Análisis Achtung! Cthulhu Tactics

A finales del año pasado y sobre todo gracias a una campaña de financiación en Kickstarter, Auroch Digital consiguió sacar adelante y publicar la versión digital del juego de escaramuzas Achtung! Cthulhu Tactics, un popular juego de miniaturas a cargo de Modiphius que a su vez es un perfecto añadido al también popular juego de rol del mismo nombre (pero sin el Tactics).

El contexto que propone Achtung! Cthulhu es de esos crossovers que llaman la atención solo que tengas un poco de interés en el tema: en plena 2ª Guerra Mundial los aliados no solo tienen que hacer frente a los nazis sino que estos, siempre amigos de lo paranormal y de lo oculto, han aliado fuerzas ( o eso creen) con las fuerzas primigenias que surgieron de la obra del gran H.P Lovecraft. Este enfrentamiento codificado bajo el nombre de la Guerra Secreta llevará a los aliados a no solo evitar las stielhandgranates alemanas y los panzer sino también a no ser devorados por los shoggoth o caer en la peor de las locuras.

Entrando ya en este Achtung! Cthulhu Tactics, estamos ante un juego de estrategia por turnos, en el que nuestro comando de cuatro héroes (dos soldados aliados y dos personalidades que coquetean con lo paranormal) deberá adentrarse en los bosques de Europa para acabar con los planes malvados de una malvada facción nazi, El Sol Negro, y su comando de élite, Nachwolfe. Auroch Digital ha colaborado directamente con Modiphius para ser lo más fiel posible a su obra, y en general, esto se consigue pero a costa de una tremenda falta de contenido y, en general, de opciones.

Durante nuestra cruzada contra el Sol Negro, realizaremos 11 misiones principales (más 10 secundarias) en las que nuestro modus operandi siempre será el mismo: movernos por la zona libremente y entablar combate en cuanto nos topemos con una escuadra alemana. Una vez en combate, cada uno de nuestros personajes tendrá sus puntos de acción con los que podremos movernos, atacar y ejecutar diferentes habilidades. Todo bastante común, bien explicado y muy accesible si esta es tu primera incursión en este tipo de juegos. Una vez todos nuestros puntos están agotados, será el turno de moverse de los alemanas que intentarán frustrar nuestros ataques, aunque eso sí sin tampoco esmerarse demasiado.

Y es que la dificultad del juego no es ni mucho menos exigente y ya no solo porque la inteligencia artificial tiende a ser bastante perdona vidas sino que a medida que nuestros héroes vayan subiendo de nivel, los acabaremos convirtiendo en verdaderas máquinas de matar y una auténtica pesadilla para el Sol Negro. Una vez domines las coberturas y optimices mínimamente tu gestión de puntos de acción, no tendrás ninguna dificultad en avanzar en la campaña y a la postre genera cierto desinterés ya que los combates no generan ningún tipo de tensión y quedan como un mero trámite.

Muy similar ocurre con la gestión de las novedades que el juego va incluyendo a lo largo de sus 10 horitas de duración. Tenemos tres tipos de localizaciones diferentes y dentro de estas reconversiones de las mismas que al final acaban por resultar demasiado repetitivas, un abanico pequeño de tipos de unidades enemigas, que aunque son variadas (mezclan mortales, criaturas y  híbridos de ambas), a mitad de la campaña ya las tendremos todas más que vistas. Las armas y el equipo del que dispondrán nuestros héroes es también limitado y pocas novedades tendremos a medida que avancemos en la historia. Fuera de las misiones, y gracias a los puntos por subir de nivel, podremos ir desbloqueando nuevas habilidades para potenciar a nuestros personajes y aquí sí que encontramos más variedad y posibilidades que puedan dinamizar un poco nuestra jugabilidad pero, como decía antes, el reto es tan sencillo que acabar pareciendo que estás matando moscas a cañonazos. Todo esta retahíla enfatiza esa sensación de repetición que acaba por ensombrecer las luces del título, que las tiene.

Hay un par de aciertos en el título que merecen no caer en el olvido y ser más desarrollados en un futuro (quizá posible secuela). Por un lado tenemos el llamado Momentum, una serie de puntos de impulso que compartirán nuestro cuatro héroes y permitirán realizar las habilidades especiales. Están muy bien planteados, tanto su obtención, gracias a la característica liderazgo y al realizar otras acciones con éxito (como un disparo crítico), como su uso, ya que es la que nos permite ejecutar esas súper acciones que al final son las que diferencias a nuestros personajes, de otros mortales corrientes. Si la gestión de los puntos de acción es clave para el éxito, el bueno uso del Momentum es el que hace que el propio Cthulhu se remueva en R’lyeh aunque, como decía antes, eso provoca un desajuste a nuestro favor tremendo en la escaramuza.

El otro acierto es el relacionado con la salud y la cordura, un concepto imprescindible cada vez que entramos en materia de mitos de Cthulhu. Antes de resultar heridos, nuestros héroes agotarán unos puntos de suerte previo a recibir un impacto y su vida baje, algo parecido a la Conciencia en Phantom Doctrine. Cuando un combate acabe, nuestra suerte se regenerará pero no nuestra salud así que… no agotéis vuestra suerte. La cordura por su lado se irá perdiendo a medida que nos topemos con situaciones límite, como por ejemplo que se te acerquen un buen par de shoggoths o que estés rodeado por unidades enemigas (si encima alguna de ellas tiene cabeza de cefalópodo ya no te digo…). Cuando esto vaya pasando, nuestros héroes se irán poniendo nerviosos hasta tal punto que afecte a su rendimiento y por ejemplo queden colapsados y tengan para el siguiente turno la mitad de puntos de acción o simplemente ejecuten una acción bajo su criterio que te tiren un poco por el suelo tus siguientes pasos. Una vez más, el bajo nivel de dificultad hace que la característica no brille y no sea una verdadera losa como pasa  en las profundidades de Darkest Dungeon donde acabas cuidando más tu locura que no tu propia vida. Relacionado con la locura y también muy interesante, aunque desaprovechado, es el concepto de El Velo, que es la niebla de guerra clásica que no nos permitirá ver a los enemigos y por lo tanto conocer qué se esconde allí detrás. Hubiera sido de agradecer un incremento de nuestra locura por saber que allí, tras aquellos árboles, hay algo que no vemos pero que presentimos no será de nuestro agrado o jugar con unidades que desde las sombras tengan comportamientos diferentes o molestarnos con la generación de Velo alrededor de nuestros personajes y no permitirles tantas facilidades. Daba para más…

También daba para más todo lo relacionado con nuestras posibilidades entre misiones ya que no podemos hacer absolutamente nada salvo equipar algunos objetos y desbloquear habilidades. No existe nada parecido a la gestión de una base o campamento donde investiguemos nuevas armas o poderes, simplemente funciona de interludio y también podría estar más elaborado con un número elevado de elementos narrativos que nos sumergiesen más en la historia del juego y en su atmósfera, en la que cumple (sobre todo gracias a su parte sonora) pero se echan de menos más diálogos. Por último, su parte gráfica cumple con lo mínimo y mientras en una Switch, en portátil, tiene un pase, en una televisión o monitor se echan de menos unos mejores acabados para las texturas.

Achtung! Cthulhu Tactics es un juego que podría haber aspirado a más pero no hay que alejarse de la realidad y ver que estamos ante un estudio indie que no ha contado con un presupuesto notable (su financiación en Kickstarter llegó a los 21.882 libras) y lógicamente la gran mayoría de sus carencias nacen de allí (falta de diversidad, opciones limitadas,gráficos mejorables) pero sí que es achacable a su diseño el flojo balanceo de, en general, todos sus elementos que convierten al título en un paseo por los bosques europeos y en un reto demasiado fácil que terminará por desinteresar al jugador habituado al género aunque por contra puede suponer una buena toma de contacto con la estrategia por turnos para el jugador inexperto y novel en la materia.

Me quedo con las ganas de ver qué hubiera salido de aquí con un mayor presupuesto y más tiempo de pulido de sus características porque la idea es atractiva y Auroch Digital ha sabido introducir mecánicas interesantes que se adaptan perfectamente al mundo que recrea y que son divertidas para el jugador pero que no lucen como deberían en esta entrega. Veremos si en unos años lo podemos comprobar con una posible segunda entrega.

Leave a Comment

Required fields are marked *.