Análisis Boomerang X

Juan Cash

Juan Cash

Pues una vez más venimos con un título bastante extraño. Una de esas apuestas, digamos experimentales, que logran mostrarnos no solo un mensaje diferente, sino además una jugabilidad única. Por supuesto, pocas distribuidoras pondrían su firma en un producto así salvo nuestra querida Devolver Digital. El sello rara vez apuesta por un videojuego “convencional” y lo más sorprendente es que casi siempre resultan juegos extraordinarios y sobre todo divertidísimos. Hoy hablamos de Boomerang X de Bang! Y por supuesto no es una excepción.

Somos una momia y acabamos de sufrir un terrible accidente marítimo. Despertamos en una extraña isla, llena de misterios y monstruos que parecen sombras. Al parecer, esta tierra estaba habitada en la antigüedad por una civilización de Mantis Religiosas y el único superviviente en la actualidad es un ciempiés (bastante simpático). Y no, Emilio Bueso no ha escrito el guión del juego.

Nuestro objetivo no será otro que escapar de esta extraña Isla. Y para ello contaremos con un único elemento, nuestro boomerang. Lo recibiremos nada más empezar e iremos dominando diferentes técnicas hasta el final del juego. 

Una vez más, contamos con una historia sencilla, minimalista, como su propio estilo artístico, que dará paso a una jugabilidad frenética y endiabladamente divertida. Un FPS diferente, donde lo más importante no será “disparar” sino posicionarse.

Al principio, lanzaremos el boomerang y esperaremos a que vuelva, esperando destrozar algunos enemigos por el camino. Pero a cada paso, iremos desbloqueando mejoras, hasta que finalmente tendremos un buen arsenal de movimientos.

El juego es directo como un disparo en el pecho. Se desarrolla por pantallas orgánicas, a las que iremos accediendo avanzando por pasillescos escenarios, que desembocan en amplias zonas de batalla. Ahí vendrán hordas de enemigos y se nos exigirá acabar con equis numero para avanzar (vendrán marcados aquellos que debamos destruir).

Una vez pasas los tres o cuatro primeros niveles, el juego empieza a atraparte. Se tornará en un baile, en una jugabilidad extremadamente placentera, creando un efecto de dominio rapidísimo. Parecerá que llevamos jugando años y me resulta elogiable lo fácil que consigue algo tan difícil. Lanzar el boomerang, transportarnos a él, ralentizar el tiempo, encadenar muertes y desbloquear ataques especiales. Todo ello mientras esquivamos letales enemigos. Es como ser John Wick o un brumoso de Sanderson. Acojonante.

EL juego, está pensado para ser completado del tirón. Yendo de menos a más, sin darte cuenta estarás en el nivel final. Hablamos de unas dos horillas para llegar ahí. Pero cuidado, la curva de dificultad en los dos últimos niveles es enfermiza. De hecho, tardé más en completar el último nivel que en llegar hasta él, por lo tanto quizá me han faltado ahí, algunos niveles intermedios. No solo para alargar la duración del título sino para ayudarme a mejorar de cara al final. En serio, es demencial.

Boomerang X intenta crear un producto reutilizable. Busca que encontremos en ese extraño boomerang (que parece una estrella ninja) un recurso al que recurrir para esas horas muertas; siendo Switch una opción cojonuda. Nos ofrecen recursos para que intentemos superarnos, como un cronometro para los speedrunners. Me ha recordado, en este sentido, a las sensaciones que tuve con Super Meat Boy y eso son palabras mayores.

Digo que Switch me parece una opción de diez, no solo por su portabilidad, sino porque el juego rinde francamente bien en la híbrida de Nintendo. Su apartado artístico sencillito, pero molón, hace fácil esto. Pero habrá momentos con bastantes enemigos en pantalla, mientras nosotros volamos de un sitio a otro a golpe de boomerang. Y ni en esas he sufrido ni un tirón o una caída brusca de FPS.

En resumen, Boomerang X me ha resultado una experiencia bastante gratificante. Un juego para echar un rato, para perderte en su jugabilidad y disfrutar de jugar sin más. Alejándose así de los estándares actuales, y que viene como anillo al dedo al sello Devolver. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar