Análisis Blair Witch

Recuerdo como en 1999 salí a la calle y vi unos carteles de unos jóvenes que habían desaparecido. En realidad era The Blair Witch Project, un supuesto documental que se anunciaba como real y que contaba la historia de unas misteriosas desapariciones de niños en un pueblo de Maryland -No sé si a día de hoy ha habido una campaña publicitaria como esta- .Y si la manera de anunciar la película era impactante o, cuanto menos, revolucionaria, la película en sí no me defraudó para nada cumpliendo por completo esas expectativas que me habían generado.

Así que cuando en la conferencia de Microsoft del pasado E3 anunciaron este juego basado en la bruja de Blair se mezclaron en mi sentimientos de ganas y temor. ¿Sería fiel a la película o su historia? ¿Sería original? ¿Mantendría ese terror psicológico? ¿Estaría al nivel?

En Blair Witch llevaremos a Ellis, un ex policía con un pasado algo traumático, y a Bullet, su fiel y querido perro, en la investigación de una serie de desapariciones que están teniendo lugar en el bosque Black Hills. Esto nos llevará al año 1994, es decir, dos años antes de los sucesos vividos en la película. 

Ellis es un personaje marcado por lo vivido durante la guerra que le han dejado ciertas secuelas psicológicas por lo que ni el sheriff ni Jess, su ex pareja, están seguros de que participar en esta búsqueda sea lo mejor. Pero por suerte contaremos con Bullet, nuestro leal compañero y nuestra luz en el camino que no solo nos ayudará a buscar pistas que nos acerquen a descubrir el misterio de las desapariciones sino que será clave para mantener la cordura. Pero de esto os hablamos más adelante.

Acompañados por Bullet y con un móvil, un walkie talkie y linterna como armas, nos adentraremos en la inmensidad del bosque Black Hills para descubrir qué ha pasado con Peter Shannon, el niño desaparecido.

El bosque Black Hills te engulle. Bloober Team ha sabido transmitir a la perfección esa soledad, ese dar vueltas en círculos pasando una y otra vez por sitios parecidos, o quizá el mismo, pero a la vez con esa sensación de que no se acaba nunca y de estar adentrándose tanto que ya no se puede salir de él. Es curioso como a pesar de ser un espacio abierto y enorme sientes cierta sensación de claustrofobia.

Como hemos mencionado, comenzaremos con nuestro móvil y una linterna aunque rápidamente encontraremos una peculiar cámara, elemento fundamental en el juego. Está claro que una linterna y una cámara no podían faltar en este género de juegos. Pero es que esta nos permitirá manipular la realidad con tan solo rebobinar al momento exacto. Aunque es más complicado de explicar que en la práctica nos permitirá avanzar en el juego resolviendo ciertos puzles o incluso abriendo puertas. Una mecánica sencilla pero que le sienta muy bien. También encontraremos otro tipo de puzles siguiendo las pistas de los documentos que vamos encontrando para descubrir alguna combinación o saber dónde colocar un objeto y que nos permitirán conocer más de la historia.

En Blair Witch podremos correr e ir hacia donde queramos, interactuar con personajes y objetos que nos encontremos, usar la linterna o el walkie-talkie para hablar con otros personajes pero una vez más Bullet será nuestra mejor ayuda, permitiéndonos seguir rastros, advirtiéndonos de peligros que nos acechan o esquivándolos, guiándonos cuando nos sentimos perdidos y calmándonos cuando empezamos a perdernos nosotros mismos.

Está claro que uno de los puntos fuertes de Blair Witch es la historia. Así que gracias al teléfono y a las llamadas que vayamos realizando y recibiendo podremos descubrir algo más de Ellis, no solo que Jess y él están separados, sino que esos problemas psicológicos son más graves de lo que parecen y que hay cosas del pasado que no son fáciles de superar.

Así que mientras avanzamos por el bosque y en la historia nos iremos deteriorando, el cansancio físico y mental se verán trasladados al juego ya que comenzaremos a verlo todo más borroso y se irán mezclando con flashbacks del protagonista, de la guerra y de su remordimiento. Porque Ellis tiene un pasado, unos recuerdos que le persiguen y la soledad del bosque le acentúa y revive esos demonios internos. Es por eso que Bullet se hace tan imprescindible. No solo será nuestra vista y oídos sino que veces, solo con estar ahí, con poder llamarlo y acariciarle o darle una chuche te hará sentir que no estás solo en esa inmensidad y nos permitirá controlar nuestra ansiedad (tanto la de Ellis como la nuestra).

Porque aquí es donde Bloober han querido desmarcarse de la historia original mezclando varias historias. La primera la que ya conocemos, la desaparición del niño y el misterio de la bruja de Blair, pero lo han combinado, de manera atrevida, con esos demonios internos que uno lleva, en este caso los traumas de la guerra que tiene nuestro protagonista así como con temas personales de Ellis.

Y aunque es algo innovador, mezclar temas personales del divorcio y de la neurosis de guerra, en un título de miedo, el resultado no es precisamente positivo. Menos es más. Y mezclar tanto solo genera alejarse del terror que pretenden. La mezcla con el trastorno mental está muy bien llevaba y recreada en esos momentos de pérdida de cordura, de caída a los infiernos, en los que ya no sabes distinguir si es real o no o si vives el presente o el pasado. Pero la historia personal con Jess es algo que no aporta nada y más bien sobra por alejarnos de la experiencia que proponen.

Pero volviendo a la historia principal, en el bosque no estaremos solos y tendremos que enfrentarnos a ciertos seres que aparecerán. No esperéis combates, aunque supongo que siendo fiel a la película no tocaría que hubiera combates. Pero sí habrá ciertos encuentros que podremos esquivarlos o hacerles frente enfocándolos con la linterna. Al principio no sabréis qué hacer, os sentiréis confundidos y algo bloqueados, pero esa sensación también le sienta bien al juego y encaja con el mito de la bruja de Blair. Así que tras unos primeros sustos, pasa la tensión que se espera de ellos. Y esto es negativo porque una vez que lo descubres, la mecánica se torna repetitiva y esperable. Una pena que no hayan decidido evolucionarla a medida que se iba avanzando en el juego.

En ese sentido, todas las mecánicas que encontramos en Blair Witch me parecen muy interesantes pero desaprovechadas. En todas, las primeras veces generan lo que proponen e incluso nos llevamos nuestros sustos, pero al no evolucionar con la historia, el ritmo va decreciendo y terminan siendo repetitivos y previsibles. Aunque su parte final merece destacarse por intensidad y su buen planteamiento.

Pero si algo merece especial atención es el apartado sonoro. Una banda sonora y sonidos que encajan a la perfección con cada escena y que acentúa esos momentos de tensión, de miedo, de suspense, de desesperación y sobre todo, ese toque de opresión que en ciertos momentos te hace inevitable no respirar (incluso en momentos en los que no pasa nada). Así que os recomendamos que lo juguéis con auriculares para que la experiencia aún sea mejor y podáis disfrutar de los sonidos envolventes del juego como el rumor del viento, las ramas que se parten, el respirar de Ellis cuando se pone nervioso.. Pero es que además será necesario para poder localizar los sonidos permitiéndonos descubrir la ubicación de algún enemigo o incluso ver dónde está Bullet, aunque si lo perdemos de vista -algo que pasará bastante cuando se escape por la maleza, nos aparece un icono que señala la dirección en la que se encuentra-. Además, cuenta con doblaje en inglés y texto en castellano, algo que siempre ayuda.

Blair Witch es un juego corto, de unas 5 o 6 horas, por lo que su rejugabilidad es clave para disfrutar de los distintos finales que nos proponen y que se basa en lo que llaman seguimiento de reacciones. Y es que aunque no lo percibamos, nuestra manera de jugar influye en la historia. Por lo que tendremos un final distinto si hemos esquivado o no los enfrentamientos, si hemos destruido los totems que nos encontremos así como la forma que hemos tratado a Bullet, entre otros aspectos.

Es un título que nos lleva a disfrutar del terror psicológico que en su día crearon con la película, con una recreación del bosque y de la mítica casa, increíbles. Han sabido generar en muchos momentos la tensión y miedo que de este tipo de juegos se espera unido a esa pérdida de cordura del protagonista. La pega es que cuenta con muy buenas ideas que podrían haber desarrollado mejor pero que, con todo y con eso, hacen de Blair Witch un juego muy interesante y que se disfruta al jugarlo. 

Leave a Comment

Required fields are marked *.