Análisis Blazing Chrome

En los últimos años, sobre todo después del boom de Kickstarter, la nostalgia ha sido un recurso común de los desarrolladores cuando han querido vendernos algo. Aunque la burbuja del Kickstarter parece que haya estallado, la moneda de la nostalgia se sigue jugando, y no poco, a día de hoy. La cantidad de consolas mini que tenemos entre nosotros, y las que irremediablemente vendrán (Dreamcast mini, por favor) son una clara muestra de ello. 

Los que crecimos en la época de los 16 bits somos una presa fácil para los desarrolladores, ya que fue ahí donde muchas de las franquicias que seguimos jugando hoy en día aparecieron. Una de estas franquicias es Contra, y el juego de Konami es la referencia más obvia en el título que nos ocupa hoy: Blazing Chrome.

En el título de JoyMasher, disponible para PC, PlayStation 4, Switch y Xbox One, seremos parte del último bastión de la resistencia humana, que se enfrenta a la extinción por parte de una inteligencia artificial que se ha rebelado contra sus creadores. Y no hay mucha más historia, aquí hemos venido a disparar, disparar y disparar mientras avanzamos a la derecha.

Si hemos jugado a Contra, sabremos que una de sus señas de identidad es la dificultad, y aquí Blazing Chrome cumple con creces. Al empezar una partida el juego nos da la posibilidad de jugar en modo fácil o normal, mientras que el modo Hardcore está reservado para cuando lo terminemos una vez. El juego puede parecer corto, con solo 5 niveles, pero será todo lo corto que nosotros seamos capaces de hacerlo. Cuánto nos dure dependerá de nuestra habilidad a los mandos y cuántas horas de nuestra juventud hayamos dedicado a la serie Contra. La primera partida (en el modo normal, que ya tenemos ciertos galones en la saga) no es excesivamente difícil, sobre todo porque el juego nos pone una serie de puntos de control bastante bien pensados. Ni son justo antes de los jefes ni nos hacen rejugar todo el nivel.

Aunque la primera y más obvia referencia del título es Contra, no es la única. Si nos fijamos un poco podemos ver también claras referencias a la saga Metal Slug. La primera y más clara es que disponemos de una serie de vehículos armados que encontramos durante los niveles, y que recuerdan mucho a aquel carro armado (o camello con ametralladora) de la serie de SNK. También tenemos referencias más sutiles, como ese “MISSION ACCOMPLISHED!” al final de los niveles, que si no puede ser otra cosa si no un homenaje a los Metal Slug.

El verdadero reto llega con el modo Hardcore, donde solo tenemos 3 vidas y 3 continues. Lo demás está en nuestras manos. Diría que todo lo que cambia es eso, los enemigos son los mismos y los jefes tampoco cambian, pero el cambio en las vidas y continues es lo bastante grande como para alargar la experiencia considerablemente.

Si se nos hace cuesta arriba, siempre podemos jugar con un amigo, lo que facilita considerablemente nuestra tarea, además de ser todo siempre más divertido con alguien al lado (no tenemos multijugador online, solo local).

Como decía, el juego está disponible en PC y consolas, pero creo que aquí la ventaja es para las plataformas de Microsoft, ya que el título está disponible en el Gamepass (tanto el de PC como el de consolas) desde el día de su lanzamiento. Algo que no es baladí, ya que si no vamos a dedicarnos al modo Hardcore, el precio inicial de lanzamiento (16,99 €) puede echar a más de uno atrás.

En el arsenal de Blazing Chrome el arma más importante es la nostalgia, pero no es la única. El título es lo suficientemente competente como para divertirnos y retarnos durante unas cuantas tardes, recordando aquellos vicios pasándonos el mando después de la escuela o descubriendo un género y una saga que parece que Konami haya olvidado.

Leave a Comment

Required fields are marked *.