Análisis Call of Duty: Modern Warfare

La nueva entrega de CoD, Call of Duty: Modern Warfare, llega a las tiendas, y lo hace con más expectación que nunca, debido a las continuas declaraciones de Infinity Ward, en las que se habla de una vuelta a sus más exitosas entregas, de un modo historia maduro y realista, una ambientación actual, un multijugador tradicional y, además, todo sin cajas de loot. ¿Cumple infinity Ward con la anunciado? Vamos al lío.

Lo primero que nos encontramos al iniciar el juego es una serie de ajustes para optimizar la experiencia, brillo, márgenes y sonido, me detengo en este último, porque han hecho un trabajo finismo, nos dan a elegir varios modos de sonido, cada uno con sus particularidades, por ejemplo hay uno para jugar de noche (con poca voz) y aun así podrás escucharlo todo perfectamente.

Una vez ajustamos el título a nuestra Tv, nos encontramos con el menú principal en el cual nos dan a elegir entre tres modos de juego: Campaña, Multijugador y Cooperativo. Los de toda la vida, vamos a ir hablando de ellos individualmente. 

La calidad de las cinemáticas es impresionante

Campaña, lo primero que nos dice una vez que seleccionamos el modo historia, es que seamos conscientes de que es un juego realista con momentos de extrema dureza, es decir, no quieren que entres a ciegas, te advierten de que verás algunos momentos muy crudos y explícitos, y no mienten, es una campaña muy madura que tiene momentos en los que te sentirás superado por el título, dentro de que habrá jugadores que se metan más y otros que no salgan de que es un videojuego, pero vamos en líneas generales es crudo. Dicho esto, el título nos pone sobre la mesa un conflicto global que afecta a cuatro nacionalidades, los rusos (malos) los americanos (buenos), los británicos (buenos y víctimas) y los árabes (unos buenos y  otros malos).

Durante la aventura tomaremos el control de tres personajes (mayormente dos), por parte del ejército americano tenemos a Alex, al cual manejaremos gran parte de la historia y sus misiones son las más arcade del juego, siendo su principal rol el de disparar a diestro y siniestro, aunque también tiene partes de sigilo. Con los británicos encarnaremos al general Kyle Garrick quien acompañado por nuestro querido capitán Price nos ofrecerá misiones más tácticas y quién además dispone del armamento más avanzado, y por último pero no por ello menos importante, tenemos a Karim Farah, la líder de la resistencia árabe de la cual no vamos a hablar demasiado para evitar destripes.

Nuestro elenco protagonista

Con los personajes sobre la mesa podemos hablar de una campaña de las buenas, de esas que no quieres que terminen y que cuando lo hace aún te quedan ganas de volver a empezar en un puntito más de dificultad (llevaba años sin sentir esto con un Duty) además de contar una historia correcta, que si bien puede parecer más de lo mismo (rusos malos, americanos buenos) la convierte en una historia especial por dos motivos. El primero es el ritmo. La historia tiene un ritmo cojonudo, alternando entre sigilo, acción sin frenos y operaciones más tácticas, todo esto amenizado por unas cinemáticas con una calidad gráfica abrumadora y sin ningún tipo de corte. El otro motivo que hace que la campaña sea única es por la forma que tiene de contarnos dicha historia, La historia de un conflicto global en la que todos luchan por algo y te hacen simpatizar más con unos que con otros, pero en ningún momento oculta lo que es la guerra, y la guerra es dolor, el juego no siempre consigue transmitir esta crueldad, (tampoco lo busca), pero cuando lo consigue es aterradoramente fantástico, y es que hay varios momentos en los que no piensas que estas disparando a masilla, te presenta personas reales y logra crear en el jugador un sentimiento de angustia al matarlos, por ejemplo al ver a los hijos de las víctimas de nuestras balas, llorar arrodillados frente al cadáver su familiar perdido, o en momentos en los que tienes que infiltrarte y ves la crueldad del ejercito conquistador…

Las luces son espectaculares incluso sin trazado de rayos

Además el juego luce tan bien, que se hace difícil no meterte de lleno, el nuevo motor gráfico es una pasada, decir que hemos jugado en PlayStation 4 Pro, (en PC con RTX “trazado de rayos” tiene que ser una auténtica locura) y el rendimiento es estupendo en todos los modos de juego, pero en la campaña en concreto, no he tenido ningún problema de caída de frames, ni ningún bug que estropeé la experiencia, tan solo podría decir que en un momento muy concreto hubo un fallo de texturas (tardó algo en cargarlas, pero poca cosa). Además el tiempo de respawn (reaparición) es súper breve, por lo cual no te da tiempo a salir de la experiencia cuando ya vuelves a estar en ella, de hecho cuando mueres aparecen las ya típicas citas celebres bélicas, y como sean largas, no te da tiempo a leerlas,  puede parecer una tontería, pero se agradece muchísimo esa brevedad, ya que en mi caso jugando en difícil hay algunos puntos en los que mueres varias veces y el hecho de volver enseguida agiliza mucho.

La IA está bastante bien, al menos en difícil, donde hay momentos en los que te lo hacen pasar realmente mal, pero hay algo que a mí me gusta muchísimo y es el realismo del impacto de la bala, si alcanzas la cabeza del enemigo, da igual la dificultad a la que juegues, este muere en el acto, es bastante realista. No es un juego en el que tengas que vaciar cargadores para avanzar, basta con apuntar bien y apenas gastarás balas, este año más que nunca nos encontramos con un juego muy realista en todos los sentidos. Por ultimo destacar las armas, que son las auténticas protagonistas, las animaciones son impresionantes, se nota que los chicos de Infiniti Ward han subido de nivel, dando una calidad y un mimo absoluto, como ya he dicho, son de no creértelo pero es que el sonido es sobresaliente, extremadamente realista, normalmente sabes mejor de donde vienen los disparos gracias al sonido por encima de la información visual. Así que si a la excelente calidad gráfica, le sumas una historia resultona, con unos giros sorprendentes, unos protagonistas carismáticos y un doblaje sublime (a excepción del de Laswell, que no hay por dónde cogerlo)  nos queda una experiencia fantástica a la que solo le podemos poner una pega, y es su duración, ya que no supera las cinco horas, pero os pregunto, ¿preferís un juego corto pero intenso y pulido o uno cargado de relleno? Yo me quedo con lo primero.

En ningún momento oculta la crudeza de la guerra

El modo Cooperativo es, sin duda, la parte más floja del juego, al menos de inicio, ya que no dudamos  en que se ampliara en futuras actualizaciones, pero de momento lo que tenemos son dos modos: el clásico “Supervivencia” donde tendrás que sobrevivir a hordas de enemigos sin apenas recursos, estos los vas adquiriendo en los parones entre oleada y oleada, utilizando el dinero que consigues haciendo bajas, es divertido y exigente por lo tanto jugar con amigos es lo más sensato, aunque sabemos que eso no siempre es posible. El otro modo es “Operaciones especiales”  que viene a ser una suerte de “musou” con pistolas, me explico. De momento solo hay una misión, aunque no dudo que pongan más, como ya he dicho, en ella vuelves a un escenario de la historia en el cual tienes que sobrevivir a una cantidad ingente de enemigos, la diferencia con el modo anterior radica en que este es más orgánico, los enemigos van llegando y como mejora o reabastecimiento tenemos a nuestra disposición multitud de ítems en el mapa, además de recibir ayuda aérea y para no dejarnos desamparados, también podemos utilizar rachas de bajas, el problema viene a ser el mismo de antes, la táctica es vital para sobrevivir, la organización y el reparto de roles es clave, y una vez más si no juegas con amigos y no tienes un canal de comunicación todo se va al traste rápidamente haciendo la experiencia frustrante. En este modo, al igual que en multijugador, podrás personalizar las armas así como a tu operador, y como diferencia podrás escoger un rol, por ejemplo “pesado” que otorga blindaje y munición extra en los lanzadores. En resumen es un modo divertido, pero muy vacío de lanzamiento y en el que es casi imposible salir victorioso si no juegas con amigos.

Mejor si al cooperativo te llevas a un amigo

Turno del Multijugador. Lo he dejado para el final porque es la joya de la corona, un multijugador de los de toda la vida pero más pulido que nunca. Tenemos los modos clásicos (Duelo por Equipos, Dominio, Buscar y Destruir, Cuartel general) además también incluye un par de modos de los llamados “guerra a gran escala” que enfrentan a 20 jugadores, y en este caso se llama “Guerra Terrestre” y como novedades y en mi opinión mejores modos, tenemos Tiroteo y Reglas Tácticas.El primero es un duelo a muerte dos contra dos, con armas aleatorias, y es mi modo favorito por sus escenarios pequeñitos y acción rápida, se desarrolla en rondas y gana el primero en alcanzar seis victorias, para ello tendrás que matar al dúo rival o bien coger una bandera que aparecerá una vez terminado el tiempo, solo si aún hay algún miembro de los dos dúos en pie. El otro modo destacado es Reglas Tácticas, y es un duelo a muerte por equipos de toda la vida, con la diferencia de que aquí no hay interfaz, solo disponemos de la información que vemos por el escenario, es más, es bastante frecuente matar enemigos y no tener la certeza del hecho, si por ejemplo queremos saber la ubicación de los enemigos tendrás que usar nuestro UAV y entonces sí que aparecerá un mapa revelando la ubicación de los enemigos que hayan sido detectados por nuestro pájaro. Es un modo muy inmersivo y creo que es la esencia pura de este CoD, ya que te hace estar en tensión cada segundo de la partida, buscando esa baja y sobre todo no serla tú.

Además de los modos de juego también podemos personalizar a nuestro personaje eligiendo uno de entre los diez disponibles en cada facción (coalición y unión) a excepción de dos, el resto tendrá que ser desbloqueado mediante desafíos o requisitos, (causa bajas en modo tal o completa este capítulo de la historia) en cuanto a las armas, podríamos escribir un artículo solo de esto, tenemos varias opciones para personalizar la experiencia y adaptarla a nuestro modo de juego o a las exigencias de según qué parida, para ello podrás crear cinco sets de armas, con un arma principal, una secundaria, un par de armas arrojadizas y tres ventajas, a parte también puedes elegir que ayuda quieres recibir en combate con las rachas de bajas y por último las mejoras de campo, que es una habilidad única que proporciona ayuda en el campo, por ejemplo una caja de munición o no ser detectado durante algún tiempo. La multitud de armas se compone desde las escopetas hasta los fusiles de precisión, todas ellas personalizables en múltiples sentidos, no solo estéticos sino también prácticos, para sacarle el máximo partido a un arma tendremos que utilizarla para que así suba de nivel y desbloqueemos mejoras para la misma. Una vez llegas a un nivel avanzado si comparas el arma con la de nivel bajo, no parece la misma y aquí es donde cabe destacar lo importante que es la ausencia de las infames cajas de loot. Si queremos llevar un arma al máximo, el único camino será jugar, no nos vale gastarnos cientos de euros en cajas aleatorias y cruzar los dedos para que nos salga esa mirilla que sin duda te hará las cosas más fáciles. La única monetización visible es la del pase de batalla, que es un sistema ya visto en el cual mediante la ejecución de desafíos podemos obtener diferentes ítem en su mayoría estéticos.

No siempre pasa, pero a veces el título roza el foto realismo

Para terminar cabe destacar lo mejor del juego, y es su inmediatez, desde el momento en que coges el mando hasta que lo sueltas estarás viviendo la adrenalina pura del combate. El modo online va como un tiro, con el juego cruzado encontrar partida es cuestión de segundos y una vez estás dentro empieza el frenesí, debes estar concentrado y ser uno con el mando, conocer muy bien las mecánicas y los controles es lo único que te da opciones de sobrevivir y hacer del título una experiencia única, y si mueres…. No pasa absolutamente nada, más allá de dar ventaja a tu rival, pero lo que quiero decir es que reapareces inmediatamente y vuelta a la acción, en tiempos en los que estamos acostumbrados a los Battle Royale, se hace muy extraña esa inmediatez y la verdad es que se agradece, es tan intenso el juego que, al menos en mi caso, cuando llevas un par de partidas jugadas necesitas un pequeño respiro, que va bien para cambiar esa mira obsoleta de tu AK47.

En resumen, estamos ante uno de los mejores Call of Duty de todos los tiempos, un shooter enorme, con una campaña especial y entretenida, un multijugador titánico y un cooperativo que, pese a estar falto de contenido, tiene un gran potencial. Todo ello con un apartado gráfico espectacular y un rendimiento óptimo (al menos en PlayStation 4 Pro). Infinity Ward sabe seguir dando alegrías a sus fans y aquí tenemos una prueba de ello, con el ejemplo de que a veces hay que mirar para atrás para poder seguir hacia delante. Muy recomendable.

Leave a Comment

Required fields are marked *.