Análisis Aeterna Noctis

Raul Adamuz

Raul Adamuz

El tiempo es un lienzo, y mi mano su pincel ….”

Así empieza Aeterna Noctis, con un prólogo narrado con la preciosa voz de la actriz de doblaje Nuria Mediavilla, la cual se encarga, entre muchos otros, de doblar a Cate Blanchett. Y es que, es muy difícil escuchar esta voz, y no viajar al recuerdo de los prólogos de las películas de El Señor de los Anillos, cosa que está muy bien.

Este maravilloso juego nace de las manos del estudio español Aeternum Games Studios, el cual, se saca de la manga, un metroidvania plataformero bastante exigente, que hará las delicias de los que buscan retos nuevos.

La historia de este juego nos cuenta como el Todopoderoso Chaos creó infinitos universos, y entre ellos Aeterna, poblándolos con multitud de criaturas, las cuáles empezaron a enfrentarse entre sí, surgiendo, el bando de la Luz, y el bando de la Oscuridad.

Chaos, enfadado por ver cómo su creación luchaba por el poder de gobernar un mundo que no les pertenecía, castigó a sus líderes con la inmortalidad, teniendo que luchar entre sí eternamente. El ganador reinará, el perdedor regresará a la vida, condenado a hacerse con la victoria, dando lugar a un nuevo Ciclo. Así, el Todopoderoso conseguiría un equilibrio que traería la paz a Aeterna

“Hasta que la eternidad se extinga, hasta el fin de toda vida…”

Nosotros cogemos el rol del Rey de la Oscuridad, derrotado en este nuevo Ciclo, deberá recuperar su poder y su memoria para enfrentarse a la Reina de la Luz, pero no será fácil, nada fácil, y es que tenemos entre manos un juego muy duro, que requerirá estudiar rutinas, saltar en el momento justo, y aprender a usar nuestras habilidades al máximo para poder avanzar. 

Como buen metroidvania, tendremos que ir explorando escenarios, llenos de secretos, y de zonas inaccesibles en un principio, que nos harán regresar cuando tengamos nuevas habilidades. Estos escenarios, son muy variados, encontrándonos zonas de hielo, fuego, o electricidad entre otros. Por lo general, en estas zonas, siempre nos espera un jefe, que nos hará sufrir bastante. Y es que todos tienen diferentes rutinas de ataques aleatorios, que te exigirán un control total de tus habilidades, y estudiar, a base de morir una y otra vez, sus ataques.

Nuestro Rey de la Oscuridad cuenta con un completo árbol de habilidades, que podremos reiniciar cuando lo necesitemos, permitiéndonos construir diferentes builds. Un personaje más rápido, o más letal en el cuerpo a cuerpo puede sernos de gran ayuda en los combates más duros. También podremos equiparnos gemas que encontraremos en los escenarios, en principio, en sitios bastante difíciles de llegar, pero que nos darán ventajas, como ralentizar el tiempo al disparar flechas, o que los enemigos suelten pócimas con mas frecuencia.

Podremos conseguir nuevas habilidades o trozos de recipiente de sangre, entre muchos otros potenciadores de distintos modos, por ejemplo, en las criptas ( pequeños escenarios ), completando los retos ( nada fácil ) en los desafíos de los reyes, o completando las misiones que nos encargarán los habitantes de Aeterna. Recomiendo encarecidamente la exploración de cada escenario, para obtener todas las ventajas que nos ayuden a derrotar a los #&*” de los jefes. 

Y no olvidéis visitar la tienda de nuestro amigo Asnur, ya que vende cosas muy útiles para nuestra aventura, y que es un completo homenaje a todo tipo de películas, mangas, y videojuegos, que sin duda vais a reconocer.

Los enemigos, por lo general, son únicos de cada zona, teniendo cada uno sus características propias, y su forma de derrotarlos. Algunos serán vulnerables después de atacar, otros explotarán, por lo que tendremos que estar muy atentos a los mismos, para eliminarlos sin sufrir demasiado daño. 

Os hablaré un poco de los Jefes, eso si, con una buena tila, que calme las ganas de llorar cada vez que los recuerdo

Los principales son siete y deberemos vencerlos para descubrir la ubicación de los demás. Como ya comenté más arriba, todos tienen una serie de ataques, que tendremos que atajar, usando nuestras habilidades, reflejos, ingenio y todo lo que se nos ocurra, porque os harán sudar. No os voy a describir los jefes, porque la gracia es descubrirlos y “disfrutarlos” cada uno, pero si os puedo decir que el diseño artístico de la mayoría es asombroso, pero ojo, su instinto asesino está al mismo nivel, y por ello desearéis tirar la consola al suelo, y pisotearla más de una vez.

“El Ciclo Eterno de la Noche y el Día…..”

También encontraremos enfrentamientos contra mini jefes, u oleadas de enemigos, que no tienen nada que envidiarle a los grandes, aunque sí son más accesibles, y nos proporcionarán nuevos puntos de habilidad, o gemas, que nos vendrán muy bien.

La exploración en Aeterna Noctis es una delicia (eso no quita que también moriréis con mucha frecuencia). Todo el juego está dibujado a mano, desde los personajes, a los escenarios, y se nota un mimo y un cariño en cada trazado, que te quedarás observándolos más de una vez. Los fondos tienen diferentes capas de profundidad, en los que es habitual ver diferentes creaciones de Chaos moviéndose de un lado al otro. La música, nos acompañará suavemente, con melodías que van quedándose con nosotros, y unos efectos sonoros y visuales, como tormentas, rayos y truenos, que completan un buen lugar para morir muchas veces (¿os he dicho que el juego es muy difícil?). Los personajes, por otro lado tienen un lenguaje extraño, que no sé si es un japonés neutro o qué carajo es, que no me acaba de convencer. Aunque al final, acabas acostumbrándote, y los escuchas tranquilamente, sabiendo que, al menos, estos personajes no quieren matarte.

Vida tras vida”

En definitiva, es un juego muy difícil, (sobre todo si vienes de jugar más de mil horas a Stardew Valley, como yo ), con un gran peso plataformero, y muchos secretos por descubrir que requerirá de toneladas de horas para completarlo. Es un juego que odiarás, pero que al final acabarás enganchado, en un ciclo eterno, hasta el final de los días…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar