Análisis Chicken Police: Paint it RED!

Montse MSillero

Montse MSillero

De cazadora de Pokemons a alma que vaga por el castillo de Drangleic, no hay experiencia a la que no se apunte.

Es una fría y lluviosa noche. Cierra los ojos e imagina una vieja y pequeña oficina apenas iluminada por la luz de unos neones que entra por las rendijas de unas desgastadas cortinas de oficina. Un escritorio con una botella de whisky, papeles desperdigados y en las paredes recortes de diario enmarcados que parecen recordar tiempos mejores. Visualiza esa escena en blanco y negro. 

Y ahora al protagonista de esta historia, Sonny Featherland, un policía a punto de jubilarse y suspendido del cuerpo que vive más del recuerdo de lo que fue y lo que la vida le robó. Siente con él esa sensación de no tener nada que perder, nada que ganar.

Pero es fin de año, una noche especial que lo cambiará todo. En particular cuando una joven y seductora dama, entra en su habitación para proponerle un caso. Así es como el estudio húngaro The Wild Gentleman nos presentan su nueva propuesta, Chicken Police: Paint it Red!

Chicken Police Hotel Atlas

Ah, pero me olvidaba mencionar la parte más curiosa de esta propuesta: todos sus protagonistas son animales antropomórficos. Y por favor, que a nadie le vaya a tirar hacia atrás esta imagen porque pueda pensar que no se toma en serio porque es uno de los títulos detectivescos más reales y reflexivos que he tenido el placer de jugar.

Así que con esta premisa nos meteremos de lleno a investigar un misterioso caso de asesinato. Pero no estaremos solos, podremos contar con nuestro antiguo compañero, juntos eran conocidos como los famosos Crestectives, hablo de Marty MacChicken. Una amistad rota tras una disputa que casi acaba con la muerte de uno de ellos pero que nada como un buen caso para volver a unirlos. Y es que si decía que Sonny es un gallo sin nada que perder, Marty sigue persiguiendo esa sombra de lo que fue y que lo ha convertido en un gallo de gatillo fácil y sin escrúpulos para saltarse la ley. 

Todo esto ocurre en Clawville, una ciudad ambientada en una especie de los Ángeles de los años 40 que parece haber vivido mejores tiempos. Ahora en cambio convertida en pequeño suburbio que ha perdido todo el color que tenía. Ya solo queda el blanco, el negro y el rojo. 

Chicken Police

Chicken Police es una novela visual jugada con el clásico Point and click con una clara estética noir basada en las clásicas novelas policíacas. Pero han querido introducir de una manera nada forzada una clara crítica a nosotros, los humanos. Para ello trata con cierto humor negro aspectos tan serios como el racismo, en este caso respecto a los insectos, los prostíbulos y todo lo que mueven o la mafia e incluso hay cierta parodia a las comisarías. Aunque también debo decir que lo hace basándose en los clásicos clichés.

Pero volvamos al caso. Mientras recorremos diferentes lugares en busca de pistas que nos den esas respuestas que necesitamos. En la investigación descubriremos que Natasha Catzenko, esa femme fatale que nos pide ayuda con el caso parece tener relación con nuestra exmujer y con toda una trama que se esconde detrás del caso principal.

Nos ofrecen una historia muy interesante, quizá no la más original, pero sí lo es en la manera de plantearla. Llena de curiosos personajes que nos iremos encontrando y con los que deberemos hablar e interrogar para sonsacar las pistas que necesitamos. ¿Cómo? Primero de todo tendremos que tener en cuenta la personalidad del testigo al que interrogamos y en función de ello valorar las preguntar que realizamos. Además de permitirte ver si estás sonsacando bien la información o no. Y aunque no siempre nuestras decisiones serán realmente libres, sí lo sentirás así. El planteamiento en Chicken Police te hace creer que tú llevas el caso y eres quien tiene el control del interrogatorio.

Chicken Police Interrogatorio

También contaremos con pequeños rompecabezas y mini juegos que nos permitirán sentirnos como verdaderos detectives. Y como no podía ser de otra manera, podremos consultar nuestras notas, pistas, lugares, personajes y todo aquello que nos haya parecido relevante. ¿Qué clase de detective seríamos sin nuestro clásico bloc dónde anotarlo todo?

Como pega, porque también la hay, es que en ocasiones nos hace perder demasiado tiempo en interacciones con elementos que no nos aportan nada y solo nos hacen “perder” tiempo en nuestra investigación. O que no siempre es tan fácil saber cuál es el siguiente paso a realizar. Que por otro lado, entiendo que en la vida real sea así pero en un videojuego solo te hace sentir que te atascas.

Ya hemos mencionado ese llamativo diseño y la estética noir que representa todo un homenaje al cine negro. Pero si algo quiero remarcar además es el increíble trabajo de doblaje, un doblaje profesional que te hace sentir por momentos que estás viendo una película clásica. Especialmente en los momentos de cinemáticas en los que nuestro personaje nos permite meternos en su cabeza.

Hemos hablado de humor negro, racismo, pasión, venganza… Chicken Police es un título perfecto si os gustan las investigaciones y sentiros dentro de una novela policíaca. Una novela visual que a ratos se convierte en aventura gráfica y que te abraza tan fuerte y tan bien desde el inicio que tan solo te podrás dejar llevar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar