Análisis Astral Chain

Astral Chain tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los mejores videojuegos de Switch este año. El nuevo videojuego hack and slash de los creadores de Bayonetta, Platinum Games, recoge toda su experiencia y ofrece un mundo de posibilidades con un sistema que innova en las mecánicas y se atreve a plantear retos con los que sentirnos en la piel de la historia que se nos plantea. 

Astral Chain nos pone en la piel de una brigada especial de la policía (los legionis) del Arca, un espacio creado por el ser humano para sobrevivir a la invasión de unos seres de otro mundo (las quimeras) que esparcen una materia que destruye la tierra y la llena de corrupción roja. En este mundo, tu personaje es el elegido que porta unas cadenas para controlar a las quimeras y convertirlas en poderosos aliados que lucharán a tu lado, llamados legiones. Tu misión es proteger el arca y descubrir cómo acabar con las quimeras, hasta que la historia, una de las grandes protagonistas de este título, da un giro brusco y se centra en los personajes y en un pasado oscuro.

La narrativa de Astral Chain es uno de sus puntos fuertes. Al inicio es sencilla, pero según avanza el juego, descubrimos secretos y personajes con un carisma muy potente. Irás descubriendo a cada uno de ellos, sus intenciones y sus pequeñas historias. El mundo de Astral Chain está muy vivo y después (o antes) de derrotar unas cuantas quimeras puedes explorarlo y realizar misiones secundarias que le aportan una gran personalidad y variedad.

El otro punto fuerte son sus mecánicas. Estamos acostumbrados a que Platinum sea de sobresaliente en este apartado y esta vez apuestan a lo grande. Tu personaje y tus legiones se unen a través de una cadena que tiene un protagonismo brutal en el gameplay. Con esa cadena podrás atar a los enemigos para atizarles a placer, podrás enroscarla en ellos para que después tu legión te arrastre y en el salto golpees a varios enemigos e incluso te servirá para detener ataques de carga de ciertos enemigos y mandarlos por los aires para después darles una buena tunda. Pero eso no es todo, tu personaje se puede sincronizar (cuando lo consigue, aparece un brillo en tu arma) con tu legión y realizar ataques demoledores. Además, cada legión tiene una forma de atacar muy distinguida, con habilidades diferenciadas (aunque comparten algunas) que utilizarás tanto para pasarte puzles como para combatir contra las quimeras. Toda esta variedad se adereza con objetos que suben las estadísticas de tu personaje, lo curan o atacan a enemigos: hay bombas, granadas, drones, etc.

El juego de Platinum también te ofrece una progresión muy bien planteada, ya que podemos desbloquear habilidades pasivas y activas de nuestras legiones en un árbol de habilidades diferente para cada una de ellas. También tu personaje sube de nivel y hasta puedes mejorar tus armas y tu legatus (es nombre del ‘cacharro’ que usas para controlar a las legiones) haciendo que tus ataques sean más potentes o que tus legiones puedan aparecer más tiempo en el campo de batalla. 

Con todos estos ingredientes Astral Chain plantea un mundo interesante, aunque a veces se hace algo repetitivo por la gran cantidad de niveles del plano astral (la dimensión de la que vienen las quimeras) que es un espacio muy vacío, pero que ofrece interesantes puzles con los que explotar las mecánicas del juego. Aunque esta es la única pega, pues su apartado gráfico es excelente (unas animaciones muy bien trabajadas y unos efectos preciosos) y su banda sonora pone temas potentes para un juego que tiene muchísima acción.

En resumen estamos ante un título con una gran diversidad, muy divertido y desafiante (como demuestra su sistema de puntuaciones, que también incita a la rejugabilidad), con una historia que te engancha desde el principio. Es uno de esos juegos que quedan en la memoria de los jugadores y generan una buena respuesta cuando se controlan. Una vez seas parte del juego, este te atrapará como nunca. Espero que lo disfrutes.

Leave a Comment

Required fields are marked *.