se repiten exageradamente. La parte buena es que el rendimiento es moderadamente bueno, hay alguna caída de FPS en los personajes más alejados, pero lo cierto es que tanto el combate como la exploración cumplen con creces. En resumen, queda lejos del estándar de calidad al que acostumbramos hoy día graficamente, pero sin embargo, logra captar por completo la esencia de la serie, y sin duda sentirás que estás viviendo en tus carnes una peliculilla de las DC Super Hero Girls.

En resumen, DC Super Hero Girls: Teen Power es un videojuego que no llega a hacer nada de forma excelente pero que en su conjunto de mecánicas logra crear un pequeño universo vivo, donde sobre todo los más peques de la casa encontraran un recreo de horas y horas de diversión. A la vez, aprenderán ciertas mecánicas muy importantes de cara a otros juegos no tan amables. Ideal para los seguidores de la serie, sobre todo los peques.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar